Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

A los combatientes extranjeros en Siria les dicen: "Vuelvan a casa o únanse al HTS"

Combatientes de la antigua filial siria de Al Qaeda, Hayat Tahrir al Sham (HTS), conducen a través de la aldea de Hamameyat, en la frontera entre las provincias de Hama e Idlib, el 11 de julio de 2019. [OMAR HAJ KADOUR/AFP vía Getty Images]

Cientos de combatientes extranjeros de primera línea han recibido la orden de ponerse bajo el control directo del principal grupo rebelde que lidera la guerra civil siria en la región de Idlib o salir del país. La contundente orden fue emitida por Hay'at Tahrir Al-Sham (HTS) en medio de algunos de los bombardeos rusos más intensos que se han visto en el noroeste de Siria.

El momento de la directiva ha desconcertado a los analistas de Oriente Medio. Se teme que se produzca una reacción interna entre los combatientes extranjeros, que simplemente no tienen otro lugar al que ir, tras haberse visto obligados a abandonar o renunciar a la ciudadanía de sus países de origen.

Los principales combatientes rebeldes que se enfrentan a la situación Catch22 pertenecen a los grupos Sahaba y Khataab, dominados por Egipto, y a los grupos chechenos Ajnad Al-Kavkaz. Todos ellos operan en Sahel Alghab, en la región de Jabal Al-Zawiya.

El líder rebelde Muslim "Abu Waleed" Shishani es uno de los que recibieron un ultimátum del jefe de HTS, Abu Mohammad Al-Jolani, hace unos días. La oferta de caer bajo la dirección de HTS fue rechazada cuando se le planteó al grupo de Shishani, formado predominantemente por combatientes chechenos. Shishani goza de un gran respeto en algunos sectores como veterano combatiente con 20 años de experiencia en Chechenia y Siria. Hubo reacciones similares por parte de los otros grupos que no tienen otra opción, dicen, que quedarse en Siria y luchar.

El periodista de On the Ground News (OGN), Bilal Abdul Kareem, que ha caído en manos de HTS, ha seguido el desarrollo del drama. "Estos combatientes extranjeros llegaron a Siria para proteger al pueblo sirio en su lucha contra el brutal régimen de Assad", me dijo. "Naturalmente, hay mucho malestar por la incertidumbre de su futuro estatus. Ninguno de estos combatientes puede regresar a sus países de origen, muchos han renunciado a su ciudadanía o se les ha revocado y tienen problemas de confianza con HTS. Ahora están explorando sus opciones, pero lo único que no ha cambiado es su compromiso con la causa del pueblo sirio".

El periodista estadounidense se trasladó recientemente de Idlib a la zona del Escudo del Éufrates, en el norte de Siria. Estuvo recluido en una prisión de HTS sin cargos ni juicio durante seis meses después de que informara para OGN sobre las denuncias de que el grupo militante torturaba a los detenidos. Su detención se produjo tras una serie de detenciones de trabajadores humanitarios y periodistas en la provincia de Idlib por parte de HTS a lo largo de 2020. "La mayoría de los eruditos prominentes y personas de conocimiento islámico han abandonado HTS y este vacío ha creado algunos problemas de confianza, por lo que hay una reticencia a aceptar una invitación para caer en sus filas", añadió.

Un portavoz de los medios de comunicación de HTS rechazó gran parte de las observaciones de Abdul Kareem. Le acusó de "calumniar y difundir mentiras" ahora que está fuera del alcance del grupo en la zona del Escudo del Éufrates.

LEER: Si Estados Unidos se retira de Afganistán, ¿quién llenará el vacío en materia seguridad?

Sin duda, a HTS no le gustará la última emisión del estadounidense en YouTube desde su nueva base mediática. En su primera sesión de preguntas y respuestas para OGN desde su liberación, el controvertido periodista analiza el dilema al que se enfrentan los combatientes extranjeros en la región.

Otros analistas han sido más directos que el cofundador de OGN, al afirmar que la dirección de HTS se asemeja a una "mafia criminal". Uno de ellos, que habló bajo condición de anonimato, me dijo: "Esto se está convirtiendo en un juego muy feo y desagradable. Los combatientes que han renunciado a sus países de origen viven ahora atemorizados por HTS y no tienen dónde ir. Es una mezcla muy peligrosa de gente armada que no tiene nada que perder. Pueden ocurrir cosas malas".

Hay'at Tahrir Al-Sham fue formado por Abu Mohammad Al-Jolani en 2017 a partir de varios grupos, incluidos algunos afiliados a Al-Qaida. Fundó Jabhat Al-Nusra en 2011, manteniendo los vínculos con Al-Qaida después de la muy publicitada ruptura de esta última con Daesh, cuyo propio líder en ese momento, Abu Bakr Al-Baghdadi, se dice que fue fundamental para la creación de Jabhat Al-Nusra.

Sin embargo, a finales de julio de 2016, Al-Jolani dijo que estaba estableciendo un nuevo grupo llamado Jabhat Fatah Al-Sham que ya no tendría "vínculos externos" con Al-Qaida. Se dice que la respuesta del líder de Al-Qaida, Ayman Al-Zawahiri, fue escueta. Un año más tarde, Al-Jolani volvió a cambiar el nombre de su grupo y se fusionó con otros -Harakat Nour Al-Din Al-Zinki, Liwa Al-Haq, Jaysh Al-Sunna y Jabhat Ansar Al-Din- para crear HTS.

Manifestantes sirios se concentran en la ciudad de Binnish, en la provincia noroccidental siria de Idlib, el 1 de mayo de 2020, para protestar contra un supuesto ataque de Hayat Tahrir al-Sham, una alianza dirigida por un antiguo afiliado de Al-Qaeda, contra una protesta el día anterior. (Foto de Omar HAJ KADOUR / AFP) (Foto de OMAR HAJ KADOUR/AFP vía Getty Images)

Al-Zawahiri se opuso a las fusiones y describió a HTS como un grupo salafista yihadista independiente que se había separado ilegalmente de Al-Qaida rompiendo su juramento de lealtad. Para distanciarse de Al-Qaeda y de HTS, se cree que Al-Jolani ha intentado incluso cambiar su imagen de marca, cambiando el uniforme por los trajes y promocionándose como líder político en lugar de como combatiente rebelde. Sin embargo, sus intentos de legitimarse a los ojos de Estados Unidos, donde su grupo sigue estando registrado como terrorista, y de otros países occidentales clave han fracasado hasta ahora.

El mayor apoyo del grupo proviene de Turquía, pero incluso Ankara parece querer mantener las distancias mientras desempeña un papel más pragmático en los territorios controlados por los rebeldes. El ejército turco está atrincherado en estos territorios, pero la verdadera lucha de poder sobre Siria se está jugando en otro lugar entre Rusia y Turquía. A diferencia de Libia, Idlib no tiene petróleo ni riquezas naturales, pero es una útil moneda de cambio.

Está claro que el líder ruso, Vladimir Putin, está más que contento de ver cómo se eterniza el conflicto sirio en lugar de devolver los últimos territorios al régimen de Bashar Al-Assad. Turquía, por su parte, está mucho más interesada en mantener el control de territorios estratégicos en Siria cerca de su propia frontera.

Queda por ver qué significa todo esto para HTS y el futuro de los demás combatientes rebeldes en Siria. Sin embargo, la idea de que cientos de veteranos combatientes extranjeros fuertemente armados no tengan ningún otro lugar al que ir debe ser sin duda una gran preocupación.

Imagino que la situación formó parte de la discusión del miércoles entre el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavuşoğlu, y su homólogo ruso, Serguéi Lavrov. Ambos se reunieron en la localidad mediterránea de Antalya. Según Çavuşoğlu, Ankara y Moscú han contribuido de forma significativa al establecimiento del alto el fuego tanto en Siria como en Libia.

Sin embargo, con las noticias sobre las exigencias que está planteando HTS a los grupos rebeldes rivales, parece que hay una bomba de relojería que está haciendo tictac en los territorios sirios libres con un efecto potencialmente mortal. Sería tranquilizador saber que se está intentando seriamente encontrar una solución en lugar de permitir que las tensiones aumenten entre los combatientes extranjeros.

Por supuesto, como es habitual en asuntos como éste, los verdaderos perdedores son el pueblo sirio que ha soportado, se ha rebelado y ha huido del régimen de Assad mientras sus hijos no han conocido otra cosa que el conflicto y la guerra. Una ruptura entre el HTS y los combatientes extranjeros puede ser un parpadeo en el esquema más amplio de las cuestiones entre Rusia y Turquía, pero las consecuencias para el pueblo de Siria podrían ser mortales y duraderas.

Espero que la afirmación de Bilal Abdul Kareem de que los combatientes extranjeros fueron a Siria "para proteger al pueblo" siga siendo cierta. Cualquier otra cosa no merece ser pensada.

LEER: La cumbre de Bagdad del domingo abarcó temas estratégicos, políticos y económicos

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónRusiaSiriaSmall SlidesTurquíaTurquía

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines