Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel es más importante que las vidas de quienes se ven obligados a vivir en él

Miembros de Neturei Karta asisten a una manifestación contra el plan de Israel de construir asentamientos judíos en la región de Er-Ras de Salfit , Cisjordania, el 3 de diciembre de 2020. [Issam Rimawi - Agencia Anadolu]

Hace dos semanas, mientras la comunidad internacional se ocupaba de hacer declaraciones condenando los cohetes de Hamás en un intento de alejar la narrativa del expansionismo colonial de Israel, los palestinos también protestaban por la próxima construcción de 350 viviendas de asentamiento en Beit El, que fueron aprobadas por el gobierno israelí a finales del año pasado. Si la ONU no hubiera exhibido su complicidad en la protección de Israel, sería realmente increíble que la narrativa dominante, tan impregnada de propaganda israelí, pudiera tener prioridad sobre la experiencia palestina de violencia colonial y desposesión

Está claro que la retórica de "los asentamientos son ilegales según el derecho internacional" no tiene ningún efecto sobre Israel, ni siquiera con la inminente investigación de crímenes de guerra por parte de la Corte Penal Internacional. La última muestra de la expansión de los asentamientos indica cómo la comunidad internacional está obstruyendo el más mínimo recurso de justicia para el pueblo palestino, dada la discrepancia entre el enfoque de La Haya sobre la responsabilidad penal, y la obsesión de la ONU por garantizar la impunidad israelí.

En la ceremonia de inauguración del edificio de asentamientos, el ministro de Sanidad de Israel, Yuli Edelstein, declaró: "Los asentamientos y [la] tierra de Israel son más importantes que cualquier persona o cualquier situación política".

LEER: Israel y el arte de manipular la historia

La expansión de los asentamientos es una situación política que Israel sigue perpetuando. Sin embargo, Edelstein tiene razón al afirmar que el gobierno explota al pueblo para impulsar su proyecto colonial.

Para los palestinos, ha supuesto décadas de desposesión, que han convertido al pueblo palestino en refugiados en lo que parece ser un estatus permanente, aunque a Israel le gustaría ver revocado ese estatus sin ningún tipo de reparación.

Activistas palestinos, israelíes y extranjeros levantan pancartas y carteles durante una manifestación contra la ocupación israelí y la actividad de los asentamientos en los territorios palestinos y en el este de Jerusalén, en el barrio palestino de Sheikh Jarrah, el 19 de marzo de 2021 [AHMAD GHARABLI/AFP via Getty Images].

Los colonos, en cambio, cumplen lo que el gobierno israelí necesita para mantener el control absoluto sobre el territorio palestino. Israel depende de su población de colonos, pero su importancia está directamente relacionada con el proyecto colonial y nada más. La única reciprocidad en términos de complicidad entre el Estado y los colonos es un contrato basado en la violencia. La violencia de los colonos, sancionada por el Estado colonial, contribuye al desplazamiento del pueblo palestino. De ahí que el comentario de Edelstein encierre una brizna de verdad que expone la dinámica del sionismo, lo que hace que la acusación de crímenes de guerra por parte de la CPI tenga aún más sentido.

Mientras la comunidad internacional, en perfecta sintonía con la Autoridad Palestina, insiste en mantener la relevancia del compromiso de los dos Estados frente a la expansión de los asentamientos, Israel hace declaraciones que van más allá de los parámetros de la comunidad internacional. El comentario de Edelstein no se cuestiona, del mismo modo que la expansión colonial de Israel ha continuado sin cesar durante décadas. Incluso después de los Acuerdos de Abraham, las palabras de Edelstein han quedado impunes, a pesar de su manifiesto desprecio por el derecho internacional, que la ONU es tan aficionada a citar pero nunca a aplicar.

Si los asentamientos, como ejercicio político, van más allá de cualquier "situación política" en lo que respecta al gobierno israelí, la comunidad internacional debería expresar su preocupación por permitir que una sola entidad coseche un poder tan explotador. Aunque Edelstein intente disfrazar la expansión de los asentamientos como un derecho basado en mitos, la comunidad internacional no tiene ninguna obligación de consentir esa narrativa. El inconveniente es que la objeción de la ONU, que se expresa en las declaraciones más superficiales y sin repercusión para Israel, está demasiado involucrada en su propia complicidad con el mantenimiento del Estado colonial de colonos.

LEER: El Consejo de Derechos Humanos crea mecanismo de investigación sobre las exacciones de Israel en Gaza

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines