Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La primavera ártica de Egipto

Un manifestante antigubernamental egipcio sostiene su bandera nacional con la inscripción en árabe "Un saludo a los artífices de la revolución egipcia y a sus mártires" mientras se reúnen en Alejandría el 6 de febrero de 2011, en el decimotercer día de protestas que piden la destitución del presidente Hosni Mubarak [AFP vía Getty Images].

Los manifestantes que se unieron a las millones de personas en el centro de El Cairo hace una década, el 25 de enero de 2011, navegaron por las arenas movedizas de la conmoción, el tono conciliador y la ira del régimen y condujeron a Mubarak hacia su capitulación en lo que todavía hoy es uno de los días más trascendentales de la historia moderna de Egipto.

Los revolucionarios han descrito la plaza como un microcosmos de lo que podría ser un Egipto libre, en el que personas de todos los credos y sectas se pusieron codo con codo y olvidaron momentáneamente sus diferencias. Compartían un objetivo común, y no iban a rendirse hasta conseguirlo: la democracia, el Estado de Derecho y el fin de la brutalidad policial.

Los reportajes desde el exterior reflejaban esta cohesión. Los revolucionarios fueron captados de color rosa: nadie cuestionó sus creencias individuales, su religión, sus afiliaciones políticas. Eran simplemente egipcios que, hartos de la autocracia, despreciaban el hecho de que su dictador no sólo les había gobernado durante 30 años, sino que planeaba entregar las riendas del poder a su hijo.

Muchos señalan la Batalla del Camello, cuando el gobierno de Muabarak envió a los trabajadores turísticos de la aldea de Nazlet El-Semman en caballos y camellos para atacar a los manifestantes, como el día en que el Partido Nacional Democrático en el poder llegó al final de la línea.

Recordando la revolución egipcia - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

El PND y sus partidarios incitaron abiertamente contra los manifestantes. Como se transmitió en directo por televisión, los espectadores pudieron ver claramente quiénes eran los responsables de los ataques y esto impulsó el apoyo a los revolucionarios, tanto en Egipto como en el resto del mundo.

Después de que Mubarak dimitiera, 10 días después de la batalla, la opinión se dividió. Algunos estaban extasiados por lo que percibían como el fin del régimen autoritario. Otros temían que, con sólo la punta del iceberg cortada, los bajos fondos de la administración estuvieran a punto de buscar represalias. Tenían razón.

LEER: Un testigo vio a Regeni en la comisaría de El Cairo antes del asesinato

A medida que la polarización se extendía entre la población, se selló primero con un golpe de Estado y luego con las masacres del régimen: un tiroteo en el cuartel general de la Guardia Republicana, la aniquilación de manifestantes en la plaza de Rabaa y la asfixia de prisioneros en el interior de un furgón policial a la salida de la prisión de Abu Zabaal.

Los medios de comunicación, tanto dentro como fuera de Egipto, tuvieron su papel. A medida que aparecían las grietas entre los manifestantes, los periodistas se lanzaron al frenesí. ¿Quién era un defensor de los derechos humanos y quién un ideólogo político? Aquella gran burbuja inclusiva que en su día rebotó en torno a la plaza Tahrir se estaba desmontando y, en última instancia, los espectadores elegían quién tenía derecho a ser defendido. Los principales medios de comunicación de Egipto se convirtieron en una cámara de eco de simpatizantes del régimen.

A pesar de que el partido en el poder y sus periodistas intentan borrar todos los recuerdos de la revuelta, la Primavera Árabe de Egipto está encerrada en la mente de cada egipcio. Está en los revolucionarios, que comprenden el sabor de la libertad y de su propio poder, y está en los generales, que están desesperados por sustituir la tapa del miedo, y que aún no se han dado cuenta de que nunca podrán hacer que la gente se desentienda de esos 18 días.

 

Manifestación del Consejo Revolucionario Egipcio y de organizaciones antigolpistas del Reino Unido frente al hotel InterContinental contra el presidente de Egipto, Abdel Fattah el-Sisi, que asiste a la Cumbre de Inversión en África del Reino Unido en Londres, Reino Unido, el 20 de enero de 2020. [Dinendra Haria - Agencia Anadolu]

Una cosa es cierta, Egipto no estaría donde está hoy si Europa y Estados Unidos no hubieran allanado el camino para el ascenso de Sisi al poder. Egipto no se habría librado de Rabaa si el Reino Unido hubiera adoptado una postura más dura con uno de sus aliados más cercanos. La familia de Giulio Regeni podría tener un respiro, una convicción real, si Italia hubiera exigido más responsabilidades a su socio armamentístico.

El año pasado, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, condecoró a Sisi con la más alta distinción del país, la Legión de Honor Nacional, mientras que la Ópera Semperopernball de Alemania, en Dresde, concedió la Orden de San Jorge al dictador en reconocimiento a sus esfuerzos pacificadores en el norte de África. Estas condecoraciones no sólo son escandalosamente contradictorias, sino también profundamente tristes para las familias de los egipcios que han muerto, o han sido encerrados, por denunciar violaciones de los derechos humanos.

Hoy en día, varios revolucionarios egipcios dicen que lo único que lamentan del levantamiento de Egipto es no haber ido lo suficientemente lejos, no haber permanecido en la plaza hasta que se cumplieran todas sus demandas. Muchos dicen que si tuvieran la oportunidad de hacerlo todo de nuevo, lo harían. También tienen la esperanza de vencer al régimen, la esperanza de reunirse con sus familias y la esperanza de que el mundo libre se ponga a la altura de sus supuestos valores europeos y pida cuentas a Egipto.

Diez años después, el mundo exterior ha perdido el interés por Egipto, pero los engranajes de la injusticia egipcia han seguido avanzando. Sin embargo, aunque hay una astilla de hielo en el corazón de la Primavera Árabe, de vez en cuando estallan protestas virtuales o callejeras que obligan al gobierno a dar un giro de 180 grados y muestran que, poco a poco, se está derritiendo.

LEER: 10 años desde el viernes de furia en Egipto

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioRegión

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines