Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Días difíciles esperan a los ciudadanos saudíes

Un hombre llena su tanque en una gasolinera de la capital saudí, Riad, el 11 de mayo de 2020 [RANIA SANJAR/AFP/Getty Images]

La deflación, el aumento del desempleo, la creciente tasa de pobreza, el creciente déficit del presupuesto público, la importante disminución de los ingresos generales, las reservas de divisas y las reservas públicas, el estancamiento de los mercados, la parálisis de actividades vitales, la huida de trabajadores expatriados, la fuerte disminución de los beneficios de los bancos y las grandes empresas, los salarios que se pagan con retraso, son algunos de los indicadores más importantes de la situación de la economía saudí en los últimos tiempos.

Estos factores también confirman que lo peor puede venir para el reino y que una crisis financiera y económica es inminente. Esta crisis afectará directamente a las condiciones de vida de los ciudadanos que pueden encontrarse ante una difícil realidad.

Algunas de las adversidades más críticas de Arabia Saudita son el aumento del costo de vida y la subida de los precios de los productos básicos, como la gasolina y el diesel, en un país que es el mayor productor de petróleo del mundo. Además, el precio del agua, la electricidad, el transporte público y las facturas telefónicas se han incrementado, a la vez que han subido los impuestos, especialmente el IVA. Tal vez se impongan nuevos impuestos antes desconocidos en el reino, como el impuesto sobre la renta, así como otras medidas de austeridad.

Es posible que Arabia Saudí tenga que adoptar otras medidas, incluida la aceleración de la política de privatización por parte del gobierno, como la venta de empresas e instalaciones vitales al sector privado y a inversores extranjeros, especialmente en el ámbito de la sanidad y la educación, incluyendo escuelas, hospitales y farmacias.

LEER: Los EAU e Israel tienen un programa de normalización para lavar el cerebro de palestinos y árabes

Es posible que también tenga que vender todos los molinos harineros, las empresas de desalinización, de producción de electricidad y 27 aeropuertos, al tiempo que reduce el gasto, acelera el ritmo de los préstamos externos e internos y, por lo tanto, aumenta la deuda pública, al tiempo que sigue retirando de las reservas de efectivo depositadas en el extranjero. Arabia Saudita también puede aplazar la ejecución de muchos proyectos de inversión importantes que ayuden a la economía, creen nuevos puestos de trabajo y aumenten la tasa de crecimiento económico.

Los últimos indicadores publicados el miércoles por el reino señalan un aumento de la tasa de desempleo entre los sauditas, ya que la tasa aumentó durante el segundo trimestre de este año hasta el 15,4%, en comparación con el 11,8% del primer trimestre del año.

Cabe señalar que el aumento de la tasa de desempleo se produjo a pesar de que alrededor de 2,5 millones de trabajadores expatriados abandonaron el reino desde 2017, y se prevé que 1,2 millones de trabajadores expatriados abandonarán el reino durante el año en curso, debido al brote del coronavirus. Las principales empresas también han dejado de pagar los salarios, mientras que las empresas del sector privado los están reduciendo, mientras continúan aplicando la política de Saudización de sustituir los trabajadores extranjeros por trabajadores nacionales, así como la centralización de muchos sectores económicos.

Este crecimiento de las tasas de desempleo se está produciendo en Arabia Saudita, uno de los países árabes más ricos y el mayor productor de petróleo del mundo. Puede perturbar los cálculos del dirigente, que había planeado reducir la tasa de desempleo entre los sauditas a sólo el 7%, según la Visión Saudita 2030, y a alrededor del 10,6% para el año 2020, según las expectativas del Ministerio de Economía.

Este aumento también significa que las políticas económicas sauditas han fracasado, ya que no ofrecían nuevas oportunidades de empleo a los recién graduados, a pesar de la riqueza del reino en el extranjero, que asciende a unos 500.000 millones de dólares. El gobierno ni siquiera ha logrado mantener las oportunidades de trabajo existentes.

El segundo indicador que revela el estancamiento de la economía saudita y su situación financiera es la deflación de la economía en un 7% en el segundo trimestre de este año. El sector no petrolero fue el más afectado, ya que se redujo en un 8,2%, mientras que el sector petrolero disminuyó en un 5,3%.

Esta fuerte deflación fue precedida por una disminución del valor de las exportaciones de petróleo, que se redujo en un 46,4% en julio pasado. Estos ingresos representan el mayor porcentaje de los ingresos del presupuesto saudita. El superávit de la balanza comercial exterior (petrolera y no petrolera) también se redujo en un 65,1%, desde principios de año hasta julio de 2020.

LEER: Sudíes entre la ignorancia, el engaño y la hipocresía

En cuanto al tercer indicador, el Ministerio de Finanzas saudí predijo el miércoles que su déficit presupuestario para el año en curso se situará en torno a los 298.000 millones de riyales (79.500 millones de dólares), y que la deuda pública aumentará hasta los 854.000 millones de riyales (227.700 millones de dólares), mientras que podría alcanzar los 941.000 millones de riyales (250.900 millones de dólares) en 2021.

En cuanto a otros indicadores de la posición financiera, las reservas de divisas se redujeron, perdiendo 105.000 millones de riyals (28.000 millones de dólares) en agosto pasado, llegando a 1,83 billones de riyals (488.000 millones de dólares). La brusquedad del colapso se debió a la continua disminución de los precios del petróleo y a las graves repercusiones de la pandemia del coronavirus en la economía.

La reserva general del reino se redujo en un 15% en agosto pasado, alcanzando los 422.000 millones de riyals (112.500 millones de dólares), mientras que la reserva general ha disminuido en un 56% desde finales de 2015.

Los beneficios de los bancos saudíes disminuyeron durante el primer semestre de este año, en un 40,9%, alcanzando los 13.150 millones de riyales (3.510 millones de dólares).

Con la continua caída de los precios del petróleo, el brote de la pandemia del coronavirus y el cese de actividades como Hajj y Umrah, es probable que las crisis económicas sauditas proliferen. Esto afectará a las finanzas públicas, a los ciudadanos, al mercado laboral, a los trabajadores extranjeros y a las ayudas y subvenciones que el gobierno del reino proporciona a una serie de países y organizaciones.

Traducido de Al-Araby Al-Jadeed, 1 de octubre de 2020

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de Opinión

Mostafa Abdelsalam es colaborador de The New Khalij.

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines