Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Esto debe terminar

Carta del director del Programa Comunitario de Salud Mental de Gaza
El humo y las llamas se elevan después de que el ataque aéreo de los aviones de combate israelíes golpeara en Khan Yunis, Gaza, el 13 de mayo de 2021. [Abed Rahim Khatib - Agencia Anadolu]

Escribo esta carta mirando a mi aterrorizado hijo de 6 años, que no deja de ponerse las manos sobre los oídos intentando bloquear los sonidos de los bombardeos de Israel, a mis dos hijas de 13 y 10 años y a mi mujer. Sus caras muestran la ansiedad de no saber dónde pueden estar a salvo ahora. Mis dos hijos mayores, de 16 y 15 años, se sientan aturdidos y en silencio, sé que están reviviendo los recuerdos de las tres ofensivas anteriores sobre la Franja de Gaza y los miembros de la familia que perdimos. Estos son los sentimientos que viven todas las familias de la Franja de Gaza.

Los palestinos hemos vivido décadas de humillaciones, injusticias y malos tratos. En 1948, fuimos expulsados de nuestra tierra; más de 600 pueblos fueron totalmente destruidos; cientos de miles de nosotros fueron asesinados o desarraigados. Casi ochocientos mil acabaron viviendo como refugiados en diferentes lugares del mundo.

Esto ocurrió bajo la mirada de la Comunidad Internacional, que nos prometió un Estado soberano sobre aproximadamente una quinta parte de nuestra patria original. Esa decisión sólo fue aceptada en la década de 1990 por los palestinos que creían en una solución de dos Estados.

Veintiséis años después, observamos las condiciones del prometido Estado de Palestina y vemos una Cisjordania dividida y ocupada por cientos de miles de colonos que viven en asentamientos construidos sobre los escombros de las casas palestinas, y que están convirtiendo la vida del pueblo palestino en un infierno.

LEER: Palestina no será la misma después de otra Intifada de Al Aqsa

Vemos cómo la Franja de Gaza está sometida a un bloqueo desde hace más de 14 años, dejándonos privados de las condiciones de vida básicas. No sólo eso, sino que hemos sufrido tres grandes ofensivas en esta pequeña zona que mataron, destruyeron y traumatizaron a miles de nuestro pueblo.

Y vemos que Jerusalén Este, con sus lugares más sagrados para musulmanes y cristianos por igual, sigue estando bajo constante amenaza, ya que los colonos se apoderan de las casas y los barrios palestinos.

Un padre palestino grita tras perder a sus dos hijos durante un ataque aéreo de aviones de combate israelíes en Rafah, Gaza, el 13 de mayo de 2021. Abed Rahim Khatib - Agencia Anadolu].

Hace una semana, los colonos israelíes empezaron a atacar Sheikh Jarrah intentando apoderarse de más casas de familias palestinas. Todo el mundo lo vio. Nadie intervino.

En una de las noches más sagradas del Ramadán, Israel decidió desalojar a decenas de miles de fieles que estaban rezando en Al-Aqsa. Se trataba en su mayoría de palestinos que viven en la Palestina del 48 - ahora Israel. Todo el mundo vio el uso brutal del poder militar por parte de Israel. Nadie intervino.

Las escenas violentas en Sheikh Jarrah y el recinto de Al-Aqsa han encendido un fuego en los corazones palestinos no sólo en la Palestina histórica, sino también en todo el mundo.

Mientras nos manifestábamos en Akka, Jafa, Nazaret y Cisjordania, se lanzaban cohetes desde Gaza exigiendo el fin de las atrocidades en Jerusalén.

La respuesta del ejército israelí fue atacar Gaza con más violencia aún que en los terribles días de las ofensivas anteriores. Esta vez causando la muerte de más de 80 personas, entre ellas 17 niños y 7 mujeres. Los bombardeos alcanzaron bloques de pisos, apartamentos, edificios gubernamentales y policiales e incluso calles enteras. Todo el mundo lo ve. Nadie interviene.

¿Hasta cuándo se quedará el mundo de brazos cruzados mientras nosotros, aquí en Gaza, sufrimos así? La población de Gaza necesita algo más que declaraciones y resoluciones, mientras Israel recibe las armas que nos están matando y aterrorizando.

LEER: La Casa Blanca evita la pregunta sobre el derecho de autodefensa de los palestinos

Soy padre primero y psiquiatra después. Mi sueño es que mis hijos vivan, crezcan y aprendan con seguridad. Es el mismo sueño que el de cada uno de los clientes que veo. Habrá más de ellos hoy, y mañana. Mi trabajo es dar esperanza. Les diré lo que les digo a mis hijos y a mi mujer. "El hecho de que esta injusticia para los palestinos se prolongue durante siete décadas no la convierte en algo normal. El mundo está cada vez más lleno de gente que no acepta que sea normal. Habrá un cambio".

Se necesita una acción política concreta AHORA para poner fin no sólo a los actuales bombardeos mortales, sino también a esta ocupación ilegal y al asedio de Gaza por parte de Israel, de forma inmediata.

Nuestras actuales condiciones de vida bajo el asedio son una afrenta a la dignidad humana. Les digo a mis hijos y a mis clientes que "los palestinos tenemos derecho a vivir como cualquier otro pueblo del mundo: a vivir en paz, con dignidad y a disfrutar de nuestros derechos. Eso llegará".

La Comunidad Internacional DEBE cumplir AHORA su promesa de un Estado palestino soberano. El respeto al derecho internacional exige que todos los países civilizados reconozcan ya el Estado de Palestina.

Tras más de siete décadas de ocupación y miseria, seguimos siendo resistentes y nunca nos rendiremos. Pero no hay padre que pueda soportar ver a sus hijos vivir así.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente

Categorías
ActivismArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Director General del Programa Comunitario de Salud Mental de Gaza

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines