Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Indignación en Egipto ante la posibilidad de imposición de la ley de tutela masculina

Mujeres egipcias protestan contra el matrimonio infantil en El Cairo, Egipto, el 4 de octubre de 2014 [GIANLUIGI GUERCIA/AFP/Getty Images].

Un proyecto de ley que permite que el padre, el hermano o el tutor masculino de una mujer firme documentos matrimoniales en su nombre o presente la demanda de divorcio, ha provocado la indignación en Egipto.

Si se aprueba, el proyecto de ley sobre el estatuto personal despojará a las mujeres de su derecho a la custodia de sus hijos y estipula que una mujer debe pedir el permiso del padre antes de tomar cualquier decisión legal sobre sus hijos.

Impide que la mujer sea propietaria de su vivienda y le quita la protección legal si un hombre le pide que abandone la casa.

También daría a los parientes masculinos el poder de impedir que las mujeres viajen y recorta el derecho de una mujer a registrar el nacimiento de su hijo u obtener un pasaporte para ellos.

Las mujeres también tendrían menos poder sobre las decisiones relativas a la educación o la atención médica de sus hijos.

El proyecto de ley ha suscitado un intenso debate con el Centro Egipcio para los Derechos de la Mujer (ECWR), que afirmó que incluso las leyes de Arabia Saudí con respecto a las mujeres son más progresistas.

LEER: Un periodista es detenido por la fuerza en el aeropuerto de El Cairo

El ECWR dijo que la ley reduce a las mujeres a "máquinas para dar a luz" y se basa en una interpretación estricta del Islam.

Los grupos de derechos piden al gobierno que rechace las enmiendas propuestas el 23 de febrero.

El año pasado, Egipto puso en marcha su propia campaña MeToo, desencadenada por las decenas de acusaciones de violación y agresión sexual vertidas en Internet contra un antiguo estudiante, Ahmed Zaki.

Las mujeres egipcias sufren un acoso sexual generalizado, pero las autoridades suelen tratarlas como autoras y no como víctimas, mientras que los verdaderos agresores suelen quedar impunes.

Las mujeres tienen miedo de denunciar, ya que se les suele culpar de "vestir de forma provocativa".

En el verano del año pasado, la justicia para la víctima de una violación colectiva en el lujoso hotel Fairmont Nile City en 2014 se convirtió en una parte clave de este movimiento MeToo.

Las autoridades egipcias detuvieron a varios testigos de la violación y los encarcelaron durante cinco meses.

Categorías
ÁfricaEgiptoEgiptoNoticiasOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines