Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Si Estados Unidos se retira de Afganistán, ¿quién llenará el vacío en materia seguridad?

Soldados del ejército estadounidense caminan hacia su avión de carga C-17 para partir el 11 de mayo de 2013 en la base aérea de Bagram, Afganistán [Robert Nickelsberg/Getty Images].

Las retiradas militares anunciadas por Estados Unidos no siempre se producen como esperamos. O bien se prolongan durante varios años, durante los cuales pueden retrasarse y reprogramarse; o bien se cancelan con el regreso de las "botas sobre el terreno" poco después; o bien nunca llegan a producirse del todo, con el despliegue de asesores o "contratistas".

Sólo hay que mirar a Irak como ejemplo. Los estadounidenses tardaron al menos cuatro años en retirarse en 2011, antes de volver en 2014 para liderar la coalición contra Daesh. Ese mismo año también se pretendía que el ex presidente estadounidense Barack Obama terminara la retirada de las tropas de Afganistán, pero la presencia continuada de más de 9.000 soldados estadounidenses sugería lo contrario.

La administración Trump anunció el año pasado la prevista retirada militar de las fuerzas estadounidenses de Afganistán en un acuerdo histórico con los talibanes. El sucesor de Trump, Joe Biden, adelantó la fecha simbólicamente al 11 de septiembre. No debería sorprender que muchos se muestren escépticos sobre si realmente se llevará a cabo.

Si Washington sigue adelante con el plan, queda la cuestión de la capacidad de supervivencia del gobierno afgano cuando se le deja a merced de los talibanes y la inestable situación de seguridad a la que se enfrentará. Una posible toma del poder por parte de los talibanes es especialmente desalentadora para Kabul, dado que el grupo ha tomado el control de más de 30 distritos sólo en las últimas seis semanas; las fuerzas gubernamentales apenas han avanzado en su intento de reconquistar algún distrito disputado.

Por lo tanto, a pesar de mostrar una cara pública valiente, el gobierno afgano necesitará algunas garantías de que el vacío de seguridad dejado por las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN será llenado. Los candidatos para ese papel están cada día más claros.

LEER: Turquía no enviará más tropas a Afganistán de cara a la seguridad de los aeropuertos

La oferta de Turquía del mes pasado para vigilar el aeropuerto internacional de Kabul fue una sorpresa para muchos. Ha impulsado los lazos entre Ankara y Washington, que llevaban mucho tiempo deteriorados, y ha restablecido cierta confianza en Turquía entre los miembros de la alianza de la OTAN. Las nuevas oportunidades militares y diplomáticas pueden dar aún sus frutos. Con esta oferta, que al parecer ha sido aceptada por Biden y acogida de buen grado por el gobierno afgano, parece que en las próximas semanas se elaborarán planes para la retirada de Estados Unidos.

Según se informa, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan está considerando a Hungría y Pakistán como socios en la defensa del aeropuerto de Kabul y en la seguridad general de Afganistán. Hungría es una opción aún más sorprendente que Turquía. El primer ministro Viktor Orban habría ofrecido fuerzas húngaras a Erdogan para la misión dirigida por Turquía, lo que demostraría la capacidad de Budapest para obtener resultados como miembro de la OTAN y aliado de Turquía.

Aunque Pakistán mantiene profundos lazos con Ankara y ha sido socio de la industria de defensa turca durante muchos años, ésta sería la primera vez que ambos cooperarán como socios en un proyecto de seguridad. Es especialmente significativo por encontrarse en el propio patio trasero de Pakistán, donde Islamabad ha tenido cierto grado de influencia desde la invasión soviética de Afganistán en 1979 y la posterior creación de los talibanes.

Otro actor potencial en Afganistán es Irán. A principios de este año, se informó de que Teherán había ofrecido a Kabul la protección de su vasta red de milicias chiítas en Oriente Medio, en particular la milicia Fatemiyoun, formada predominantemente por la minoría chiíta afgana de los hazaras.

Esta oferta, aunque no fue aceptada abiertamente por el gobierno afgano, permitió conocer los posibles objetivos a largo plazo de Irán en el país vecino. Muchos creen que quiere ser garante de la seguridad de Afganistán ampliando el alcance de sus redes de milicias allí.

Si los intereses de Turquía, en asociación con Pakistán y Hungría, chocan con los de Irán en Afganistán, existe la posibilidad de que se reproduzca la situación observada en Siria durante los últimos cinco años. Podrían producirse choques geopolíticos, pero evitando cualquier confrontación directa.

LEER: Turquía, Afganistán e Irán celebran una reunión trilateral

Sin embargo, esto dista mucho de ser cierto, ya que en este caso ambos Estados apoyan abiertamente al gobierno afgano y se ofrecen a defenderlo, mientras que ambos comparten buenas relaciones de trabajo con el principal actor de seguridad existente en el país, Pakistán. Por lo tanto, es probable que tanto Turquía como Irán traten de colaborar con Kabul, al tiempo que intentan proteger sus intereses individuales. La posibilidad de que esto ocurra quedó demostrada la semana pasada en el Foro Diplomático de Antalya, donde los ministros de Asuntos Exteriores turco, iraní y afgano se reunieron de forma trilateral.

Como suele ocurrir cuando Estados Unidos retira sus tropas de cualquier lugar, Washington planea mantener asesores militares en Afganistán. Según un informe del New York Times, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) también está buscando un nuevo enfoque en el país, en el que la agencia pretende tener presencia. Dicha presencia aún no es evidente, pero cabe esperar que lo sea pronto, entre otras cosas porque el primer ministro pakistaní, Imran Khan, se ha negado a permitir que la agencia tenga una base en su país, como ha hecho durante toda la "guerra contra el terrorismo".

También hay que tener en cuenta la cuestión de los contratistas militares privados, los mercenarios. Podrían ser desplegados por Estados Unidos como apoderados en lugar de tropas regulares. Los mercenarios han operado en Afganistán durante la última década al menos; se informó que uno de cada cuatro militares estadounidenses era un contratista privado en 2016.

Esta medida ha demostrado ser eficaz para reducir los costes y los riesgos de las tropas estadounidenses en Afganistán e Irak, por ejemplo. Por tanto, es probable que se vuelva a utilizar cuando las tropas estadounidenses se marchen.

También hay que recordar que el destacado ex diplomático James Jeffrey admitió el año pasado que él y su equipo ocultaron a propósito el verdadero número de tropas en Siria al ex presidente Trump. Al hacer que el número de tropas pareciera menor de lo que era, Jeffrey demostró que la comunidad diplomática y de defensa estadounidense es capaz de ocultar las operaciones y las cifras de tropas al propio presidente estadounidense. Podría quedar un despliegue secreto de tropas cuando se produzca la "retirada" oficial?

Parece seguro que no habrá realmente un vacío de seguridad en Afganistán si las tropas estadounidenses se van. Pero ese "si" es en sí mismo incierto. Pase lo que pase, es poco probable que los afganos vean el fin completo de la presencia de personal militar estadounidense de un tipo u otro en su país después de septiembre de este año.

LEER: Israel vota a favor de condenar los abusos de China contra los musulmanes uigur

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesUS

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines