Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los derechos humanos pasan a un segundo plano a medida que se fortalece el eje Cairo-París

El presidente de Francia, Emmanuel Macron (I) recibe al presidente de Egipto, Abdel Fattah Al-Sisi (D) antes de las conversaciones en el Palacio del Elíseo, en París, Francia, el 07 de diciembre de 2020 [Julien Mattia / Agencia Anadolu].

En el sitio web de la presidencia egipcia hay una página dedicada a los premios y medallas que el presidente egipcio Abdel Fattah El-Sisi recibió mucho antes de convertirse en presidente. Sin embargo, la lista de 17 honores excluye el más reciente: la Gran Cruz de la Legión de Honor de Francia, que el presidente francés Emmanuel Macron le otorgó durante la visita de Estado de este último la semana pasada.

Los activistas de derechos humanos y los medios de comunicación franceses se quejaron de que Al-Sisi no merece tal honor, dado el pésimo historial de su gobierno en materia de derechos humanos.

En Italia, el veterano periodista italiano Corrado Augias también protestó devolviendo su propia medalla francesa a la embajada de Francia en Roma, ya que es la misma medalla que fue entregada a Al-Sisi.

Augias acusa al gobierno de Al-Sisi de estar involucrado en el secuestro y asesinato del estudiante-investigador italiano Giulio Regeni, que fue asesinado en El Cairo en 2016. Augias afirmó que Al-Sisi es responsable de "el comportamiento criminal cometido por sus hombres".

Se prohibió a los medios de comunicación franceses asistir a la ceremonia de entrega de premios en el Palacio del Elíseo. Un diplomático francés restó importancia al asunto explicando que la concesión de la Legión de Honor es parte del protocolo de una visita de estado.

Las cuestiones de derechos humanos en Egipto fueron el grito de guerra de diferentes medios de comunicación franceses y organizaciones de derechos humanos durante la visita de El-Sisi a París. Las autoridades egipcias están acusadas de abusos sistemáticos contra activistas y opositores civiles.

Sin embargo, los esfuerzos no lograron impresionar a Macron. Ofreció a su invitado todos los honores de una visita de Estado, incluyendo un desfile de caballería por París.

Como de costumbre, los asuntos de derechos humanos pasaron a un segundo plano en las relaciones bilaterales entre Egipto y Francia. Se priorizaron la defensa, la economía y Libia.

Pero el presidente Macron discutió con su invitado las preocupaciones sobre derechos humanos, en particular el caso del ciudadano con doble nacionalidad palestino-egipcia Ramy Shaath, actualmente encarcelado en Egipto. Shaath, hijo del prominente político palestino Nabil Shaath, está casado con la francesa Celine Lebrun. Fue detenido en julio de 2019, en su casa de El Cairo. Algunos dicen que fue encarcelado por su crítica a la normalización de los lazos con Israel. Es el coordinador local del movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) que hace campaña para boicotear a Israel, dados sus terribles abusos de los derechos humanos contra los palestinos.

Sin embargo, muchos ven la cumbre egipcio-francesa de la semana pasada como otro paso importante para seguir fortaleciendo las relaciones bilaterales en un momento tan crítico en la región mediterránea. Ambos países comparten la preocupación por graves problemas regionales, como el conflicto en Libia y las crecientes actividades de Turquía en el Mediterráneo Oriental.

VIDEO: El derecho al retorno de los palestinos: Resolución 194 de la ONU

Ambos países están involucrados en el conflicto de Libia y ven sus posibles repercusiones regionales si el conflicto sigue sin resolverse. El Cairo y París también perciben con descontento el creciente papel dominante de Turquía en la Libia Occidental. Ambos expresaron su enfado cuando Ankara firmó el año pasado acuerdos de seguridad y marítimos con el Gobierno del Acuerdo Nacional de Trípoli (GNA).

Ankara mantiene tropas militares y combatientes mercenarios sirios en Libia, apoyando al GNA, mientras que tanto El Cairo como París apoyan al rival Ejército Nacional Libio (LNA), dirigido por el general Khalifa Haftar. El LNA también se beneficia de los mercenarios rusos proporcionados por el Grupo Wagner, una empresa privada de seguridad rusa con vínculos con el Kremlin. Sin embargo, tanto Francia como Egipto están más preocupados por la presencia de Turquía en Libia que por la participación de Rusia.

En la controversia marítima del Mediterráneo Oriental, Francia y Egipto acusan a Turquía de violar el derecho internacional y de provocar tensiones con Grecia por la prospección de petróleo y gas en la zona. En enero de este año, Francia incluso envió fragatas de guerra a la zona, aumentando aún más las tensiones entre los archirrivales Grecia y Turquía.

Francia, Grecia y Turquía son miembros de la OTAN, pero eso no impidió que el presidente francés se comprometiera a reforzar el vínculo estratégico con Grecia de cara a la guerra.

A Egipto también le preocupa lo que considera que son las ambiciones expansionistas de Turquía, en particular en Libia. El pasado mes de junio, el presidente Al-Sisi amenazó públicamente con enviar tropas a Libia en apoyo del LNA si Turquía respaldaba las fuerzas del GNA a través de la línea Sirte-Jufra, que actualmente separa el LNA y el GNA en medio de Libia, la región productora de petróleo del país.

Bilateralmente, El Cairo ha sido un gran comprador de armas de la industria de defensa francesa. En 2015, firmó un acuerdo de mil millones de dólares para comprar dos portahelicópteros Mistral de fabricación francesa, el último de los cuales fue entregado en septiembre de 2016. Al mismo tiempo, Egipto también ha pedido cuatro corbetas de 100 metros de largo para mejorar sus capacidades marinas. En el mismo año, en 2015, Egipto también firmó otros 5.200 millones de dólares para comprar 24 aviones de combate Rafaelle y recibió la primera entrega en julio de ese año.

LEER: El Consejo de Seguridad de la ONU confirma a los nuevos enviados de la ONU para mediar en Libia y Oriente Medio

Frente a una amenaza yihadista cada vez más mortífera en la península del Sinaí y a la inestabilidad en sus fronteras occidentales con Libia, Egipto ha estado aumentando su capacidad militar desde que el presidente Al-Sisi llegó al poder en 2014.

El presidente Macron también está buscando la ayuda de Egipto contra lo que él llamó "separatismo islamista" en Francia. El Cairo es el hogar de la institución más importante del Islam sunita, Al-Azhar. Su gran imán, Ahmed Al-Tayyeb, criticó las declaraciones de Macron sobre el "separatismo islamista" el mes pasado, lo que llevó al ministro de relaciones exteriores francés a reunirse con él en El Cairo para expresar el "profundo respeto" que Francia tiene por el Islam.

Con todo eso en mente, los temas de derechos humanos pasaron a un segundo plano durante la visita del presidente El-Sisi a Francia.

En una conferencia de prensa conjunta con su invitado, el Presidente Macron fue muy claro al respecto, afirmando: "No condicionaré los asuntos de defensa y cooperación económica a estos desacuerdos [sobre derechos humanos]".

Francia tiene una larga historia de calentar, e incluso ayudar, a los hombres fuertes de África y Oriente Medio, a pesar de las protestas de los grupos internacionales de derechos humanos. Francia es tan hipócrita como cualquier otra antigua potencia colonial.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEgiptoFranciaOriente MedioSmall Slides

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines