Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un periodista es detenido por la fuerza en el aeropuerto de El Cairo

Periodista egipcio Jamal Al-Jaml [Twitter]

El periodista egipcio Jamal Al-Jaml desapareció en el aeropuerto de El Cairo tras regresar a Egipto desde Turquía el 22 de febrero.

Los miembros de la oposición suelen ser detenidos al entrar o salir del aeropuerto. Algunos han pagado enormes sobornos para pasar los servicios de seguridad.

En un post de Facebook, su hijo, Baha Al-Jaml, dijo: "Mi padre estaba cansado y quería volver a Egipto. En el momento en que llegó al aeropuerto internacional de El Cairo desapareció misteriosamente, y no pudimos localizarlo".

Baha dijo que su padre no podía soportar la idea de no volver a verlo.

En un artículo de 2014 para Al-Masry Al-Youm, Al-Jaml criticó al gobierno y el presidente convertido en general, Abdel Farah Al-Sisi, le llamó posteriormente para advertirle. Temiendo por su seguridad, el periodista abandonó el país durante cinco años.

El abogado de Al-Jaml ha declarado que el domingo la Fiscalía de Seguridad del Estado egipcia ordenó su detención preventiva durante 15 días por colaborar con los medios de comunicación de la oposición en Estambul.

LEER: Egipto y Sudán esperan llegar a un acuerdo con Etiopía sobre la presa

El periodo legal en el que se permite mantener a los detenidos en prisión preventiva en Egipto es de dos años y, aun así, se supone que sólo se utiliza en caso de emergencia.

Sin embargo, para muchos de los presos políticos egipcios esta prisión preventiva se renueva una y otra vez.

En Estambul, Jamal presentaba un programa de televisión en el canal de la oposición Al-Sharq.

Varios activistas de la oposición y grupos de derechos han expresado su solidaridad con él y han dicho que temen por su vida en la detención.

Al-Jaml padece diabetes e hipertensión, lo que podría ser extremadamente peligroso en una prisión egipcia donde a los reclusos se les niega sistemáticamente la atención médica como forma de tortura.

Las condiciones de hacinamiento y falta de higiene han convertido las celdas de las prisiones en un caldo de cultivo para el coronavirus y apenas se han puesto en marcha medidas preventivas para frenar o tratar el virus.

Al menos 100 detenidos murieron en prisión el año pasado como consecuencia de la negligencia médica.

Categorías
ÁfricaEgiptoNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines