Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Descubra Ur, Irak

Mientras Irak sigue inmerso en un conflicto, con décadas de guerra e inestabilidad política que aleja a los visitantes internacionales, es fácil olvidar que esta es la región donde nació la propia civilización y se pusieron los cimientos del mundo moderno.

Ataviados con sus tradicionales sotanas y fascias escarlatas, y con grandes cruces doradas al cuello, los miembros de la delegación del Vaticano en Irak recorrieron las ruinas de la Casa de Abraham en la antigua ciudad sumeria de Ur.

Poco después, el Papa Francisco llegó para celebrar un servicio de oración interreligioso en el lugar, venerado como el lugar de nacimiento del padre de las tres religiones abrahámicas, rodeado por los objetivos de las cámaras de los fotógrafos y periodistas que se reunieron para capturar el inusual lugar e informar sobre la histórica visita del Papa al país devastado por la guerra, la primera del Obispo de Roma.

El patrimonio arqueológico de Irak volvió a estar en el punto de mira y en las páginas de los periódicos internacionales.

Aunque la afirmación de que el profeta Abraham nació en el antiguo emplazamiento de Ur antes de partir para establecerse en la tierra de Canaán ha sido rebatida por algunos estudiosos que creen que su hogar estaba más al norte de Mesopotamia, en un lugar llamado Ura, las asociaciones bíblicas de Ur la han hecho famosa en la actualidad.

Pero la importancia de la antigua ciudad sumeria se remonta a mucho antes de que se escribiera la Biblia.

Mientras Irak sigue inmerso en el conflicto, con décadas de guerra e inestabilidad política que ahuyentan a los visitantes internacionales, es fácil olvidar que ésta es la región donde nació la civilización y se pusieron los cimientos del mundo moderno.

Mesopotamia, que significa la tierra entre los dos ríos, era la región situada entre los ríos Tigris y Eufrates en el actual Irak. Mucho antes del surgimiento de las antiguas Grecia y Roma, Mesopotamia albergó algunas de las primeras civilizaciones del mundo, como las de Sumer, Acad, Babilonia y Asiria, que sentaron las bases de los conceptos de gobierno, religión y literatura.

La ancestral ciudad de Ur

Sumer, que se remonta al Calcolítico y a los primeros años de la Edad de Bronce, fue la primera civilización conocida por la humanidad, que vio el desarrollo de la primera forma de escritura y la invención de la rueda hace más de 5.000 años.

Sumer estaba formada por ciudades-estado amuralladas, cada una con su propio rey, y Ur era la capital. Conocida hoy en día como Tal Al-Muqayer, Ur se estableció en torno al 3.800 a.C. y se convirtió en una importante ciudad portuaria y en un importante centro urbano del sur de Mesopotamia. Es una de las cuatro antiguas ciudades sumerias situadas en la actual provincia iraquí de Dhi Qar, a unos 300 km de la capital, Bagdad.

Originalmente era una ciudad costera cerca de la desembocadura del Éufrates en el Golfo Pérsico, pero en la actualidad Ur se encuentra muy al interior, a casi 16 km de la orilla sur del río Éufrates, debido al desplazamiento de la línea de costa. Debido a su posición en el Golfo, Ur atrajo una gran riqueza y floreció como centro comercial.

VIDEO: Descubre la Gran Mezquita de Argel

El Zigurat de Ur, templo dedicado al dios mesopotámico de la luna Nannar, es una de las pirámides más antiguas del mundo antiguo. Su fachada de ladrillo quemado y su escalera monumental fueron parcialmente restauradas bajo el régimen de Saddam Hussein en la década de 1980

El yacimiento arqueológico forma parte del Ahwar del sur de Irak, también conocido como las marismas iraquíes, inscritas en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO por ser uno de los mayores sistemas de deltas interiores del mundo, a pesar de lo caluroso y duro del entorno.

En 1922, el arqueólogo británico Sir Leonard Woolley dirigió una expedición conjunta del Museo Británico y la Universidad de Pensilvania a Ur. Sus excavaciones en el yacimiento durante la década siguiente descubrieron unos 35.000 artefactos y tumbas que indicaban que los sumerios de Ur disfrutaban de una vida de lujo en su época. El extraordinario descubrimiento rivalizó con el de la tumba del rey Tutankamón en Egipto.

En el cementerio real que Woolley descubrió en las ruinas de Ur se desenterraron impresionantes coronas y joyas que se remontan al año 2.600 a.C., así como un elaborado complejo de tumbas que denominó "Gran Fosa de la Muerte".

Las noticias de las excavaciones y los descubrimientos hicieron de Ur un destino deseado por muchos occidentales, incluida una Agatha Christie desconsolada y recién divorciada que, al escuchar las fascinantes historias sobre Irak de una pareja que acababa de regresar de Bagdad, se aventuró con la idea de una escapada a la Mesopotamia histórica.

VIDEO: Descubra el monasterio de Mar Saba, Palestina

La conocida escritora británica de novelas de misterio se subió al Orient Express en dirección a Bagdad. Luego se dirigió a las excavaciones de Ur, donde se enamoró de las antiguas ruinas, así como de uno de los ayudantes de Woolley, Max Mallowan, que pronto se convirtió en su segundo marido.

Me enamoré de Ur, con su belleza al atardecer, el zigurat en pie, débilmente ensombrecido, y ese amplio mar de arena con sus encantadores colores pálidos de albaricoque, azul y malva, que cambiaban a cada minuto. Disfruté de los obreros, de los capataces, de los canasteros, de los recolectores, de toda la técnica y de la vida. El atractivo del pasado vino a atraparme. Ver aparecer lentamente una daga con su brillo dorado, a través de la arena, era romántico. El cuidado con el que se levantaban las vasijas y los objetos de la tierra me llenaba de deseos de ser arqueóloga.

Los numerosos viajes de Christie a Bagdad a bordo del Orient Express y sus experiencias en las excavaciones de la región inspiraron su exitosa novela Asesinato en el Orient Express, y más tarde, en 1936, Muder in Mesopotamia, que transportó a los lectores a las excavaciones de Ur.

Tanto si se trata de la noticia de una apasionante expedición de excavación como de una histórica visita del Papa, el mundo no debería necesitar una excusa para recordar, apreciar y explorar la excepcional historia de Irak; la Cuna de la Civilización y, bajo los califas abasíes, la sede de un imperio que se extendía desde Asia Central hasta España.

Categorías
Destinos: Descubriendo Oriente MedioIrakOriente MedioSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Jehan Alfarra es una escritora palestina y periodista multimedia que cubre asuntos de Oriente Medio y se especializa en noticias políticas y asuntos sociales palestinos. También es autora colaboradora del libro "Gaza Writes Back".

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines