Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Palestina no será la misma después de otra Intifada de Al Aqsa

La policía israelí interviene a los palestinos que montaban guardia para evitar que los judíos fanáticos asaltaran el recinto de Masjid al-Aqsa, en Jerusalén Este el 10 de mayo de 2021 [Muath Khatib/Anadolu Agency].

Coincidiendo con el 73º aniversario de la Nakba (Catástrofe) y del robo de Palestina, el Estado sionista de Israel sigue usurpando lo que queda de la tierra histórica y borrando la identidad islámica y árabe de Jerusalén al judaizarla. En un esfuerzo por unificar Jerusalén Occidental y Oriental y borrar la presencia árabe en esta última, las autoridades de ocupación han recurrido a su probada limpieza étnica, que Israel ha llevado a cabo desde la creación del Estado usurpador en 1948.

De ahí la decisión de expulsar a los residentes de Sheikh Jarrah, un barrio en el corazón del Jerusalén Este árabe, que Israel ocupa desde 1967. Al expulsar a los palestinos de sus hogares, Israel espera establecer un enorme proyecto de asentamientos que incluya 600 unidades de asentamiento para albergar a usurpadores sionistas procedentes de todo el mundo sin ninguna afiliación ni raíces en la tierra. Eso es exactamente lo que ha ocurrido con los refugiados palestinos, cuya tierra también ha sido robada.

Los colonos extremistas israelíes siguen incitando a los palestinos en Jerusalén - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Sheikh Jarrah lleva el nombre del médico del gran líder musulmán Salah Al-Din Al-Ayyubi, que liberó Jerusalén de los cruzados en el siglo XII. El Sheikh Hussam Al-Din Al-Jarrahi era conocido simplemente como Al-Jarrah. Los israelíes pretenden cambiar el nombre del barrio para borrar su identidad árabe inherente.

La crisis de Sheikh Jarrah es un microcosmos de la toma de Palestina a partir de 1948, con Israel utilizando las mismas herramientas y engaños. Sirve para recordarnos el robo masivo de tierras mediante el establecimiento de un estado colonial en la tierra que pertenece a otro pueblo.

Israel reclama la propiedad de la tierra donde se sitúa el barrio de Sheikh Jarrah, al igual que reclama la propiedad del resto de la Palestina ocupada. Utiliza el engaño, la propaganda y las falsificaciones para "probar" su reclamación. Las pruebas documentales de esto demuestran en realidad la naturaleza falsa de las reivindicaciones israelíes. Es un hecho bien conocido que el sultán otomano Abdul Hamid emitió varios decretos que prohibían la venta de tierras a los judíos y les impedían tener propiedades en Palestina en general, y en Jerusalén en particular. Incluso prohibió a los visitantes judíos permanecer en Jerusalén durante más de un mes. Por lo tanto, es totalmente falso que Israel reclame la propiedad de las tierras del jeque Jarrah.

LEER: 100 palestinos heridos tras los ataques de Israel contra fieles en la mezquita de Al-Aqsa

El historiador turco Omer Tellioglu explicó en su entrevista con Arabi21 que existen cientos de documentos en el archivo otomano que demuestran que el imperio vigilaba de cerca la situación en Palestina y los movimientos de todo extranjero o no musulmán dentro de sus fronteras. Subrayó la invalidez de las acusaciones sionistas y señaló que la intrusión judía en Palestina en general y en Jerusalén en particular fue vigilada desde su inicio y contó con la oposición de los otomanos.

El sitio de noticias publicó copias de estos importantes documentos que el gobierno turco puso a disposición de la Autoridad Palestina, para que haga uso del archivo otomano a su antojo. Sin embargo, ¿qué está haciendo la AP sobre lo que está sucediendo en Sheikh Jarrah? ¿Qué hace ante los ataques a los fieles en la mezquita de Al-Aqsa durante el mes de Ramadán? Está completamente ausente, como si el asunto no le preocupara. La AP sigue satisfecha con su coordinación de seguridad con Israel y con la entrega de los heroicos combatientes de la resistencia a las fuerzas de seguridad de la ocupación.

Cuando los sionistas convirtieron el patio de la mezquita de Al-Aqsa en un campo de batalla y apuntaron con sus armas al pecho de los fieles desarmados, se enfrentaron a decenas de miles de palestinos de todas sus tierras ocupadas y fueron más fuertes que las armas israelíes. Su defensa de Jerusalén y de la mezquita de Al-Aqsa pasará a la leyenda por su fe y su firmeza. Infundieron miedo en los corazones de los usurpadores.

No hay duda de que los palestinos que defienden la mezquita de Al-Aqsa y Sheikh Jarrah están defendiendo la dignidad y el honor de toda la comunidad musulmana. Están pagando el precio de la inacción y la negligencia de sus gobernantes árabes sionistas con su propia carne y sangre. Es por culpa de esos gobernantes que la Ummah está enfadada por su incapacidad de apoyarlos para proteger sus corazones, mentes y almas.

Lo que está ocurriendo en Sheikh Jarrah y Jerusalén es un punto de inflexión crucial; creo que no se puede volver al statu quo tal y como era. Palestina no volverá a ser la misma.

¿Es posible una Tercera Intifada? - Viñeta [Carlos Latuff/MonitordeOriente]

Además, la Intifada de Aqsa ha vuelto a situar la cuestión palestina en el centro de la atención árabe e internacional, después de que casi hubiera desaparecido con la propagación de la pandemia de la normalización que ha barrido el mundo árabe. Ha demostrado que los miles de millones pagados por los países de la normalización, encabezados por los EAU, para borrar a Palestina de la conciencia árabe fueron en vano. La brújula del pueblo árabe sigue apuntando hacia Palestina y Jerusalén, por lo que los países normalizadores no podrán realinearla, por mucho que lo intenten con su poder, su dinero y sus medios de comunicación.

LEER: Eruditos musulmanes convocan protestas en apoyo a los palestinos oprimidos

La solidaridad de los palestinos en sus tierras ocupadas desde la Nakba de 1948 con lo que está ocurriendo en Sheikh Jarrah y Jerusalén ha extendido la esperanza por toda la región, no sólo entre el pueblo de Palestina. Todos los árabes han sentido en algún momento que son palestinos por naturaleza, lo que anuncia un nuevo levantamiento palestino. Se trata de una oportunidad histórica para poner fin a la división política y restablecer la cohesión del cuerpo palestino en su conjunto, acordando un proyecto global de liberación nacional que sea el núcleo de una estrategia de resistencia de amplio alcance que comprometa a las masas de la calle palestina.

Esto puede utilizarse entonces para reconstruir la Organización para la Liberación de Palestina sobre la base de su primera carta, incluyendo las cláusulas relativas a la lucha por recuperar Palestina desde el río hasta el mar que fueron eliminadas por los Acuerdos de Oslo (aunque yo preferiría que se pasara completamente la página de la OLP dadas sus desastrosas decisiones). El papel de la OLP ha terminado; su tiempo ha pasado y debe nacer una nueva entidad palestina con un espíritu patriótico joven. Los jóvenes están impulsando la Intifada de Aqsa, y hay que tenerlo en cuenta, con una nueva dirección palestina elegida que devuelva la cuestión palestina a una causa de liberación nacional, abandonando de paso Oslo y sus consecuencias para gestionar el proyecto nacional en todas sus manifestaciones.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Middle East Monitor.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines