Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Dejando atrás el apartheid: un estado no es la justicia ideal, pero es justo y posible

Un hombre palestino mira hacia el asentamiento israelí de Shavei Shomron construido junto a la aldea palestina de Naqoura, al oeste de Naplusa en la Ribera Occidental ocupada, el 23 de noviembre de 2020. [JAAFAR ASHTIYEH/AFP vía Getty Images]

Una vez más, los principales diplomáticos europeos expresaron su "profunda preocupación" por la actual expansión de los asentamientos ilegales de Israel, evocando de nuevo la máxima de que las acciones israelíes "amenazan la viabilidad de la solución de los dos Estados".

Esta posición fue comunicada por el Jefe de Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell, el 19 de noviembre, durante una videoconferencia con el Ministro de Asuntos Exteriores de la Autoridad Palestina, Riyad al-Maliki.

Todos los asentamientos israelíes son ilegales según el derecho internacional y deben ser rechazados de palabra y de obra, independientemente de que supongan o no una amenaza para la difunta solución de los dos Estados.

Aparte del hecho de que la "profunda preocupación" de Europa casi nunca va seguida de ninguna acción sustantiva, articular una postura jurídica y moral en el contexto de soluciones imaginarias carece especialmente de sentido.

La cuestión, pues, es: "¿Por qué Occidente sigue utilizando la solución de los dos Estados como su parámetro político para la resolución de la ocupación israelí de Palestina y, al mismo tiempo, no adopta ninguna medida significativa para garantizar su aplicación?".

La respuesta radica, en parte, en el hecho de que la solución de dos Estados nunca fue concebida para su aplicación, para empezar. Al igual que el "proceso de paz" y otras pretensiones, tenía por objeto promover, entre los palestinos y los árabes, la idea de que hay un objetivo por el que vale la pena esforzarse, a pesar de que es inalcanzable.

LEER: Miles de personas participarán en la semana de acción por Palestina

Sin embargo, incluso ese objetivo estaba, en sí mismo, condicionado a una serie de exigencias que no eran realistas al principio. Históricamente, los palestinos han tenido que renunciar a la violencia (su resistencia armada a la ocupación militar de Israel), consentir varias resoluciones de la ONU (incluso si Israel sigue rechazando esas resoluciones), aceptar el "derecho" de Israel a existir como un Estado judío, etc. Ese Estado palestino que aún no se ha establecido también está destinado a ser desmilitarizado, dividido entre la Ribera Occidental y Gaza, pero excluyendo la mayor parte de la Jerusalén Oriental ocupada.

Sin embargo, aunque se advirtió que la posibilidad de una solución de dos Estados se está desintegrando, pocos se molestaron en tratar de comprender la realidad desde una perspectiva palestina. Hartos de las ilusiones de su propio liderazgo fallido, según una encuesta reciente, dos tercios de los palestinos están ahora de acuerdo en que no es posible una solución de dos Estados.

Más asentamientos israelíes en Palestina - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Incluso la afirmación de que es necesaria una solución de dos estados, al menos como precursor de una solución permanente de un estado, es absurda. Este argumento pone aún más obstáculos a la búsqueda de libertad y derechos de los palestinos. Si la solución de dos Estados fuera alguna vez factible, se habría logrado cuando todas las partes, al menos públicamente, la defendieran. Ahora, los estadounidenses ya no están comprometidos con ella y los israelíes han pasado a territorios totalmente nuevos, tramando la anexión ilegal y la ocupación permanente de Palestina.

La verdad innegable es que millones de árabes palestinos (musulmanes y cristianos) y judíos israelíes viven entre el río Jordán y el mar. Ya están caminando sobre la misma tierra y bebiendo la misma agua, pero no como iguales. Mientras que los judíos israelíes representan a los privilegiados, los palestinos están oprimidos, enjaulados detrás de los muros y tratados como inferiores. Para mantener el privilegio judío israelí tanto tiempo como sea posible, Israel utiliza la violencia, emplea leyes discriminatorias y, como el profesor Ilan Pappe lo llama, "genocidio incremental" contra los palestinos.

La solución de un solo Estado tiene como objetivo desafiar el privilegio judío israelí, sustituyendo el actual régimen racista y de apartheid por un sistema político democrático, equitativo y representativo que garantice los derechos de todos los pueblos y todas las creencias, como en cualquier otro gobierno democrático en cualquier parte del mundo.

Para que eso ocurra, no se requieren atajos ni más ilusiones sobre dos estados.

Durante muchos años, hemos vinculado nuestra lucha por la libertad de Palestina con el concepto de justicia, como en "sin justicia no hay paz", "justicia para Palestina", etc. Por lo tanto, es apropiado hacer la pregunta, ¿es la solución de un solo estado una solución justa?

LEER: Los israelíes no necesitan visados para Sudáfrica, pero los palestinos sí; ¿por qué el doble criterio?

La justicia perfecta no es alcanzable porque la historia no puede ser borrada. No se puede lograr una solución verdaderamente justa cuando generaciones de palestinos ya han muerto como refugiados sin su libertad o sin volver nunca a sus hogares. Sin embargo, permitir que la injusticia se perpetúe porque no se puede obtener la justicia ideal también es injusto.

Durante años, muchos de nosotros hemos defendido un estado único como el resultado más natural de circunstancias históricas terriblemente injustas. Sin embargo, yo -y sé de otros intelectuales palestinos también- me he abstenido de hacer de eso una causa célebre, simplemente porque creo que cualquier iniciativa relativa al futuro del pueblo palestino debe ser defendida por el propio pueblo palestino. Esto es necesario para prevenir el tipo de camarilla y, como Antonio Gramsci lo llamó, el intelectualismo, que causó Oslo y todos sus males.

Ahora que la opinión pública en Palestina está cambiando, principalmente en contra de la solución de dos estados, pero también, aunque gradualmente, a favor de un estado único, uno puede tomar públicamente esta posición también. Debemos apoyar el Estado único democrático porque los palestinos en la propia Palestina defienden cada vez más esta demanda legítima y natural. Creo que es sólo una cuestión de tiempo antes de que la igualdad de derechos dentro del paradigma de un solo estado se convierta en la causa común de todos los palestinos.

Abogar por "soluciones" muertas, como lo hacen la Autoridad Palestina, la UE y otros, es una pérdida de tiempo y esfuerzo preciosos. Toda la atención debe centrarse ahora en ayudar a los palestinos a obtener sus derechos, incluido el Derecho al Retorno de los refugiados palestinos y hacer responsable a Israel moral, política y legalmente por no respetar el derecho internacional.

Vivir como iguales en un Estado que derriba todos los muros, pone fin a todos los asedios y rompe todas las barreras es uno de estos derechos fundamentales que no debería estar sujeto a negociaciones.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines