Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

50.000 teléfonos figuran en la lista de objetivos del escandaloso caso mundial de piratería informática en el que está implicado el grupo israelí NSO

Edificio que alberga al grupo israelí NSO, el 28 de agosto de 2016, en Herzliya, cerca de Tel Aviv [JACK GUEZ/AFP/Getty Images].

El famoso programa espía israelí desarrollado por el Grupo NSO, Pegasus, está en el centro de un escándalo internacional que implica el presunto hackeo telefónico de más de 180 periodistas, abogados y activistas de los derechos humanos de todo el mundo, dirigidos a espiar por regímenes autoritarios como los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí. Sin embargo, es probable que la magnitud del hackeo, descubierta a partir de los datos filtrados, sea mucho mayor.

Según los detalles de la investigación realizada por el Proyecto Pegasus, una innovadora colaboración de más de 80 periodistas de 17 organizaciones de medios de comunicación de diez países, que ha revelado el hackeo, se habrían seleccionado hasta 50.000 números de teléfono para su vigilancia mediante la tecnología de espionaje israelí. El trabajo del grupo fue coordinado por Forbidden Stories, una organización de medios de comunicación sin ánimo de lucro con sede en París, y por Amnistía Internacional.

Entre los objetivos se encontraban algunos de los principales medios de comunicación del mundo, como Financial Times, Wall Street Journal, CNN, New York Times, Al Jazeera, France 24, Radio Free Europe, Mediapart, El País, Associated Press, Le Monde, Bloomberg, Agence France-Presse, The Economist, Reuters y Voice of America. Se espera que en los próximos días se conozcan más detalles sobre quiénes fueron los objetivos.

LEER: Los amigos y familia de Khashoggi han sido espiados por Arabia y Emiratos Árabes utilizando un programa de inteligencia israelí

NSO Group adquirió fama tras el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi hace casi tres años. Los miembros de su círculo íntimo fueron objeto del programa espía israelí, que se ha convertido en el arma preferida de los autócratas contra los críticos y las figuras de la oposición. Una infección exitosa de Pegasus permite acceder a todos los datos almacenados en el dispositivo. Un ataque a un periodista, por ejemplo, podría exponer las fuentes confidenciales de un reportero, así como permitir al cliente gubernamental de NSO leer sus mensajes, cosechar su libreta de direcciones, escuchar sus llamadas, rastrear sus movimientos precisos e incluso grabar sus conversaciones activando el micrófono y la cámara del dispositivo.

¿Dónde está Jamal Khashoggi? - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

En los años transcurridos desde el asesinato de Khashoggi, las organizaciones de derechos humanos destacaron los peligros del programa espía de NSO Group. Advirtieron que Pegasus se estaba utilizando para atacar a activistas de derechos, periodistas y funcionarios del gobierno en lugares tan diversos como México, Marruecos e India. Un documental de Al Jazeera también reveló que la empresa israelí estaba vendiendo secretamente su software espía a Bangladesh a través de una banda criminal.

A pesar del conocimiento generalizado del uso nefasto de la tecnología de NSO Group, la magnitud del hackeo ha sorprendido por la posibilidad de que hasta 50.000 números de teléfono hayan sido objeto de hackeo. Esta cifra se encontró en una lista de objetivos potenciales en los datos filtrados y no significa necesariamente que todos los teléfonos hayan sido objeto de una operación de hackeo exitosa.

La investigación de Forbidden Stories y Amnistía Internacional identificó al menos diez gobiernos que se cree que son clientes de NSO: Azerbaiyán, Bahréin, Kazajistán, México, Marruecos, Ruanda, Arabia Saudí, Hungría, India y Emiratos Árabes Unidos (EAU). Están considerados como algunos de los regímenes más autoritarios del mundo.

El Proyecto Pegasus pone al descubierto cómo el software espía de NSO es un arma de elección para los gobiernos represivos que buscan silenciar a los periodistas, atacar a los activistas y aplastar la disidencia, poniendo innumerables vidas en peligro

ha declarado Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional.

Callamard trabajó anteriormente como investigadora de la ONU y dirigió la investigación sobre el asesinato de Khashoggi. Su informe concluyó que había "pruebas creíbles" de que el príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman y altos funcionarios saudíes eran responsables del asesinato del periodista, que vivía exiliado en Estados Unidos.

Desestimando la afirmación de la firma israelí de que el hackeo ha sido exagerado, Callamard dijo: "Estas revelaciones echan por tierra cualquier afirmación de NSO de que estos ataques son poco frecuentes y se deben a un uso deshonesto de su tecnología. Aunque la empresa afirma que su software espía sólo se utiliza para investigaciones criminales y terroristas legítimas, está claro que su tecnología facilita el abuso sistémico. Pintan una imagen de legitimidad mientras se benefician de violaciones generalizadas de los derechos humanos".

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines