Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las finanzas de Gadafi podrían salvar el nuevo presupuesto de Libia

El líder libio Muammar Gaddafi (izq.) asiste a una reunión con el presidente italiano Giorgio Napolitano (der.) en el Palacio del Quirinal el 10 de junio de 2009 en Roma, Italia. [Franco Origlia/Getty Images]

Por quinta vez en tres meses, el parlamento libio no ha podido aprobar el presupuesto nacional, deteniendo los planes del Gobierno de Unidad Nacional (GUN). En una declaración en la página web del parlamento, el portavoz Abdullah Blehaq dijo que "algunos miembros del parlamento rechazaron" votar el presupuesto. Para que el proyecto sea aprobado, 120 de los 200 diputados deben votar a favor del presupuesto. Los debates sobre el tema se han suspendido al entrar el Parlamento en receso antes del Eid que se celebra en Libia el lunes.

El presupuesto de la GNU ha sido objeto de un minucioso examen, sobre todo a causa de ciertos programas que el gobierno desea poner en marcha y que se han convertido en moneda de cambio utilizada por diferentes actores para obtener beneficios políticos.

La primera vez que se rechazó el presupuesto fue por las asignaciones irregulares de fondos del GNU y los ambiguos proyectos que incluía. El GNU está obligado a explicar detalladamente la cantidad de dinero que asigna a cada partida presupuestada. Sin esto, es poco probable que el parlamento apruebe cualquier plan de gasto.

Es la primera vez desde 2014 que Libia tiene un solo gobierno que presenta un solo presupuesto nacional. Hasta principios de 2021 había dos administraciones: una en Trípoli y otra paralela en el este del país.

La Comisión de Planificación, Presupuesto General y Finanzas, en particular, rechazó los fondos destinados a proyectos de desarrollo, situaciones de emergencia y defensa, al tiempo que exigió la reducción de algunos otros. Pero el verdadero obstáculo es la financiación del sector de la defensa, que implica proporcionar dinero a dos "ejércitos" distintos, cada uno de los cuales pretende ser el único ejército legítimo de Libia. En el este de Libia hay un Ejército Nacional Libio leal al general renegado Khalifa Haftar, mientras que el GNU tiene su propio Ejército Libio.

LEER: ¿Qué le deparará a Libia tras el fracaso del diálogo de Ginebra?

La hoja de ruta que dio origen al GNU y al Consejo Presidencial dice que el Consejo es el comandante en jefe de las fuerzas armadas unificadas del país. Esto significa que el autodenominado ejército de Haftar debe estar bajo el mando del Consejo Presidencial y del Ministerio de Defensa del GNU. A diferencia de la reunificación de otras instituciones nacionales, como el Banco Central y los ministerios, el ejército y el estamento de seguridad siguen divididos. Además, Haftar sigue actuando con total independencia de ambos, a pesar de que aceptó la hoja de ruta y dio la bienvenida al GNU después de que el Parlamento lo aprobara en marzo.

Además, el GNU no cuenta con un ministro de Defensa y es poco probable que lo tenga pronto. La cartera la ocupa el primer ministro Abdul Hamid Dbeibeh.

Para asegurarse el voto de confianza a su gobierno, Deibeha no nombró a un ministro de Defensa cuando presentó su gabinete al Parlamento. En su lugar, mantuvo la cartera él mismo para evitar cualquier disputa. Pero esta cuestión ha provocado ahora desacuerdos en la asignación del presupuesto.

Libios se reúnen para celebrar el décimo aniversario de la Revolución Libia, conocida como la Revolución del 17 de febrero, que derrocó al antiguo gobernante Muammar Gaddafi, en Misrata, Libia, el 17 de febrero de 2021. [Mohammed Ertima - Agencia Anadolu]

Los diputados que apoyan a Haftar no aceptarán ningún acuerdo que no garantice la financiación del LNA, lo que pone a Dbeibeh en una posición incómoda: ¿por qué financiar un ejército que no controlas?

Los parlamentarios también se quejaron de la falta de detalles en el enorme presupuesto del GNU, de 97.000 millones de dinares libios (21.600 millones de dólares). En la tercera lectura, el GNU lo redujo en unos 4.000 millones de dinares (89.000 millones de dólares), pero esto no satisfizo a los diputados disidentes. En su forma actual, el presupuesto no está desglosado como exigen los diputados.

Si no se aprueba el presupuesto, Dbeibeh tendrá que archivar la mayoría de sus programas de gobierno y arreglárselas con lo que tiene. Pero si no se aprueba el presupuesto, se pueden torpedear los esfuerzos realizados para unificar las fuerzas armadas, el sector de la seguridad y, sobre todo, el banco central del país.

En los últimos seis años, el anterior Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) eludió el poder legislativo en la elaboración de los presupuestos al establecer "acuerdos financieros especiales" con el gobernador del Banco Central que le permitían gastar miles de millones sin ninguna supervisión parlamentaria. Esto se justificó por el hecho de que el parlamento nunca aprobó al gobierno.

OMS: Existe el riesgo de un aumento "catastrófico" de infecciones de coronavirus en Oriente Medio

Esta vez, el GNU ha obtenido la aprobación de los diputados en un voto de confianza abierto que lo hace responsable ante ellos y, en consecuencia, su presupuesto debe ser aprobado por los diputados.

Las disputas sobre el presupuesto ponen de manifiesto una vez más que el dinero siempre ha estado en el centro del problema en Libia. El aspecto financiero y económico del conflicto y el modo en que se gasta el dinero se ve agravado por el hecho de que Libia obtiene el 85% de sus ingresos de las exportaciones de petróleo. El gobierno actúa como el dispensador de efectivo del país, que debe ser justo y transparente; dos productos que faltan en la inmensamente corrupta Libia.

La misión de las Naciones Unidas ha terminado recientemente de auditar los dos bancos centrales que operaban en el país. Su informe final de auditoría contiene tres buenas noticias: Libia no tiene deuda externa y sus miles de millones de reservas de divisas, ahorros de décadas del antiguo gobierno de Gadafi, han permanecido casi intactos. Por último, y tal vez más importante, sólo se han gastado 15.000 millones de dinares (3.330 millones de dólares) de la Cartera Mujanab. La Cartera Mujanab es una cuenta de ahorro financiada por las ventas de petróleo y mantenida en el Banco Central a la que sólo se puede acceder en situaciones de emergencia. La palabra Mujanab significa "poner a un lado" y se dice que la acuñó el propio Gadafi.

Comentando el informe, un diputado, que habló de forma anónima, dijo a MEMO "gracias a Gadafi" por dejar miles de millones para que el país encuentre algún consuelo, a menos que el "GNU ponga sus manos en el montón".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines