Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Ha matado la Espada de Jerusalén a Netanyahu?

Una mujer israelí con una máscara del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu se tumba en el suelo durante una protesta en apoyo de un gobierno de unidad para destituir a Netanyahu el 31 de mayo de 2021 en Tel Aviv, Israel [Amir Levy/Getty Images].

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, no consiguió formar un gobierno de coalición viable, por lo que se vio obligado a convocar las cuartas elecciones en menos de dos años, que se celebraron en marzo. El resultado fue otro estancamiento, entre otras cosas porque los demás partidos de derecha no quieren que siga en su puesto. Esto no tiene precedentes y expone las divisiones dentro de la estructura del propio Estado ocupante, ya que las disputas políticas se transforman en rencillas personales.

Netanyahu sueña con pasar a la historia como el más destacado de los líderes israelíes, quizás incluso más que los fundadores del proyecto sionista como David Ben Gurion. Su estrategia es sencilla y se basa en la visión sionista de Israel en toda Palestina y gran parte de los países árabes circundantes. La anexión de Cisjordania, incluido el valle del Jordán, sigue figurando en su agenda, algo que Ben Gurion no pudo conseguir.

Sin embargo, sus oponentes políticos tienen ideas diferentes y se han unido únicamente en torno a su desconfianza mutua hacia el primer ministro. Su lucha por la supervivencia política puede ir seguida de una batalla legal para salvarse de ir a la cárcel por cargos de corrupción.

Si se va, Netanyahu no será echado de menos ni en el mundo árabe ni en Israel, donde se han celebrado protestas contra él durante el último año, a pesar de todos sus logros para Israel, incluidos los cambios en la Constitución, las leyes que afirman la naturaleza judía del Estado y legalizan los asentamientos (frente al derecho internacional), y el reconocimiento por parte de Estados Unidos de Jerusalén como capital unificada. Estados Unidos trasladó su embajada a Jerusalén durante el mandato de Netanyahu y aceptó la anexión de los Altos del Golán sirios; ambos actos siguen siendo ilegales según el derecho internacional. También firmó acuerdos de normalización con algunos países árabes, con lo que ganó mucho dinero para el tesoro israelí que ayudó a pagar el déficit presupuestario debido a la pandemia de coronavirus. Su popularidad cayó drásticamente debido a las acusaciones de corrupción y fraude, que le convirtieron en el primer primer ministro que se enfrenta a un juicio penal durante su mandato.

LEER: Israel es más importante que las vidas de quienes se ven obligados a vivir en él

Sin embargo, ¿es sólo la corrupción lo que ha hecho caer a Netanyahu o hay otras razones? En mi opinión, su incapacidad para salir de la ofensiva militar contra los civiles de la Franja de Gaza con una clara victoria aceleró su fin, aunque lanzó el asalto con esa intención para poder obstaculizar la formación de un gobierno encabezado por su rival, Yair Lapid, el jefe del partido Yesh Atid. Lapid recibió el encargo del presidente israelí de formar gobierno tras el fracaso de Netanyahu.

El último ataque a Gaza pretendía desviar la atención de sus dificultades personales y políticas. Sin embargo, las cosas no siempre salen según lo previsto, y se vio sorprendido por las capacidades de la resistencia palestina, especialmente sus misiles, que llegaron a lo más profundo de la Palestina ocupada. El tan ansiado sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro no fue un elemento disuasorio.

En resumen, Netanyahu llevó a cabo una ofensiva total durante once días y noches sin lograr ninguno de sus objetivos ni alcanzar a ninguno de los líderes de la resistencia. Se vio obligado a declarar un alto el fuego incondicional. Ver a los colonos israelíes huyendo a los refugios antiaéreos, y el cierre del aeropuerto Ben Gurion, aumentó claramente la ira pública contra él. Esto no sólo fue un duro golpe para él, sino también una oportunidad de oro para sus oponentes políticos, que aprovecharon.

El probable gobierno entrante estará encabezado inicialmente por el ultraderechista Naftali Bennett, del partido Yamina. Se le considera el líder de los colonos en Israel, ya que apoya la construcción de asentamientos y rechaza completamente cualquier congelación de los mismos. También reclama soluciones militares, no políticas, en Gaza.

Bennett tiene una clara agenda política de derechas. Fue el protegido de Netanyahu antes de volverse contra su mentor. Aunque exige plenos derechos civiles y políticos para todos los ciudadanos judíos de Israel, su abierto racismo le impide apoyar la igualdad de derechos para los palestinos. Apoya el concepto del Gran Israel, que va más allá de la tierra entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, lo que le convierte en un feroz opositor a un Estado palestino. Es más racista y más nacionalista que su maestro Netanyahu.

Entonces, ¿cómo es posible que un racista tan odioso se alíe con un partido islamista palestino, y se dé la mano con su líder, Mansour Abbas, al que calificó de "líder valiente", en un movimiento sin precedentes en Israel desde su creación en 1948? Esto ha provocado el asombro y la indignación de la mayoría de sus respectivas bases electorales y de los partidarios de los partidos de derecha en general, así como de los palestinos dentro y fuera del país.

Israel comete crímenes de guerra contra los fieles de la mezquita de Al Aqsa - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

La negociación entre Bennett y Abbas llevó mucho tiempo, y cada uno trató de conseguir más promesas que presentar a sus partidarios para justificar esta extraña alianza. Sin embargo, desde el principio coincidieron en un objetivo claro: deshacerse del "Rey Bibi" Netanyahu. Tener a la Lista Árabe Unida a bordo ha sido, aparentemente, el factor decisivo en la formación del último gobierno de coalición. "Durante décadas, los árabes israelíes [ciudadanos palestinos] no han tenido ninguna influencia", dijo el miembro palestino de la Knesset Walid Taha. "Ahora, todo el mundo sabe que somos los votos decisivos en lo que respecta a la política".

Podría decirse que ésta va a ser la única "ganancia" de esta alianza para los palestinos. Sin embargo, es una victoria pírrica. Yo y muchos otros pensamos que es un error aliarse con esta coalición de extrema derecha, que básicamente niega la existencia del pueblo palestino y alberga hostilidad y odio hacia él.

Era necesario un cambio, que es el lema del nuevo gobierno. Sin embargo, ¿qué cambio esperamos de un gobierno de derecha racista, aunque se adorne con un partido árabe del que hace gala ante el mundo con orgullo de su falsa democracia? ¿Será capaz Mansour Abbas de impedir cualquier nueva agresión a Gaza; de impedir que las fuerzas de ocupación ataquen la mezquita de Al-Aqsa y a los fieles que en ella se encuentran; de garantizar que los residentes del barrio de Sheikh Jarrah puedan permanecer en sus casas, y de derogar la ley de 2017 que amenaza con demoler decenas de miles de viviendas en las comunidades árabes de Israel? Además, ¿cumplirá Naftali Bennett sus promesas y asignará 16.000 millones de dólares en presupuestos adicionales para el desarrollo y las infraestructuras en las zonas árabes, y garantizará que se conceda un estatus legal a tres de los pueblos beduinos que Israel se niega a reconocer desde hace tiempo? ¿Será capaz Abbas de cumplir sus promesas a sus votantes sobre el terreno?

OPINIÓN: Israel busca cambiar de un gobierno de derechas a otro, quizás aún más, de derechas

La lista de preguntas es larga, y el camino que queda por delante es difícil, pero ha optado por seguir este camino, por lo que debe, por su propia credibilidad, provocar un cambio en el gobierno. Abbas sabrá con certeza que si Bennett hace algo en contra de los palestinos, dentro de Israel o en los demás territorios ocupados, deberá cargar con parte de la culpa.

En cualquier caso, no creo que el "gobierno del cambio" sobreviva mucho tiempo. Mansour Abbas es "el terrorista" en muchas mentes israelíes en el corazón del gobierno israelí, así que ¿cuánto tiempo aceptará el público sionista y los colonos que esté allí? Mientras tanto, el veterano líder del Likud hará todo lo que esté en su mano para desbaratar el gobierno y hacerlo caer. Con una coalición tan inestable, eso puede no ser muy difícil. Puede que el levantamiento de la Espada de Jerusalén no lo haya matado, y si escapa a una condena de prisión puede que no hayamos oído lo último de Benjamin Netanyahu en la política israelí.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines