Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Quién teme a los Hermanos Musulmanes y por qué

Los partidarios egipcios de la Hermandad Musulmana protestan en El Cairo, Egipto, el 11 de noviembre de 2016.

A menudo me he preguntado por qué los Hermanos Musulmanes causan miedo en los corazones de los regímenes árabes. Las prisiones de Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí están llenas de miles de prisioneros políticos provenientes del liderazgo y la pertenencia al movimiento, que también está prohibido como "organización terrorista" por este triunvirato tiránico.

El temor exagerado -compartido en igual medida por la extrema derecha de Israel y la administración saliente de Trump- es tal que se ha convertido en uno de los grupos políticos más demonizados de Oriente Medio en la actualidad. Si escuchas a Riad, Abu Dhabi o El Cairo, te perdonarán por pensar que han acorralado y enjaulado a los terroristas más peligrosos y violentos del mundo. La realidad, sin embargo, es bastante diferente. Sería difícil encontrar cualquier acto "terrorista" cometido o reclamado por los Hermanos Musulmanes.

De hecho, entre sus miembros enjaulados en estas prisiones hay probablemente más profesores universitarios, doctores y otros académicos de alto nivel que en cualquier otra parte del mundo. Los que están detrás de las rejas son probablemente más inteligentes que sus carceleros e incluso que los jueces que los enviaron a prisión, pero son tratados con desprecio por los burócratas intelectuales que pululan por los pasillos del poder en los Estados del Golfo. Son ellos los que más los temen, por la simple razón de que quieren aferrarse a sus tronos dorados a cualquier precio.

Ahora escuchamos que el gobierno saudí ha despedido a 100 imanes y predicadores que daban sus sermones en las mezquitas de La Meca y Al-Qassim porque no condenaron a los Hermanos Musulmanes como se les ordenó, según un informe del periódico Al-Watan. El Ministerio de Asuntos Islámicos, Dawah y Orientación dio instrucciones a todos los imanes y predicadores de culpar a la Hermandad por causar divisiones en la sociedad.

Cuando abracé el Islam hace casi 20 años, lo hice por la libertad intelectual que el Islam me da. Ciertamente no voy y escucho a los "eruditos por dinero" a los que los gobiernos les dicen lo que deben predicar los viernes.

Personalmente, creo que el estado no debería inmiscuirse en asuntos religiosos. Como antiguo cristiano practicante, sería desmesurado imaginar que sacerdotes y ministros de cualquier denominación subieran al púlpito un domingo por la mañana para hablar de las políticas y pensamientos del Primer Ministro británico Boris Johnson. No veo que los cristianos alemanes se impresionen si la Canciller Angela Merkel garabatea notas para los predicadores de la iglesia. E imagina la protesta en todo el mundo católico romano si el presidente italiano Sergio Mattarella o cualquier otro líder nacional le dijera al Papa qué decir en su discurso de Navidad desde el balcón de la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

Leer: Egipto detiene a otro ministro del gabinete de Morsi

En Arabia Saudita, sin embargo, como en otras partes del mundo árabe, el Ministerio de Asuntos Islámicos ordenó a los imanes que dedicaran sus sermones de los viernes a apoyar una controvertida declaración emitida por el Consejo Saudí de Altos Académicos en la que se describía a los Hermanos Musulmanes como una organización "terrorista" que no representa las verdaderas enseñanzas del Islam sino que sirve a sus intereses partidistas. Yo sugeriría que esta instrucción no es más que una herejía, ciertamente no es "islámica" y definitivamente es un claro ejemplo de la interferencia del estado en asuntos claramente religiosos. La orden tiene el ADN del gobernante de facto del Reino, el Príncipe Heredero Mohammad Bin Salman, por todas partes. Como otros dictadores de la región, blande la palabra "terrorista" como si fuera confeti; lo que él y ellos realmente quieren decir es "alguien que puede decir la verdad al pueblo y yo pierdo mi riqueza y mi poder". Cuando todo el mundo es un terrorista, entonces nadie lo es; como el cuento del niño y el lobo. Y desearía que los periodistas y políticos de los países democráticos dijeran esas tonterías por lo que son.

Mostrando una falta de fibra moral y coraje, el Consejo de Eruditos Mayores dijo: "El Grupo de Hermanos Musulmanes es un grupo terrorista y no representa el método del Islam, sino que sigue ciegamente sus objetivos partidistas que van en contra de la orientación de nuestra agraciada religión, mientras que toman la religión como una máscara para disfrazar sus propósitos con el fin de practicar lo contrario, como la sedición, causar estragos, cometer violencia y terrorismo".

Es difícil saber qué "instrucciones" - que se entienden "amenazas" - se emitieron a los estudiosos para producir este tipo de basura, así que tal vez no debería ser demasiado crítico. Sin embargo, está claro que Bin Salman y sus compinches temen por encima de todo a la gente que gobiernan con mano de hierro teniendo libre albedrío y libertad de pensamiento. Añade la perspectiva de la democracia y de repente estos delirantes gobernantes se asustan de la gente que dicen representar.

La cábala saudí-EE.UU-Egipto se encargó de que la Primavera Árabe fracasara en muchos países, y podemos ver el coste de su catastrófica intromisión en el Yemen, Libia, Siria y otros lugares. En 2013, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos apoyaron el golpe militar en Egipto que vio al General Abdel Fattah Al-Sisi derrocar al primer Presidente elegido democráticamente del país, el Dr. Mohamed Morsi. Al año siguiente, Riad declaró a los Hermanos Musulmanes como organización terrorista y en 2019 comenzó a arrestar y a acorralar a los que se percibían como activos o partidarios del movimiento.

Teniendo en cuenta que el Reino dio refugio en la década de 1950 a miles de activistas de la Hermandad que se enfrentaban a la cárcel y a la represión en Egipto, Siria y otros lugares de la región, se trata de otro giro de 180 grados de un gobierno árabe que tiene amnesia histórica o una dosis incurable de paranoia.

El enfoque de gran parte de mi trabajo en estos días gira en torno a los errores judiciales y la difícil situación de los presos políticos. Como periodista, y sin duda mucho antes de mi propia detención por los entonces gobernantes talibanes en Afganistán, la justicia bruta siempre ha atraído mi atención. Afortunadamente, mi propia prueba en 2001 fue relativamente breve y fui liberado por razones humanitarias.

Desde entonces, me he visto aún más inmerso en las injusticias judiciales, visitando prisiones administradas por los Estados Unidos, incluida la Bahía de Guantánamo, y otros centros de detención en Europa, Sudáfrica, Asia y el Oriente Medio. También he escuchado los agotadores testimonios de quienes están encerrados junto a su líder Nelson Mandela y he permanecido en la misma celda que fue el hogar del gran hombre durante sus años en Robben Island, frente a la costa de Ciudad del Cabo.

LEER: Los derechos humanos pasan a un segundo plano a medida que se fortalece el eje Cairo-París

Algunas de las historias más estremecedoras son las de los republicanos irlandeses que participaron en las infames huelgas de hambre de 1981, en las que diez hombres se murieron de hambre en un intento de obligar a la Primera Ministra británica Margaret Thatcher a reconocer su condición de prisioneros políticos. Entre los relatos más depravados están los que me han contado recientemente mujeres detenidas que han salido de los oscuros lugares, jaulas y mazmorras administradas por el régimen sirio del Presidente Bashar Al Assad durante la actual guerra civil.

Sin embargo, un lugar especial en el infierno debe seguramente esperar a los responsables del régimen carcelario de Egipto hoy en día, donde no hay ningún respeto por el género, la religión, la justicia o la humanidad. Por "responsables" se entiende a los jueces corruptos que se dejan llevar por el dinero y la influencia; los guardias que garantizan la dureza del régimen carcelario; los ministros de gobierno y los políticos que saben muy bien lo que está sucediendo; y, por supuesto, el propio Al-Sisi, que podría detener la brutalidad en cualquier momento.

Para saber un poco sobre lo que pasa dentro del sistema penitenciario egipcio, lea las palabras del difunto Zaynab Al-Ghazali; sus memorias El regreso del faraón me hicieron llorar. No se guarda nada mientras cuenta lo que el régimen le hizo. Eso fue en 1965 y me informan fehacientemente de que poco ha cambiado en cuanto a fuerza bruta, hambre y tortura.

Muchos de los prisioneros de la Hermandad - hombres y algunas mujeres, de sesenta, setenta y ochenta años - son mantenidos en confinamiento solitario y son forzados a dormir en el suelo. Se les niegan las visitas familiares, los medicamentos esenciales y los alimentos básicos como una cuestión de rutina. Imagínese si sus padres o abuelos fueran tratados de manera tan despreciable.

Presiones contra los Hermanos Musulmanes
- Caricatura [Muba Maza]

Esto no es nada nuevo. En julio de 2007 viajé a Egipto para unirme a otros voluntarios de derechos humanos que vigilaban los juicios militares de los miembros de la Hermandad. El gobierno de El Cairo quería que creyera que estos hombres eran terroristas peligrosos y por eso pasé un tiempo entrevistando a los líderes; descubrí una organización intelectual disciplinada y bien dirigida, con el Islam en el centro.

Hablando con los medios de comunicación egipcios, insté al entonces Presidente, Hosni Mubarak, a abrazar a los Hermanos Musulmanes y "explotar su conocimiento y poder en beneficio del pueblo egipcio". Esa noche, cuando volví a mi habitación de hotel con vistas al Nilo, encontré la puerta abierta de par en par, la cama volcada y mis pertenencias destrozadas tras una visita de la policía.

Sin inmutarme, al día siguiente fui a la sala donde decenas de miembros de la Hermanos Musulmanes estaban siendo juzgados por cargos falsos. Se me prohibió asistir a la audiencia. Llegué a la conclusión de que cuando los hombres poderosos no quieren que los periodistas hagan su trabajo, sabes que hay hechos oscuros.

Los juicios fueron presididos por jueces que claramente tenían una relación muy remota con el concepto de verdad y justicia; un juicio justo no estaba en la agenda. O tal vez sólo eran hombres débiles e insignificantes.

Desde que Al-Sisi lideró el golpe que derrocó al difunto Morsi, el país ha descendido a otra dictadura. ¿Cuándo se darán cuenta los líderes como Sisi de que la opresión del gobierno no es más que un signo de su propia debilidad y fracaso? Por mucho que intente erradicar a los Hermanos Musulmanes, no se puede matar una idea o acabar con un movimiento así.

Para disgusto de lo que se considera un gobierno en los Emiratos Árabes Unidos, el primer ministro británico David Cameron dijo en 2015 que no prohibiría la Hermandad a pesar de la presión de Abu Dhabi para que elaborara un informe que "expondría" el movimiento como una "organización terrorista violenta". Los Emiratos Árabes Unidos fueron acusados de intentar subvertir la democracia occidental en ese momento.

Un poco embarazoso para Cameron, el autor del informe dio a la Hermandad un certificado de buena salud y así permaneció acumulando polvo en un estante durante casi dos años antes de ser publicado a regañadientes después de muchas discusiones internas. Un año después, otro informe del Ministerio de Asuntos Exteriores británico describió a los grupos islámicos como la Hermandad Musulmana como el "mejor cortafuegos" para apoyar la democracia.

No está claro si hubo un costo diplomático o económico, pero me alegro de que el gobierno británico no se doblara ante la presión. Sin embargo, todavía hace negocios con los tiranos responsables de tan graves abusos de los derechos humanos.

Aún más triste es que otros han sido comprados, incluyendo aquellos "eruditos por dinero" de Este a Oeste que felizmente demonizan a la Hermandad a cambio de dinero sucio. Pueden llamarlo patrocinio, gastos o regalos escolares, pero reconozco un soborno cuando lo veo, así que llamémoslo como es.

No lo duden, realmente me dan pena estos miserables académicos que han adoptado una posición pasiva y son incapaces de hablar sin miedo o favor. La capa de un cobarde no es una prenda fácil de llevar. Sin embargo, mi abrumadora simpatía y admiración va a esos miles de prisioneros políticos en las prisiones de Oriente Medio que se aferran tan valientemente a la cuerda de su fe. Que el Todopoderoso los bendiga a todos. Amén.

Sisi: Nuestra prioridad es luchar contra el Islam político y los Hermanos Musulmanes

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEEUUEgiptoEgiptoEmiratos Árabes UnidosIsraelOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisUS

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines