Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Estados Unidos pide "igualdad de trato" para palestinos e israelíes, dentro del acuerdo desigual de dos Estados

El presidente de EE.UU. Joe Biden el 05 de febrero de 2021 en Washington, DC [Chip Somodevilla / Getty Images]

Puede que el presidente de EEUU, Joe Biden, esté devolviendo al país al paradigma de los dos estados, pero las desigualdades entre israelíes y palestinos son más prominentes con cada declaración que pronuncian los dirigentes.

Cuando Estados Unidos habla del compromiso de dos Estados, lo hace reconociendo plenamente que no revertirá todas las políticas de la administración Trump. No habrá traslado de la embajada estadounidense, y Estados Unidos sigue oponiéndose a las investigaciones de crímenes de guerra de la Corte Penal Internacional (CPI), aunque Biden ha levantado las sanciones impuestas a los miembros del tribunal. Los Acuerdos de Abraham seguirán desempeñando un papel importante también en la diplomacia estadounidense.

Trump sanciona a la CPI para proteger a Israel - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Todas las concesiones indican que Estados Unidos está apoyando una mayor erosión de los derechos palestinos. Por mucho que el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, pida un trato igualitario para los palestinos, como le dijo al Ministro de Asuntos Exteriores israelí, Gabi Ashkenazi, durante una reciente llamada telefónica.

El portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Ned Price, declaró que Blinken "enfatizó la creencia de la administración de que los israelíes y los palestinos deben disfrutar de iguales medidas de libertad, seguridad, prosperidad y democracia". Todo ello en el contexto del compromiso de los dos Estados, por supuesto, que nunca tuvo que ver con la igualdad de derechos sino con la concepción de la impunidad para la expansión colonial de Israel.

Lejos de las contradicciones de Blinken, el Departamento de Estado de Estados Unidos está ofreciendo más pistas sobre lo que Biden busca para continuar con las políticas del ex presidente estadounidense Donald Trump. Durante la sesión informativa del departamento de ayer, Prince se negó a comprometerse en cuanto a si el paradigma de los dos estados incluiría a Jerusalén Este como capital del Estado palestino.

"No ha habido ningún cambio en nuestra posición en Jerusalén -y, por supuesto, Jerusalén es una cuestión de estatus final que debe ser negociada por las dos partes-", respondió Price, en respuesta a las preguntas del periodista de Associated Press Matt Lee para aclarar la postura de EEUU sobre Jerusalén.

La declaración de Price es ambigua, ya que se niega a aclarar qué "posición" se mantiene sin cambios, aunque lo más probable es que Biden mantenga la designación de Trump, dada la negativa a trasladar la embajada estadounidense a Tel Aviv.

Estados Unidos tampoco se ha comprometido a restablecer la financiación del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (OOPS), aunque recientemente se prometieron 15 millones de dólares como ayuda de Covid para los palestinos.

OPINIÓN: La designación de EE.UU. está ocultando el colonialismo en Palestina

Si Estados Unidos sigue vacilando sobre su política con respecto al pueblo palestino, ¿qué medida de igualdad espera que cumpla Israel? La política de los dos Estados no ofrece nada en términos de igualdad: no exige la reversión de la colonización y los palestinos siguen siendo discutidos desde el paradigma humanitario. Y mucho menos una hipótesis de dos Estados que ahora se ve aún más desfigurada por las concesiones de Trump, que la administración Biden se resiste a revertir en su totalidad.

El hecho de que Estados Unidos haya vuelto a los parámetros del consenso internacional cuando se trata de la diplomacia retórica, no significa que la administración Biden esté favoreciendo cualquier apariencia de igualdad. Los dos Estados, obsoletos como están, aún conservan suficientes vestigios de corrupción que constatan la supremacía colonial de Israel. Y sin embargo, la Autoridad Palestina sigue sin decir nada más que instar a Estados Unidos y a la comunidad internacional a persistir en sabotear aún más cualquier mínima posibilidad de independencia palestina.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUS

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines