Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué le deparará a Libia tras el fracaso del diálogo de Ginebra?

Un voluntario libio participa en una operación convocada por padres y profesores para renovar la escuela de los Mártires de Libia, dañada durante los combates entre facciones rivales, en el suburbio de Ain Zara, en la capital, Trípoli, el 19 de noviembre de 2020. [MAHMUD TURKIA/AFP vía Getty Images]

El 2 de julio, el Foro de Diálogo Político Libio (FDPL), dirigido por la ONU, puso fin a cuatro días de conversaciones en Ginebra, pero no logró llegar a un acuerdo sobre la tarea que tenía entre manos: acordar una base constitucional para las elecciones presidenciales y legislativas propuestas para el 24 de diciembre. La sesión maratoniana del grupo de 75 personas, que actúa como un mini parlamento interino, ya había acordado una hoja de ruta y elegido al actual primer ministro interino de un Gobierno de Unidad Nacional, así como un consejo de presidencia, como vía de salida segura para el país devastado por la guerra.

El anuncio de la Misión de Apoyo de la ONU en Libia (UNSMIL) el sábado ha desbaratado todo el proceso político. El coordinador de la UNSMIL, el diplomático zimbabuense Raisedon Zenenga, declaró que es "lamentable" el fracaso de la LPDF y que el pueblo libio "se sentirá defraudado". No anunció nuevas conversaciones, pero "animó" a los delegados a seguir hablando entre ellos, con la esperanza de que puedan superar sus diferencias. Sin embargo, advirtió que cualquier propuesta que no haga factibles las elecciones de diciembre "no será considerada" por la UNSMIL.

Entre las propuestas distribuidas por los delegados hay una que pide que se retrasen las elecciones presidenciales, pero que se celebren las legislativas como estaba previsto. Esto contradice la hoja de ruta acordada el pasado noviembre. Sin embargo, en un intento de salvar las conversaciones, la UNSMIL intentó que el pleno de la LPDF votara esta propuesta. Esto pone en duda la integridad del proceso.

La comisión electoral de Libia fijó el 1 de julio como fecha límite para recibir el documento constitucional si quiere poder organizar las elecciones en diciembre. Sin embargo, el último fracaso en Ginebra la obligó a ampliar ese plazo hasta el 1 de agosto. La comisión intentó parecer positiva al abrir el proceso de registro de votantes, pero no pudo ofrecer ninguna garantía de que los comicios vayan a celebrarse. Parece que hay dos puntos conflictivos: quién puede presentarse a las elecciones presidenciales y cuándo deben celebrarse.

LEER: Libia se tambalea en su intento por formar un gobierno

Un miembro del LPDF y parlamentario de Gharyan, en el oeste de Libia, Al-Sayeda Al Yaqoubi, tuiteó una copia de una carta firmada por 24 miembros del LPDF en la que se culpaba del fracaso a la gestión del debate por parte de la UNSMIL. La carta cuestionaba por qué la misión "actúa como si aceptara" la idea de retrasar las elecciones a pesar de que "los libios no quieren" ningún retraso más allá de diciembre.

El destacado delegado del LPDF, Mohamed Al-Hisnaoui, del sur de Libia, escribió en su página de Facebook el 3 de julio que culpaba al "dinero políticamente corrupto" del fracaso y pedía la sustitución de todo el LPDF.

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Mass (C), habla durante la Segunda Conferencia de Berlín sobre Libia, en Berlín, Alemania, el 23 de junio de 2021. [Thomas Imo/photothek.de/Pool - Agencia Anadolu]

Aunque el alto el fuego de octubre se mantiene en toda Libia, las divisiones políticas internas siguen siendo fuertes y el último fracaso en Ginebra no es del todo sorprendente. Desde 2011, las facciones políticas de Libia se han acostumbrado a acordar compromisos para luego incumplirlos.

La esperanza era que el LPDF, como grupo relativamente pequeño, pudiera minimizar las disputas entre sus miembros, ayudando a alcanzar un consenso y un acuerdo para impulsar el país mediante la elección de un nuevo presidente y una nueva legislatura. Esta esperanza se ha evaporado, abriendo la puerta a que se produzca más violencia.

De hecho, muchos aspectos de la apreciada hoja de ruta no se han aplicado. Lo mismo ocurre con el acuerdo de alto el fuego, que exige, entre otras cosas, el intercambio de prisioneros y la salida de todas las tropas y mercenarios extranjeros de Libia antes de que puedan celebrarse las elecciones. Algunos prisioneros siguen en la cárcel mientras las tropas turcas y los mercenarios sirios y rusos siguen en el país. Esto es una clara violación de los términos del alto el fuego y de la hoja de ruta.

LEER: La ONU considera que el diálogo en Libia no logró acordar unas bases constitucionales

Los que el ex enviado de la ONU a Libia, Ghassan Salame, denominó los "saboteadores" del proceso político en el país parecen seguir operando con impunidad. La falta de acción de la llamada "comunidad internacional" en Libia parece haber alentado, aunque sea indirectamente, a los "saboteadores" y debilitado a los pacificadores. Mientras que la conferencia de Berlín I sobre Libia del año pasado dio lugar a la Resolución 2510 del Consejo de Seguridad de la ONU, Berlín II produjo más retórica vacía y promesas incumplidas al no acordar ninguna medida sustancial para aplicar la resolución. Esto da luz verde a los "saboteadores" para hacer descarrilar todo el proceso político en Libia.

La cuestión ahora es si el LPDF volverá a reunirse o no, y cuándo. Sustituir a todo el equipo sería difícil; podría llevar meses reunir uno nuevo. Esperar a que el parlamento libio y el Consejo Superior de Estado, tal y como estipula la hoja de ruta, se pongan de acuerdo en algún documento legal para las elecciones es un paso muy arriesgado, ya que conseguir que estas dos instituciones corruptas se pongan de acuerdo en algo es imposible y es la razón por la que se formó el LPDF en primer lugar.

El actual enviado de la ONU, Jan Kubis, se está recuperando de Covid-19 y participó en las discusiones de Ginebra a través de una videoconferencia. Su ausencia significó que su personal, incluido el coordinador de la UNSMIL, Zenenga, dirigiera los procedimientos. Según los miembros del LPDF, esto es lo que llevó al fracaso de las conversaciones.

¿Qué le espera a Libia? Aunque no es inminente un nuevo enfrentamiento militar, la falta de avances políticos hace cada vez más dudosa la celebración de las elecciones en diciembre.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOrganizaciones InternacionalesRegiónSuiza

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines