Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Joe Biden continuará el status quo pro-Israel

Los partidarios de Joe Biden se reúnen en Florida, EE.UU el 15 de octubre de 2020 [Agencia Eva Marie Uzcategui Trinkl/Anadolu]

Aunque aún no se han anunciado oficialmente los resultados completos de las elecciones presidenciales de EE.UU, todo indica que Joe Biden ha ganado el colegio electoral de forma bastante decisiva, y será el próximo presidente.

El candidato de los demócratas está 5,3 millones de votos por delante de Donald Trump en el recuento del voto popular.

Que la votación esté tardando tanto se debe sólo en parte al aumento de votos por correo este año, debido a la pandemia de coronavirus. También se debe a problemas a largo plazo con el sistema de votación de los EE.UU.

Como el periodista Glenn Greenwald explicó recientemente: "El país más rico y poderoso de la tierra - ya sea por ineptitud, elección o alguna combinación de ambas - no tiene la capacidad de realizar la simple tarea de contar los votos de una manera mínimamente eficiente o que inspire confianza. Como resultado, la credibilidad del proceso de votación se ve gravemente afectada, y cualquier autoridad residual que los EE.UU afirmen para "extender" la democracia a los afortunados receptores de su benevolencia en todo el mundo está cerca de ser eliminada".

Pero para todos los lloriqueos de Trump sobre supuestamente haber sido engañados, es prácticamente imposible que todos esos millones de votos puedan ser deshechos en un recuento.

LEER:  Biden may retract close US-Saudi ties under Trump

Dicho esto, las encuestas se han equivocado una vez más.

La "ola azul" no resultó. La predicción de una avalancha demócrata se evaporó en el aire, el partido no pudo tomar el control del Senado y perdió escaños en la Cámara.

Lo que es más, a pesar de su racismo, Trump parece haber aumentado su cuota de votos entre los votantes afroamericanos, hispanos y asiáticos.

Todo esto es un síntoma de lo débil que era el candidato Joe Biden.

El presidente electo Joe Biden se dirige a la nación desde el Chase Center el 7 de noviembre de 2020 en Wilmington, Delaware [Tasos Katopodis/Getty Images]

No ofreció a las masas de los Estados Unidos absolutamente nada. No hay atención médica para todos, no hay apoyo a las clases trabajadoras durante esta pandemia, no hay una acción significativa en la emergencia climática y no hay fin a las guerras y ocupaciones en el extranjero de los EE.UU.

De hecho, durante la campaña electoral del año pasado, Biden dijo abiertamente que si ganaba la presidencia: "El nivel de vida de nadie cambiará, nada cambiaría fundamentalmente".

No es sorprendente, entonces, que en la cuestión de Palestina y los israelíes, Biden no ofrece nada más que la continuación del destructivo, violento y racista status quo.

LEER: White House theatrics are no laughing matter for the Palestinians

Este fue el hombre que una vez le dijo al Congreso que Israel era un aliado tan confiable para el imperialismo de EE.UU, que si el país no existiera: "Los Estados Unidos de América tendrían que inventar un Israel para proteger nuestros intereses en la región."

En una entrevista de 2007, expresó: "Cuando era un joven senador, decía: 'Si fuera judío, sería sionista'. Soy sionista, no tienes que ser judío para ser sionista".

Biden, como vicepresidente de Obama, ayudó a asegurar el mayor regalo de ayuda militar de los EE.UU a Israel - un impresionante acuerdo de 38 mil millones de dólares en 2016, en el curso de la década siguiente.

Ese acuerdo llegará a su fin en 2026, pero Israel y su grupo de presión ya están trabajando duro para llegar a un acuerdo sobre otro paquete de ayuda a largo plazo.

A pesar de ser un cálido amigo del racista y antisemita presidente Donald Trump, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu se comunicó por Twitter el fin de semana pasado para felicitar a Joe Biden y a su compañera de campaña Kamala Harris.

Netanyahu se refirió a la "larga y cálida relación personal" que él y Biden han tenido por casi cuatro décadas. "Espero con interés trabajar con ambos para fortalecer aún más la alianza especial entre los EE.UU e Israel", escribió.

Según el Jerusalem Post: "Israel planea llegar a la administración del presidente electo de EE.UU Joe Biden en los próximos meses para comenzar a discutir la formulación de un nuevo plan de ayuda militar a largo plazo."

LEER: Trump may be absent, but his crimes remain

" Queremos hablar de un nuevo programa", dijo un alto funcionario israelí al periódico. "El nuevo plan deberá tener en cuenta las cambiantes amenazas y desafíos que enfrentamos en Oriente Medio."

Parece que el próximo chantaje israelí a los contribuyentes de EE.UU está por llegar.

El comodín, por supuesto, es la posibilidad de que Trump pueda todavía intentar algún tipo de golpe electoral e intentar quedarse en la Casa Blanca. Después de todo, todavía no ha admitido su pérdida y dice que tiene la intención de luchar contra el resultado de las elecciones en los tribunales.

Pero incluso si se las arreglara para mantenerse de alguna manera, contra todo pronóstico, sin un gran cambio popular, nada cambiaría fundamentalmente en las políticas pro-israelíes de los EEUU.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisVideos y Fotos Historias
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines