Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El futuro gobierno demócrata del Imperio y sus proyecciones para Oriente Medio

El presidente electo Joe Biden se dirige a la nación desde el Chase Center el 7 de noviembre de 2020 en Wilmington, Delaware [Tasos Katopodis/Getty Images]

Desde el momento en que se proclamó la victoria de Biden en Pensilvania, que culminó con la mayoría absoluta de los votos de los delegados en el colegio electoral, el planeta respira, en cierto modo, aliviado. No se trata de alegría por la "victoria del Partido Demócrata", sino de saber necesariamente que el polo irradiante de la extrema derecha - con Donald Trump al frente del Poder Ejecutivo de la Superpotencia- se está agotando. Por mucho que no se haya pronunciado a favor de la anexión formal de Cisjordania, propuesta explícita del oponente derrotado en las urnas estadunidenses, el senador (a menudo reelegido) por Delaware nunca fue un aliado de los árabes, ni mucho menos. La trayectoria del presidente electo del Imperio no es para nada alentadora en los temas de Medio Oriente y Palestina, así como el período de Obama no fue bueno, aunque un poco "menos malo" que las provocaciones permanentes generadas por Trump desde sus primeros años. En su primer viaje a la región, causó destrozos en su ida a Israel, como antes, lo hizo igual en Arabia Saudí.

En general, cada candidato presidencial aparece con reverencia en la convención del lobby israelí. Esta vez, el Presidente electo Joe Biden no podría comparecer en la conferencia anual de gran alcance AIPAC (Comité de Relaciones Públicas de Israel-Americana), pero dejó un video publicado en el Twitter de ese grupo de presión. En su discurso, se compromete a luchar contra el BDS ( la campaña de Boicot, Desinversión, Sanciones contra el Estado de Apartheid de Israel, ver bdsmovement.net ) y clasificar las críticas contra Israel como antisemitismo. Por ello, el exvicepresidente Obama repite que "combatiremos el antisemitismo que viene de derecha, centro e izquierda" . Ahora bien, la falsa acusación de “antisemitismo de la izquierda” es precisamente la campaña de BDS y la correcta caracterización de Israel como Estado colonial. Biden también dijo que su primera misión oficial en el extranjero como un senador fue a Israel y , con orgullo , se sentó junto a Yitzhac Rabin , incluso como asesor de la ex primera ministra de Trabajo Golda Meir.

Al mismo tiempo, aparentemente, Biden se opone al plan de Anexión, por lo que no retomará el notorio "Acuerdo del Siglo". También manifestó que considera muy peligrosa la escalada de construcción de asentamientos, lo que puede indicar algún tipo de freno o congelamiento en estas obras. Esto puede suceder si Estados Unidos aplica sus leyes a las inversiones extranjeras con capitales provenientes de su territorio o de empresas que serían forzadas por cumplir con el conjunto de medidas legales del Departamento de Justicia. La posibilidad de realizar estas medidas es muy baja.

Otro tema delicado es la relación con Teherán. El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, dijo que creía que la política exterior de Estados Unidos bajo Joe Biden sería similar a la observada bajo el presidente Barack Obama, especialmente con respecto a Irán y el cambio climático.

LEER: Joe Biden continuará el status quo pro-Israel

Específicamente en cuanto al bloqueo económico contra el Estado persa, creo que puede haber alguna señalización de puntos a negociar para aliviar la tensión, pero siempre tratando de subordinar a Irán a las determinaciones de poder de Centcom (el Comando Central de Estados Unidos , cuya 5ª flota se ubica en la base de Manama, Bahréin).

Por la lógica de la representatividad, habría una mejor expectativa con la ex Fiscal General de California . Como se comentó en este portal, la vicepresidenta Kamala Harris declaró que su administración retomará principios de multilateralismo y reducción del espacio de poderes regionales, comenzando por Arabia Saudita. Si tenemos en cuenta las prácticas de la administración Obama, esa administración ha seguido tratando de intervenir y aumentar la escalada de conflictos en Libia y Siria. Al mismo tiempo, abrió alguna posibilidad de diálogo contenido con Irán y presión contra los intentos de extensas maniobras y agresiones coloniales israelíes.

Otra indicación del tipo de política que se lleva a cabo por el gobierno Biden es el nombre de su probable secretaria de Estado (equivalente al puesto de ministra de relaciones exteriores o canciller), Susan Rice. La historia de esta diplomática de origen afroamericana y extracción de clase alta es bien conocida en temas relacionados con Oriente Medio. Tanto en la administración Clinton como en los cargos que ocupó en la administración Obama (embajadora de Estados Unidos ante la ONU, primer mandato; en el segundo como asesora de seguridad nacional) se siguieron posiciones intervencionistas en la región. Rice hizo todo lo posible para eliminar a Assad en Siria y se unió a la aventura de cambio de régimen en Libia, incluido el absurdo del “bombardeo humanitario”. Mientras contemplaba las prácticas dictatoriales de Damasco y Gaddafi , desvió su mirada hacia el reclutamiento masivo de operadores salafistas.

El gesto de “real politique” o “pura hipocresía realista” se produjo en la participación directa de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos , tanto en Siria como en la coalición que ejerce la supremacía aérea y comete actos de daño a la humanidad en la Guerra Civil de Yemen. Considerando el volumen de actividades de Rice, la diplomática solo no engendró en la Secretaria de Estado en el segundo mandato de Obama, porque los senadores republicanos la tomarón como uno de los objetivos de rendición de cuentas por el ataque al centro de espionaje de la CIA y de representación diplomática de EE.UU. en Bengazi , Libia, en 11 de septiembre de 2012.

Sin embargo, es muy importante no confundir los escenarios. Trump es una consecuencia del entorno doméstico de EE. UU., al igual que su relación en todo el mundo, que enfatiza el discurso que emana de espacios como el CPAC y otras manipulaciones al estilo de Steve Bannon. La relación con Israel puede cambiar ligeramente, pero la naturaleza de un aliado estratégico no puede. El grupo de líderes israelíes que ocupan puestos formales en el Estado colonial, así como importantes grupos de presión sionistas en Estados Unidos (todos, sin excepción), felicitaron al nuevo presidente, a pesar de la negativa de Trump a reconocer su derrota.

LEER: El regreso a la política de dos Estados es tan dañino para los palestinos como el 'acuerdo del siglo'

Podemos argumentar que cualquier cosa que pueda prevenir, al menos temporalmente, el colonialismo salvaje y la institucionalización del Apartheid en Israel, como la declaración del Estado judío (que Biden corrobora) y el intento de anexión fáctica (con la que el demócrata electo se dijo contrario) puede ayudar. Aún así, nos vemos obligados a recordar los ataques genocidas de Israel contra Gaza en 2012 y 2014, los cuales ocurrieron durante el segundo mandato de Obama.

No podemos engañarnos a nosotros mismos. El punto central de los que siguen y apoyan a la nación árabe, la Liberación de Palestina y la autodeterminación de los pueblos desde la diáspora es poner estos temas en debate, siempre desde un punto de vista humanitario y antiimperialista. Para ello, debemos luchar para que esta agenda se convierta en un tema central de las sociedades civiles con una gran presencia étnico-cultural de una población descendiente de Oriente Medio. Además de analizar los péndulos del Imperio, nuestra tarea más importante es organizar la solidaridad internacional y nuestras comunidades.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaRegiónUS

Bruno Beaklini (Bruno Lima Rocha Beaklini), activista socialista libertario de origen árabe-brasileño, politólogo y profesor de relaciones internacionales y periodismo. Escribe semanalmente para MEMO y sus textos se publican regularmente en portales como IHU, GGN, Brasil de Fato, Repórter Popular, Semana On, El Coyote, Blog de Canhota, Brasil de Fato, Forum, Outras Palavrasa, Brasil Debate y artículos especiales en Carta Maior. Tiene una presencia frecuente en las radios latinoamericanas y de habla hispana, además de participar en entrevistas para la TV hispana, Press TV, RT y Radio Sputnik. Editor de los canales del portal Estratégia & Análise.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines