Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Si nada ha cambiado en la política de EE.UU, ¿por qué la AP está creando vínculos con Biden?

El presidente palestino, Mahmud Abbas, se reúne con el ex presidente estadounidense, Donald Trump, en Nueva York, Estados Unidos, el 3 de mayo de 2017 [Thaer Ghanaim/Apaimages].

El 6 de diciembre de 2017, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció formalmente la ciudad palestina de Jerusalén como capital del Estado de ocupación de Israel: "Hoy, por fin reconocemos lo obvio: que Jerusalén es la capital de Israel": A continuación, trasladó la embajada estadounidense de Tel Aviv a la Ciudad Santa.

Tras la decisión de Trump, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, suspendió los contactos con Washington. La relación se agrió, y Trump cerró la oficina de la OLP en la capital estadounidense y suspendió las donaciones para varios programas de ayuda esenciales en los territorios palestinos ocupados, incluida la donación anual al Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (OOPS).

Cuando se hizo evidente que Joe Biden se dirigía a la Casa Blanca, funcionarios de la AP y la OLP comenzaron a ponerse en contacto con personas de su equipo para expresar su disposición a reanudar los contactos con la nueva administración tras la investidura. La semana pasada, el primer ministro de la AP, Mohammed Shtayyeh, confirmó a su gabinete que así se había hecho. Ha hablado con el subsecretario de Estado adjunto para asuntos israelo-palestinos, Hadi Amro, y ha discutido la apertura de oficinas diplomáticas y consulares, así como la reanudación de la ayuda estadounidense, el apoyo a la UNRWA y el impulso al proceso de paz. Sin embargo, parece que la administración de Biden no está dispuesta a dar marcha atrás en los objetivos estratégicos de EE.UU. logrados durante el mandato de Trump.

La cuestión de Jerusalén y el traslado de la embajada de EE.UU. fue aprobada por el Senado estadounidense en 1996. Trump dejó claro al anunciar el reconocimiento de EEUU de Jerusalén como capital de Israel que no se trataba de un cambio en la política estadounidense. "Esto no es ni más ni menos que un reconocimiento de la realidad", explicó. En todo menos en el nombre, Estados Unidos ya había tratado con Jerusalén como capital de Israel durante décadas.

OPINIÓN: Netanyahu debe estar preocupado por no recibir la llamada de Biden

El Senado estadounidense votó debidamente (97-3) para mantener las decisiones de Trump. "Jerusalén es la capital de Israel y me enorgullece presentar una legislación para proteger la embajada de EE.UU. de su traslado o de su degradación", dijo el senador Jim Inhofe. Las futuras administraciones estadounidenses no pueden cambiar la nueva realidad a menos que se apruebe una nueva legislación.

El gobierno de Biden aceptó el resultado de esta votación. El senador Ted Cruz preguntó al nuevo secretario de Estado Antony Blinken: "¿Está usted de acuerdo en que Jerusalén es la capital de Israel y se compromete a que Estados Unidos mantenga nuestra embajada en Jerusalén?" Blinken respondió: "Sí y sí".

La AP suspendió sus contactos con la administración Trump en gran medida por esta cuestión. Si la nueva administración sigue la misma política, ¿por qué piensa desarrollar sus contactos con Biden y su equipo?

Nos guste o no, Biden defiende a Israel y su colonialismo. La postura de su administración sobre la cuestión de que el Tribunal Penal Internacional investigue los presuntos crímenes de guerra cometidos por Israel y Hamás en los territorios palestinos ocupados es un excelente ejemplo de ello.

EE.UU. ha dejado muy claro que protegerá a Israel y a sus criminales de guerra contra cualquier posible enjuiciamiento, a pesar de las claras pruebas de que Israel ha estado violando el derecho internacional y cometiendo crímenes de guerra contra los palestinos durante décadas, no sólo durante la ofensiva militar de 2014 contra la población civil en la Franja de Gaza y los asentamientos ilegales en la Cisjordania ocupada. El fiscal jefe de la CPI ha dicho que el tribunal también los investigará.

Trump sanciona a la CPI para proteger a Israel - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Según un portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price: "Estados Unidos se opone a la decisión de hoy de la Corte Penal Internacional sobre la situación palestina. Seguiremos manteniendo el firme compromiso del presidente Biden con Israel y su seguridad, lo que incluye oponerse a las acciones que tratan de atacar a Israel injustamente." Cabe señalar que EE.UU. ha elogiado la justicia de la CPI en varias ocasiones cuando ésta procesaba a funcionarios no israelíes. Una declaración oficial del Departamento de Estado de EE.UU. confirmó que "tenemos serias preocupaciones por los intentos de la CPI de ejercer su jurisdicción sobre personal israelí".

El gobierno de Biden ya ha anunciado que va a poner fin a cualquier apoyo a la guerra liderada por Arabia Saudí en Yemen. Y sin embargo, a pesar de los indicios de que se va a reanudar la ayuda a los palestinos, incluso a través de la UNRWA, no se ha hecho nada. ¿Por qué la dilación?

Está claro que no va a haber ningún cambio en el apoyo y la protección de Estados Unidos a Israel ni en el estatus de Jerusalén. Toda la evidencia sugiere que habrá muy poca diferencia, si es que hay alguna, entre las administraciones de Trump y Biden cuando se trata de Palestina-Israel. ¿Por qué, entonces, la AP está decidida a establecer vínculos con el segundo cuando los cortó con el primero? Nada importante ha cambiado. Quizá el primer ministro Shtayyeh quiera explicar el razonamiento en su próxima reunión de gabinete.

OPINIÓN: En la Corte Penal Internacional se despeja el camino para la justicia sobre Palestina

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines