Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Han fracasado los islamistas en política?

Los marroquíes protestan por los acuerdos de normalización con Israel en Rabat, Marruecos, el 29 de noviembre de 2020. [Agencia Jalal Morchidi/Anadolu]

Los movimientos islámicos necesitan un examen interno amplio para evaluar sus experiencias políticas en los últimos años y decenios. Esta evaluación no debe detenerse en un solo incidente, sino que debe ampliarse para incluir todas las experiencias contemporáneas a fin de formular las recomendaciones necesarias para allanar el camino de la reforma requerida. A menos que esto ocurra, la presencia de los islamistas en la política desaparecerá gradualmente, especialmente en los países árabes.

El argumento que los islamistas siempre han utilizado para justificar sus fracasos es que no se les permitió participar en el gobierno, ni poner en práctica su visión del mismo. También afirman que siempre están sometidos a una guerra feroz por parte de regímenes tradicionales represivos en el mundo árabe, o que se enfrentan a campañas y planes sistemáticos de los Estados Unidos y sus aliados para frustrarlos, oprimirlos y confundir a su público. Esta afirmación puede ser cierta en algunos casos, pero no puede generalizarse a todas las experiencias.

La cuestión de si los movimientos islámicos tuvieron éxito o fracasaron ha resurgido recientemente después de que el primer ministro marroquí firmara el acuerdo de normalización con Israel. Esto ha destruido los cimientos más importantes sobre los que se construyeron los movimientos islámicos - el principio de rechazar el proceso de asentamiento y la insistencia de boicotear a Israel. En efecto, esto provocó un aumento vertiginoso de los movimientos islámicos desde principios de los años noventa del siglo pasado, es decir, desde la convocatoria de la Conferencia de Paz de Madrid, que fue uno de los símbolos del colapso del campo socialista-comunista y uno de los indicadores del ascenso del imperialismo estadounidense. En ese momento, los islamistas fueron los únicos que se negaron a inclinarse ante Washington. Así, el movimiento islámico se benefició de la dirección de la Organización de Liberación Palestina (OLP) hacia el asentamiento y la desaparición de las fuerzas de izquierda. Esto permitió al movimiento Hamas (el brazo palestino de los Hermanos Musulmanes) apoderarse de la opinión pública árabe y palestina, apoyada por los movimientos islámicos del mundo árabe, todo por su adhesión a las consignas de negarse a rendirse a la ocupación y de reclamar la liberación de Palestina, la necesidad de proscribir la normalización y de boicotear a los ocupantes.

LEER: Los Hermanos Musulmanes celebran el fin de la crisis del Golfo.

Los miembros de la Hermandad Musulmana de Jordania rezan en la calle mientras se les prohíbe realizar una protesta en la embajada americana antes de la visita del asesor del presidente de los EE.UU., Jared Kushner, para el acuerdo del siglo y el taller de paz de Bahrein, cerca de la embajada americana el 28 de mayo de 2019 en Amman, Jordania [Jordan Pix/Getty Images]

El argumento de que los islamistas están sometidos o han sido sometidos es una conspiración que les impide tener éxito en el gobierno y en la acción política, y puede ser cierto en algunos casos. En Egipto, por ejemplo, todo el mundo sabe que al difunto presidente Mohamed Morsi no se le permitió gobernar el país ni siquiera por un día. Había un Estado profundo que era más experto y hábil en la acción política que un grupo que, durante siete décadas, había sido prohibido. Así que los islamistas terminaron rápidamente asesinados, encarcelados o como fugitivos. Este caso, sin embargo, no puede ser generalizado o aplicado a otras experiencias.

En Sudán, el movimiento islámico gobernó el país y el pueblo durante tres décadas, lo que hizo que el presidente terminara en prisión. En Jordania, el movimiento islámico ha participado en la labor política en la mayor escala desde 1989, incluida su participación en el gobierno con cinco ministros en 1991. Recientemente ha perdido muchos escaños en el parlamento, con sólo un 10% en la actualidad, en comparación con el 30% en el pasado. En Iraq, los Hermanos Musulmanes participaron a través del Partido Islámico en el Consejo de Gobierno, encabezado por el gobernante civil estadounidense Paul Bremer, un desastre histórico para los islamistas. Esperaban obtener un pedazo del pastel después del fin de la ocupación y participar en la construcción del país y el gobierno del pueblo. Terminaron con un vicepresidente de la república, que era un fugitivo condenado a muerte. Los abandonó tan pronto como asumió el cargo de vicepresidente, por lo que quedaron fuera del juego político, ya sea en su presencia o en su ausencia. También en Siria hubo una miserable experiencia temprana en 1982 que no puede pasarse por alto. Terminó con todos los miembros de la Hermandad, que quedaron vivos, en prisiones o en el exilio.

Finalmente, el partido islámico gobernante en Marruecos se deslizó a la firma del acuerdo para reconocer a Israel y normalizar las relaciones, cometiendo así un pecado que borra todas las virtudes y logros anteriores. El único denominador común de estas experiencias es que aún no han sido estudiadas ni revisadas, que es lo que necesita el movimiento islámico para responder claramente a la pregunta de si ha fracasado o ha tenido éxito. Después de responder esto, se deben identificar las causas de los fracasos. A menos que esto ocurra, la calle árabe se retirará del apoyo al Islam político y de la movilización en torno a él.

El movimiento islámico, y con esto nos referimos a los Hermanos Musulmanes y otros movimientos políticos islámicos en el mundo árabe afiliados a ella, deben apresurarse a organizar una conferencia amplia e inclusiva donde los asuntos sean tratados de forma franca y abierta. Necesitan estudiar las experiencias pasadas y sus consecuencias y mirar hacia su futuro en la política. De lo contrario, deben despojarse del manto de la fe, para que sus fracasos no queden vinculados al movimiento islámico.

LERR: Quién teme a los Hermanos Musulmanes y porqué

Traducido de Al Quds Al Arabi, 28 de diciembre de 2020

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ActivismÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines