Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El lema "Muerte a los judíos" habría provocado un escándalo internacional, sin embargo el odio de Israel queda impune

Un joven palestino es detenido por las fuerzas israelíes mientras un grupo de palestinos se reúne para protestar contra las consignas de los israelíes de extrema derecha que insultan al profeta Mahoma durante la "marcha de la bandera" de ayer en la Puerta de Damasco en la Ciudad Vieja de Jerusalén el 17 de junio de 2021 [Mostafa Alkharouf / Agencia Anadolu].

Acompáñeme en un experimento mental durante unos minutos.

Imagina que las fuerzas policiales británicas permitieran a una multitud de miles de personas marchar por una zona de Londres, donde se encuentre una elevada población judía, coreando "Muerte a los judíos" y otras obscenidades violentas similares.

Imagina que ese grupo de racistas desfilara por zonas como Golders Green o Stamford Hill vomitando "Que arda tu shtetl" y amenazando con que pronto llegaría un "segundo Holocausto".

Entonces, imagina que la policía, lejos de intentar impedir que se produzca un acontecimiento tan venenoso, se pone de hecho del lado de los racistas, protegiéndolos a su paso. Imagina que la policía no ataca a los racistas, sino a un pequeño grupo de contramanifestantes antirracistas que intentan oponerse a la incitación antijudía que se está produciendo. Imagina que la policía ataca a los contramanifestantes y les arrebata sus pancartas o banderas.

Luego, imagina que altos políticos británicos elogian a la policía por permitir que se celebre la manifestación racista, insistiendo extrañamente en que la manifestación "Muerte a los judíos" "tenía que ser aprobada" y aplaudiendo la "excelente" gestión del evento.

Imagina que un conocido político electo de un partido de la oposición incluso asistió él mismo a la manifestación "Muerte a los judíos". Imagina que el mismo político fue expuesto recientemente por los medios de comunicación por haber elogiado el tiroteo de 2018 en la sinagoga de Pittsburgh, en el que 11 personas judías fueron asesinadas en su lugar de culto.

Imagina que el político no sufrió ninguna consecuencia negativa como resultado de la exposición de su racismo genocida antijudío. En todo caso, su odio pareció hacerle aún más querido por sus votantes. Su partido ganó más escaños en el parlamento y estuvo a punto de entrar en un gobierno de coalición durante las siguientes elecciones.

Imaginemos que todo esto se produjera no sólo una vez, sino todos los años.

Todo esto es seguramente un escenario imposible. Afortunadamente, es ciertamente imposible en Londres, París, Berlín o Nueva York.

Pero no en Israel.

LEER: Las fuerzas israelíes golpean a los palestinos que protestan contra los judíos de extrema derecha

Con algunos ajustes, la misma escena atroz acaba de tener lugar en Jerusalén, la ciudad que Israel reclama como su capital. Con una diferencia clave: la banda de matones racistas pedía "muerte a los árabes" y no "muerte a los judíos", ya que ellos mismos eran judíos.

Todo esto tuvo lugar porque Israel es un Estado irremediablemente racista. Una entidad colonial de colonos cuya existencia se basa en la expulsión violenta y el despojo racista de la población indígena de la tierra de Palestina.

Uno de los aspectos poco difundidos del espantoso festival de racismo antipalestino que vimos que el gobierno y la policía israelíes alentaron en Jerusalén esta semana fue la edad de los manifestantes que coreaban estas asquerosas consignas.

Los vídeos muestran a jóvenes adolescentes, e incluso a niños, coreando "Muerte a los árabes" en hebreo mientras recorren el este de Jerusalén, la zona de la ciudad donde viven más palestinos.

El político que se unió a ellos fue Itamar Ben-Gvir, líder del partido extremista Sionismo Religioso. Unas imágenes descubiertas por la televisión israelí a principios de este año mostraban a Ben-Gvir disfrazado de Baruch Goldstein.

Goldstein era un colono fanático que llegó desde Brooklyn (Nueva York) y masacró a 29 palestinos mientras rezaban en la mezquita Ibrahimi de Hebrón en 1994.

Este sangriento acto terrorista fue en realidad recompensado por el gobierno laborista israelí de la época, ya que impuso el toque de queda en la ciudad, no de los colonos judíos extremistas que asolan esa ciudad, sino de los palestinos nativos que son la mayoría.

Sin embargo -como aludí en mi escenario anterior- Ben-Gvir no sufrió ningún daño en su carrera política, y estuvo muy cerca de entrar en un gobierno de coalición con el último primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Estas fuerzas son el futuro de Israel, el futuro del sionismo: la juventud de los manifestantes lo demuestra.

LEER: La ultranacionalista Marcha de las Banderas ha sido un reclamo para la resistencia palestina

Sin embargo, estas escenas genocidas entre la corriente principal de la sociedad israelí y el Estado son recibidas con poco más que un encogimiento de hombros por los políticos hipócritas de Occidente. Afortunadamente, no se puede imaginar el mismo silencio si se celebran manifestaciones de "muerte a los judíos".

De hecho, ocurre lo contrario. Los partidarios de Israel parecen inventar, exagerar y fabricar activamente el antisemitismo para difamar, calumniar y acosar a los palestinos y a sus partidarios en Occidente.

Como han señalado muchos activistas, hay más miedo y condena en la corriente principal de las culturas políticas de Estados Unidos, Canadá y Europa a los llamamientos palestinos a la libertad y la igualdad que a los llamamientos genocidas israelíes a la "muerte de los árabes".

"Del río al mar, Palestina será libre" es un llamamiento exactamente a lo que dice: libertad e igualdad para todos en la totalidad de la Palestina histórica. Incluso el llamamiento a una "Intifada" o levantamiento palestino por la libertad es calumniado como "antisemita" por los racistas antipalestinos de Gran Bretaña, como Dave Rich del Community Security Trust (un grupo de presión pro-Israel).

Hasta que no impongamos y forcemos un cambio en esta cultura política hipócrita que han puesto en marcha los líderes de la rutina, hay muy pocas esperanzas de cambio y libertad para los palestinos.

LEER: Israel y el arte de manipular la historia

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines