Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Descubre la aguja de Cleopatra, Inglaterra

En la orilla norte del río Támesis se encuentra el monumento más antiguo de Londres, incluso más que la propia capital británica; La Aguja de Cleopatra data de hace casi 3.500 años.

En la orilla norte del río Támesis se encuentra el monumento más antiguo de Londres, más que la propia capital británica, la Aguja de Cleopatra data de hace casi 3.500 años.

Es uno de los tres obeliscos del Antiguo Egipto de nombre similar que se volvieron a erigir en el siglo XIX en París, Londres y Nueva York.

A pesar del nombre, ninguno de los obeliscos se construyó realmente en honor a la reina egipcia. El obelisco de Londres es uno de los dos que se construyeron originalmente en la antigua ciudad egipcia de Heliópolis en 1450 a.C. por orden del faraón Tutmosis III para acompañar un gran templo solar.

En el año 12 a.C., el obelisco se trasladó a Alejandría, la ciudad real de Cleopatra, donde se instaló en el Cesáreo, un templo concebido por Cleopatra y terminado por el emperador romano Augusto. Tiempo después, fue derribado y enterrado en la arena, donde permaneció intacto durante siglos antes de llegar al Embankment de Londres.

La aguja de Cleopatra [Jehan Alfarra/MonitordeOriente]

En la actualidad, el Reino Unido cuenta con la mayor colección de antigüedades egipcias fuera del Museo Egipcio de El Cairo, con más de 50.000 objetos de este tipo expuestos sólo en el Museo Británico. Muchos de estos objetos han estado en el centro de un intenso debate sobre la repatriación del patrimonio, incluida la Piedra Rosetta, que fue fundamental para ayudar a los eruditos a descifrar los antiguos jeroglíficos egipcios y que ha sido el centro de las continuas tensiones entre Reino Unido y Egipto sobre la devolución a su hogar original.

Sin embargo, a diferencia de las numerosas antigüedades sustraídas del país norteafricano durante el dominio colonial británico o introducidas ilegalmente en Reino Unido, la aguja de Cleopatra fue regalada a Gran Bretaña por el gobernante de Egipto y Sudán, Muhammad Ali, en 1819 en conmemoración de las victorias de Lord Nelson en la batalla del Nilo y de Sir Ralph Abercromby en la batalla de Alejandría en 1801. La otra pareja del obelisco fue regalada posteriormente a Estados Unidos como gesto de gratitud por su neutralidad cuando Gran Bretaña y Francia se disputaban el control del gobierno egipcio. Hoy ese obelisco se encuentra en el Central Park de Nueva York.

Aunque el gobierno británico agradeció el regalo, se negó a financiar el elevado coste de su transporte a Londres. El obelisco no llegó a Gran Bretaña hasta 1877, cuando el distinguido anatomista y dermatólogo Sir William James Erasmus Wilson financió su transporte desde Alejandría con un coste de unas 10.000 libras esterlinas (equivalentes a más de 1.000.000 de libras en 2021).

El obelisco, que pesaba más de 200 toneladas, estaba encerrado en un gigantesco cilindro de hierro que contaba con una caseta, un mástil y un timón. La embarcación recibió el nombre de Cleopatra y, tripulada por un marinero maltés, fue remolcada a Londres por un barco de vapor llamado Olga.

La aguja de Cleopatra [Jehan Alfarra/MonitordeOriente]

La aguja estuvo a punto de perderse en el mar en una tormenta en el Golfo de Vizcaya, donde el Cleopatra se soltó y seis hombres del Olga perdieron la vida intentando recuperarla. Sus nombres se han conmemorado en una placa en la base del obelisco.

Cuando se erigió el obelisco en Londres en 1878, se introdujo una cápsula del tiempo en su pedestal. Esta cápsula contenía docenas de objetos, como fotografías, un retrato de la reina Victoria, monedas británicas contemporáneas, juguetes para niños, ejemplares de periódicos y copias de la Biblia en varios idiomas. Los propios egipcios antiguos solían colocar cápsulas del tiempo en sus edificios para los futuros historiadores y arqueólogos.

La Aguja de Cleopatra está flanqueada por dos esfinges egipcias de imitación diseñadas por el arquitecto inglés George John Vulliamy. Llevan inscripciones jeroglíficas que se traducen como "el buen Dios, Tutmosis III dio la vida".

El obelisco, fabricado con granito rojo de las canteras de Asuán, lleva inscritos antiguos jeroglíficos. Tutmosis III hizo tallar algunos textos en el pilar, pero la mayoría de sus inscripciones fueron añadidas un par de siglos después por Ramsés II para conmemorar sus victorias militares.

Tras haber sobrevivido totalmente intacto durante más de 3.000 años enterrado en la arena de Alejandría, el obelisco estuvo a punto de ser destruido el 4 de septiembre de 1917, cuando una bomba alemana cayó cerca del monumento durante la Primera Guerra Mundial.

La esfinge de la derecha muestra las cicatrices de la bomba, con visibles agujeros de metralla y cortes que permanecen sin reparar como testimonio de cómo Inglaterra resistió el bombardeo. Afortunadamente, el obelisco no sufrió daños.

A diferencia de la imponente instalación francesa de un obelisco similar que se alza en el centro de la plaza de la Concordia de París como su estructura más alta y llamativa, la aguja londinense queda empequeñecida y eclipsada por la Shell Mex House y su gigantesco reloj y, lamentablemente, a veces estropeada por la basura que se encuentra al bajar las escaleras hacia la orilla del río.

 

Los críticos también han señalado que las esfinges situadas a ambos lados de la aguja son defectuosas, ya que parecen estar de cara a la aguja en lugar de hacer guardia, que es su principal objetivo según la mitología egipcia y griega.

A pesar de ello, si visitas Londres, merece la pena pasar por la Aguja de Cleopatra. No sólo se puede echar un vistazo a la fascinante historia y herencia del antiguo Egipto en el corazón de Londres, sino que la orilla norte del Támesis, adornada con otros elementos de inspiración egipcia, como camellos y esfinges aladas en los reposabrazos de los bancos, ofrece un hermoso paseo.

 

LEER: Descubre la Gran Mezquita de Djenne en Malí

 

Categorías
ÁfricaArtículosDestinos: Descubriendo Oriente MedioEgiptoEgiptoEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReino UnidoSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Jehan Alfarra es una escritora palestina y periodista multimedia que cubre asuntos de Oriente Medio y se especializa en noticias políticas y asuntos sociales palestinos. También es autora colaboradora del libro "Gaza Writes Back".

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines