Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La votación de la ley del matrimonio demuestra que incluso el sionismo de la izquierda es racista

Miles de israelíes celebran el nuevo gobierno del país, que pone fin a los 12 años de reinado del primer ministro Benjamín Netanyahu en la plaza de Rabin en Tel Aviv, Israel, el 13 de junio de 2021 [Eyad Tawil / Agencia Anadolu].

Esta semana, el Parlamento de Israel, la Knesset, no aprobó una ampliación de la ley de matrimonio racista de Israel.

La ley prohíbe a los cónyuges de ciudadanos palestinos de Israel recibir la ciudadanía.

Esto significa que los palestinos de Haifa, Acre o Jaffa tienen efectivamente prohibido casarse con palestinos de Cisjordania y Gaza y con árabes de una serie de otros estados "enemigos".

Digo "de hecho" porque técnicamente podrían casarse, pero entonces se verían obligados a vivir separados, ya que los palestinos de Cisjordania y Gaza tienen prohibido vivir dentro del "propio Israel" por toda una serie de otras leyes racistas.

La ley no se aplica a los matrimonios de ciudadanos judíos israelíes con colonos judíos israelíes en Cisjordania. Es indiscutiblemente una ley racista, que discrimina a los árabes.

Se introdujo como una supuesta ley de "emergencia" en 2003, pero hasta ahora se ha renovado anualmente sin falta. Sin embargo, lo que eso significa es que la Knesset debe votar cada año para garantizar que la ley siga en pleno vigor.

Pero lo que ha ocurrido esta semana no ha sido un repentino y radical cambio de opinión de los legisladores israelíes. Fue más bien una cuestión de oportunismo de la nueva oposición, liderada por Benjamin Netanyahu, el último primer ministro. La votación para ampliar la ley fracasó por el margen más estrecho posible, 59 a 59.

LEER: Cómo sustenta Europa a Israel

Netanyahu y sus aliados políticos en la oposición apoyan la ley en principio, y han votado a favor de ampliarla muchas veces en el pasado. Simplemente buscaban poner en aprietos al frágil nuevo gobierno de coalición dirigido por Naftali Bennett (otro racista de extrema derecha y antiguo socio de coalición de Netanyahu).

Sólo una pequeña minoría de seis legisladores de la Knesset votó en contra de la ley por una cuestión de principios. Se trataba de palestinos del grupo de la Lista Conjunta.

En un crudo recordatorio de cómo todo el sionismo es racismo -y no sólo el sionismo de derechas promovido por demagogos como Netanyahu y Bennett-, incluso el partido Meretz, supuestamente "de izquierdas", votó a favor de ampliar la ley de matrimonio racista.

Meretz forma parte del nuevo gobierno de coalición dirigido por el racista de derecha Bennett, por lo que hubo un elemento de oportunismo político en el voto de Meretz a favor de la ley racista. Pero, sobre todo, fue ideológico: Meretz es un partido sionista, por lo que votó a favor de una ley sionista.

Uno de sus legisladores, Yair Golan, despotricó contra la oposición en la Knesset.

Acusó a Netanyahu y a sus aliados de ultraderecha en la oposición (como el líder del partido kahanista Itamar Ben-Gvir) de estar en el "campo antisionista y antinacionalista" y de "traicionar la visión sionista".

Oficial militar de alto rango retirado, Golan habló en términos abiertamente racistas de que la oposición supuestamente quiere "ahogar a los ciudadanos israelíes en un mar de palestinos". Algo de izquierdas. Era una frase que podría haber salido fácilmente de la boca de Katie Hopkins o Tommy Robinson.

Y no fue sólo Meretz.

Arise Israel, un grupo activista que había sido uno de los líderes de las largas protestas contra Netanyahu, también arremetió contra la oposición en términos racistas. Esta es la consecuencia del sionismo: la institucionalización del racismo en toda la sociedad y en todos los niveles.

Al ver un vídeo del político de la oposición Bezalel Smotrich, otro kahanista, declarando su negativa a votar con el gobierno sobre la ley de matrimonio racista, el grupo respondió en Twitter acusándolo de: "Votar contra el Estado de Israel y contra la seguridad del Estado de Israel... qué vergüenza".

Cuando publiqué la historia de Assaf Kaplan, el espía israelí contratado por el Partido Laborista para ayudar a dirigir su campaña de "escucha" en las redes sociales, a los sionistas les costó encontrar una defensa. Sin embargo, eso no les impidió intentarlo, y uno de ellos describió débilmente a Kaplan como un "manifestante anti-Netanyahu".

Irrelevante. Como demuestra su comportamiento en Israel esta semana, la "izquierda" sionista es tan racista como la derecha sionista. El nuevo presidente de Israel, Isaac Herzog, es otro ejemplo de ello.

El fracasado líder del Partido Laborista israelí ocupa ahora el papel principalmente ceremonial. Está siendo alabado como un centrista sensato en Occidente.

Pero se trata del mismo tipo que dijo que los judíos que se casan con no judíos son una "auténtica plaga", que fue espía en la violenta operación de ciberdelincuencia y chantaje de Israel, la Unidad 8200, y que hizo un anuncio electoral abiertamente racista en el que sus compañeros se jactaban de que "entiende la mentalidad árabe" porque ha visto a "los árabes" a través de "la mira de un rifle".

¡Israel progresista!

LEER: No le des la espalda a Palestina

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines