Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Cuándo se unirán los palestinos?

El ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu parece pensativo mientras se sienta en la Knesset antes de que el parlamento vote para aprobar el nuevo gobierno el 13 de junio de 2021 en Jerusalén [Amir Levy/Getty Images].

Un voto fue suficiente para derrocar al "Rey Bibi", que gobernó Israel durante doce años consecutivos, y tres más antes. Fue primer ministro durante 15 años en total, más tiempo que cualquier otro en el cargo. Ni siquiera Ben-Gurion, el fundador de Israel, hizo eso.

Benjamín Netanyahu fue destituido del cargo de primer ministro tras una tormentosa sesión de la Knesset, en la que el gobierno de coalición de Naftali Bennett superó el voto de confianza por 60 votos contra 59. Esto puso fin a la era de Netanyahu como primer ministro y líder de la derecha.

Aunque se ha pasado la página de Netanyahu en la historia de Israel, todavía no estamos en una nueva página. El único objetivo común de la coalición de ocho partidos era destituirlo; no tiene una visión compartida del futuro ni un concepto de política interior y exterior. Estas últimas probablemente no diferirán mucho de lo que eran bajo el mandato de Netanyahu. De hecho, podemos esperar un aumento del extremismo, el racismo y la brutalidad.

Hay que admitir que todos los usurpadores sionistas de la tierra de Palestina son racistas por naturaleza y albergan odio y hostilidad hacia los palestinos. Quieren borrarlos de la existencia. No hay diferencia entre la derecha, la izquierda y el centro en este sentido; ni entre los religiosos y los laicos. Es sólo una cuestión de cuánta hostilidad se expone. Durante la llamada "Marcha de las Banderas" en Jerusalén la semana pasada, vimos a jóvenes y mayores por igual coreando "Muerte a los árabes" e insultando a nuestro querido Profeta. Los jóvenes judíos sionistas han crecido en el odio a los árabes en general y a los palestinos en particular. Esto parece ser una creencia central en su interpretación de su fe.

OPINIÓN: La resistencia palestina sigue luchando para acabar con el asedio israelí en Gaza

De estos antecedentes en una sociedad odiosa y racista han surgido líderes israelíes, como el ultraderechista Naftali Bennett. Es el primer primer ministro israelí procedente de las filas del sionismo religioso. Es el fundador y jefe del partido extremista Yamina, y pide más asentamientos y se niega a congelar su expansión. Sueña con el Gran Israel, que incluye todas las tierras palestinas desde el río hasta el mar, y más allá. Es uno de los más feroces opositores a la creación de un Estado palestino y, con su aborrecible racismo, se niega a conceder a los palestinos bajo dominio israelí en los territorios ocupados los mismos derechos civiles y políticos que se conceden a los ciudadanos israelíes.

La posición de Bennett sobre Gaza y la resistencia es muy clara: rechaza cualquier solución política; sólo sirven las "respuestas" militares. Es amenazante, intimidante y arrogante. Además, no ha aprendido ninguna lección de lo que le ocurrió a su mentor Netanyahu, y debidamente declaró más o menos la guerra a Gaza en su primer día en el cargo. Era de esperar de un neofascista racista que se ha jactado en el pasado de haber matado a "muchos árabes".

El extremista que mató al ex primer ministro Isaac Rabin en 1995 por negociar con los palestinos y violar así la Torá, Yigal Amir, procedía de Yamina. Amir tenía entonces 25 años y era de origen yemení. Expuso el hecho de que no hay diferencia en el nivel de extremismo entre los sionistas sin importar de dónde vengan a colonizar Palestina; el racismo inherente al sionismo corre por sus venas.

El primer ministro israelí Yitzhak Rabin y su esposa Lea comparten un brindis el 23 de septiembre de 1992 en Jerusalén [MENAHEM KAHANA/AFP via Getty Images].

Aunque este nuevo gobierno lleva las semillas de su propia caída dentro de sus dispares miembros de la coalición, incluido un partido árabe, no cuento con que sus diferencias hagan caer al gobierno. Han decidido unirse contra un enemigo común, los palestinos, y no contra ellos mismos.

De ahí que debamos preguntar a los palestinos qué han preparado para enfrentarse a este gobierno de extrema derecha que es abiertamente hostil. ¿No es hora de que los palestinos se unan frente a un enemigo común?

Fue alentador ver a las facciones de la resistencia, incluidas las Brigadas Izz Al-Din Al-Qassam, el ala militar de Hamás; las brigadas Saraya Al-Quds, el ala militar de la Yihad Islámica; y las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa, el ala militar de Fatah, trabajando juntos en una sala de operaciones conjunta durante la reciente ofensiva militar contra Gaza. Revivieron el espíritu de la yihad en la nación y nos devolvieron la esperanza. Sin embargo, ¿unirse en esta batalla significa unir las alas políticas?

Por desgracia, la brecha sigue siendo enorme entre Al Fatah y las demás facciones que creen en la resistencia y la ven como la forma más rápida y completa de liberar Palestina. Al Fatah tiene una larga y honorable historia de lucha, pero ha sido secuestrada por una banda que no quiere admitir el fracaso de su camino tras los nefastos Acuerdos de Oslo firmados hace treinta años. Los palestinos no han ganado nada con este acuerdo y han visto cómo se ocupaba más de su tierra. Israel obtuvo más de Oslo que de los cuatro grandes ataques a Gaza y de la opresión general en los territorios ocupados. Sigue siendo el enemigo que la Carta de la OLP insiste en que hay que combatir. Lamentablemente, Fatah ha pasado de ser un movimiento de resistencia contra la ocupación israelí a coordinarse en materia de seguridad con el enemigo, persiguiendo a los combatientes de la resistencia, deteniéndolos y denunciándolos a las fuerzas de seguridad israelíes para que los maten.

Unificar la resistencia significa también unificar las visiones estratégicas de la causa palestina, como un proyecto nacional integral, y restaurarla como una causa de liberación nacional cuyo pilar principal es la resistencia. Para lograrlo, debe elegirse una nueva dirección nacional revolucionaria que tome decisiones audaces y decisivas, la primera de las cuales debería ser la abolición de los Acuerdos de Oslo y los desastres que de ellos se derivan.

OPINIÓN: Las vidas de los palestinos sí importan

El octogenario Mahmud Abbas y el resto de la banda de Oslo deben ser destituidos, e incluso procesados por los crímenes que han cometido contra el pueblo palestino, la pérdida de derechos de los palestinos y la grave corrupción. Consideremos el escándalo de las vacunas de Pfizer, por ejemplo, la empresa asignó 1,4 millones de dosis de la vacuna a la AP, pero Abbas aceptó dárselas a Israel a cambio de vacunas que pronto caducarán, ahorrando así a Israel decenas de millones de dólares como recompensa por sus crímenes.

El magnífico levantamiento palestino que se produjo durante el ataque israelí contra Gaza en mayo, en el que participaron palestinos de dentro y fuera de los territorios ocupados, y del que Palestina no ha sido testigo desde la Nakba de 1948, no debería haber sido en vano. Debería ser la base para unir las filas palestinas y poner la casa palestina en orden. El primer paso debería ser expulsar a Abbas y pasar su página en la historia, al igual que la de Netanyahu. Al hacerlo, también se pasará la página de Oslo y podremos empezar con una hoja en blanco. Un movimiento así empieza y termina con la resistencia.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines