Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La cosecha de las revoluciones de la Primavera Árabe

Un hombre egipcio observa mientras otros participan en una sentada en la plaza Tahrir para exigir nuevas reformas en El Cairo, el 27 de julio de 2011 [KHALED DESOUKI/AFP/GettyImages].

Las revoluciones de la Primavera Árabe terminaron donde empezaron. Se propusieron luchar contra las dictaduras, obtuvieron algunas victorias y luego fueron aniquiladas por los hipócritas.

Después de que los presentadores de noticias hablaran de las revoluciones utilizando la terminología adecuada, empezaron a decir que los regímenes golpistas se enfrentaban a guerras civiles y terroristas. Los revolucionarios se convirtieron en forajidos involucrados en actos de violencia y caos. Todo el mundo renunció a defender la libertad del pueblo y sus derechos democráticos. Para salvar la cara, el mundo se conformó con emitir declaraciones denunciando la violencia mientras las organizaciones de derechos humanos exigían mejores condiciones para los presos políticos. Las democracias occidentales reconocieron los golpes de Estado represivos y buscaron la manera de cooperar sentándolos en la misma mesa con los revolucionarios para llegar a acuerdos. No hubo condolencias por la sangre que el pueblo había derramado, ni por sus lágrimas y almas torturadas.

En Egipto, el entonces ministro de Defensa dio un golpe de Estado contra el presidente democráticamente elegido, convirtiendo a la que fuera una joya del equilibrio en la región en un jugador ahogado en deudas dispuesto a renunciar a sus posesiones con la esperanza de una ganancia no conseguida. Egipto está ahora gobernado por una sociedad militar de inversiones cuyo gobierno es similar al de Muhammad Ali (que gobernó entre 1805 y 1849), que se deshizo de todos sus opositores, exilió a los dirigentes de la Universidad de Al-Azhar y puso el Estado y sus instituciones al servicio de grandes proyectos en beneficio de él y de su dinastía. Cuando los islamistas fueron elegidos para gobernar Egipto tras la revolución, se les acusó de implantar un sistema teocrático, pero esto no ocurrió durante su año de gobierno. Sin embargo, desde el momento en que el ejército asumió el poder mediante el golpe de Estado, se apoderó de los bienes del Estado y reprimió al pueblo.

Los revolucionarios de enero de 2011 se dividieron en cuatro grupos: los Hermanos Musulmanes y sus partidarios, que optaron por seguir el camino hasta el final; los laicistas, que se retiraron para aliarse con el ejército después de que la popularidad de los Hermanos Musulmanes venciera a la suya; los islamistas, que no consiguieron tomar el poder, por lo que fingieron apoyar a los Hermanos Musulmanes y los destruyeron desde dentro; y los islamistas-secularistas, que brillaron como estrellas en los canales por satélite pidiendo la vuelta a los principios de la revolución antes de desaparecer de la escena política. Cabe señalar que los Hermanos Musulmanes confirmaron que el canal Watan era el único que hablaba en su nombre.

LEER: La primavera ártica de Egipto

La revolución tunecina acabó en fracaso, cuando el difunto Beji Caid Essebsi ganó el primer golpe electoral democrático en 2014, un presidente soñador que rápidamente recibió un golpe de realidad. El movimiento islamista Ennahda se hizo con el control del poder legislativo y la presidencia, pero se mantuvo al margen de las elecciones presidenciales.

La ambición de los islamistas egipcios de controlar el gobierno estaba legitimada por lo que Ennahda consiguió en Túnez. Es importante aclarar que los grupos islamistas que trabajaron en política y fueron considerados parte de la Hermandad por seguir la misma línea política, no pertenecían de hecho a la organización matriz.

Cuando Muamar Gadafi fue asesinado en Libia a finales de 2011, el país parecía haber determinado su propio destino. Sin embargo, se ha visto vaciado por una guerra civil y por las intervenciones internacionales del mariscal de campo rebelde Khalifa Haftar, que le han llevado a negociar el gobierno del país, a pesar del reconocimiento internacional del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) encabezado por Fayez Al-Sarraj. La revolución terminó con la cesión de los revolucionarios a unas elecciones que podría ganar el candidato del Estado profundo.

En Jordania, mientras tanto, las protestas de la "Primavera Árabe" pretendían enviar una advertencia al gobierno sobre el deseo de reforma política. No llegaron a desarrollarse, pero eso no evitó que los manifestantes fueran perseguidos y reprimidos por el Estado.

LEER: 10 años desde el viernes de furia en Egipto

Al otro lado del mundo árabe, el rey Mohamed VI absorbió la ira pública en Marruecos adoptando enmiendas constitucionales. Estos cambios respondieron más o menos a las demandas públicas en lugar de enfrentarse al pueblo militarmente.

En Argelia estallaron protestas contra el presidente que se presentaba a un quinto mandato. Además, los revolucionarios se negaron a participar en unas elecciones que incluían a figuras del antiguo régimen. Sin embargo, el ejército hizo caso omiso y celebró las elecciones a pesar de todo. Como era de esperar, uno de los miembros del gobierno del presidente derrocado fue debidamente "elegido".

El pueblo de Sudán se echó a la calle para protestar por el deterioro de las condiciones económicas y sociales, y las autoridades reaccionaron con violencia. El ejército anunció la destitución del presidente Omar Al-Bashir, y su jefe de gabinete asumió el poder.

Mujeres sudanesas protestan en Jartum, Sudán, el 1 de septiembre de 2020 [Mahmoud Hja/Anadolu Agency].

Al otro lado del Mar Rojo, en Yemen, se produjeron manifestaciones masivas que acabaron con la destitución del presidente Ali Abdullah Saleh en febrero de 2012. Por iniciativa del Golfo, el vicepresidente Abd Rabbuh Mansur Hadi le sustituyó. La revolución fue desbaratada deliberadamente y se convirtió en una guerra civil que los EAU han aprovechado para ocupar la isla yemení de Socotra, estratégicamente situada.

Las protestas pacíficas contra la injusticia y la corrupción política en Siria fueron respondidas con la fuerza por el régimen de Bashar Al-Assad. La situación degeneró en una guerra civil cuando las potencias regionales e internacionales intervinieron, sobre todo para luchar contra Daesh, que también aprovechó los disturbios para intentar hacerse con el poder.

El régimen de Assad sigue siendo estable y arrogante, con la protección de Rusia e Irán. Los que protestan contra el gobierno ya no son vistos como rebeldes, sino como opositores. Las fuerzas internacionales los han sentado en una mesa de negociación con el régimen para discutir la constitución y el futuro del país, con poco éxito.

Tanto la revolución siria como la yemení se han convertido en una guerra globalizada en miniatura, con intervenciones extranjeras en nombre de diversos "intereses nacionales". En la confusión y la destrucción actuales, pocos de los protagonistas se preocupan por los muertos y los heridos, el hambre o la situación de los refugiados.

LEER: Un caricaturista egipcio es detenido en el décimo aniversario del levantamiento de 2011

La aparición de Daesh dio a las fuerzas competidoras una justificación para intervenir y cambiar el contexto de los combates en la región, a la vez que actúan como apoderados de los que quieren permanecer entre bastidores y fuera de la opinión pública. Gracias al grupo extremista, la revolución en Siria y el levantamiento de Irak contra la invasión y la ocupación dirigidas por Estados Unidos se convirtieron en guerras civiles. Daesh inspiró a las dictaduras de la región a crear y financiar milicias para obtener los beneficios de promover la "guerra contra el terrorismo" de Estados Unidos. A Washington le importaron poco las víctimas de esa "guerra"; Trump mató a Al-Baghdadi igual que Obama había matado a Bin Laden, y eso fue todo.

Los revolucionarios de la Primavera Árabe de todas las nacionalidades trataron de evitar el mismo destino que Egipto, pero la realidad obligó a todos a llegar al punto en que los golpes violentos o blandos eran casi inevitables. La experiencia egipcia fue un modelo para entender la política internacional. La revolución egipcia de enero consiguió destituir un gobierno, elegir la Asamblea Popular y el Consejo de la Shura y aprobar una constitución popular. Estuvo a punto de avanzar a nivel regional e internacional, pero el golpe militar no lo permitió.

El golpe no indicaba el fracaso de los revolucionarios, sino el hecho bien establecido de que quien controla la mayor cantidad de armas y las más grandes suele ganar la batalla. Esto es especialmente cierto cuando los dedos en el gatillo están respaldados por arsenales masivos en otros lugares que protegen el interés propio en lugar de los derechos humanos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoOriente MedioSudánTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines