Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Descubre Baalbek en el Líbano

Ciudad conocida por albergar el mayor complejo arquitectónico del Imperio Romano.

Se podría suponer que el mayor templo romano jamás construido estaría en Roma, pero no es así, de hecho, es Oriente Medio el lugar donde se encuentra el mayor complejo de templos romanos del mundo.

Situado en la cima de una colina con vistas al actual Valle de la Beqaa del Líbano, Baalbek es uno de los sitios de peregrinación más importantes de la antigüedad y un destino importante para miles de peregrinos que acudían en masa a venerar a las tres deidades romanas Baco, Júpiter y Venus.

Nombrada en honor al dios fenicio Baal, la antigua ciudad fenicia de Baalbek fue habitada por primera vez ya en el 9.000 A.C.

Después de la conquista de Alejandro Magno en el año 332 A.C, la ciudad se conoció como Heliópolis (Ciudad del Sol) y recibió ese nombre durante todo el período grecorromano. Los romanos, que anexaron Baalbek al Imperio Romano durante sus guerras orientales y más tarde establecieron colonias en la región, equipararon a Baal con su propio dios Júpiter Heliopolitano, para el que construyeron el primer templo en el año 1 a.C.

Las ruinas del primer templo fenicio permanecen hoy en día bajo el templo romano de Júpiter, que ha perdurado como el edificio religioso más grande y espléndido de la historia del Imperio Romano desde su finalización alrededor del año 60 d.C. Los romanos construyeron más tarde el ornamentado Templo de Baco y un Templo de Venus más pequeño en las afueras.

las columnas del Templo de Baco en la acrópolis romana de la histórica ciudad de Baalbeck en el valle de la Bekaa el 23 de julio de 2008 [HASSAN AMMAR/AFP vía Getty Images]

La colosal estructura, que cuenta con las columnas de piedra más altas del mundo, fue construida durante un período de más de dos siglos y se convirtió en uno de los santuarios más famosos del Imperio Romano.

Con el surgimiento del cristianismo, el lugar se convirtió en cristiano y se evitó el abandono y la destrucción. Sin embargo, el altar de Júpiter fue derribado por Teodosio I, que utilizó las piedras para construir una basílica cristiana, los templos sirvieron como lugares de culto cristiano hasta que los musulmanes gobernaron la región.

Los musulmanes rebautizaron la zona como Al-Qalaa (la fortaleza) después de derrotar a las fuerzas bizantinas en la batalla de Yarmouk y construyeron una mezquita en medio de los antiguos templos romanos que habían fortificado. El sitio quedó finalmente bajo el dominio otomano, habiendo sobrevivido a más incursiones bizantinas, a los mongoles y a numerosas campañas militares.

La mayoría de las ruinas fueron restauradas durante gran parte del siglo XX por arqueólogos europeos y libaneses, y en 1984 Baalbek fue incluido en la lista de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Hoy en día, el sitio es un tesoro nacional libanés y un espectacular telón de fondo para el Festival Internacional de Baalbek, que acoge cada año cautivadoras actuaciones de artistas de todo el mundo.

Un viaje al Líbano estaría incompleto sin una visita a Baalbek para maravillarse con la magnitud, la grandeza y la tremenda historia del antiguo yacimiento.

 

Descubre la Mezquita de Kobe en Japón

Categorías
Destinos: Descubriendo Oriente MedioLíbanoOriente MedioVideos y Fotos Historias

Jehan Alfarra es una escritora palestina y periodista multimedia que cubre asuntos de Oriente Medio y se especializa en noticias políticas y asuntos sociales palestinos. También es autora colaboradora del libro "Gaza Writes Back".

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines