Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los EAU e Israel tienen un programa de normalización para lavar el cerebro de palestinos y árabes

El ministro de Relaciones Exteriores de Bahrein Abdullatif bin Rashid Al Zayani, el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu, el presidente de los Estados Unidos Donald Trump y el ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos Abdullah bin Zayed bin Sultan Al Nahyan participan en la ceremonia de firma de los Acuerdos de Abraham en el jardín sur de la Casa Blanca el 15 de septiembre de 2020 en Washington, DC. [Alex Wong/Getty Images]

En los albores de la era de la normalización política entre los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein e Israel, los círculos mediáticos y los periodistas palestinos han advertido contra el popular Nas Daily, que millones de personas ven en Facebook y otros medios sociales. Han exigido que los suscriptores boicoteen el programa, y lo acusan de normalizarse con Israel bajo los auspicios de los Emiratos Árabes Unidos.

La agenda de normalización tiene como objetivo formar a los creadores de contenidos árabes, a través de la Academia Nas, que incluye a israelíes entre el personal dirigido por Jonathan Bellick. La academia está financiada por la New Academy, que fue establecida hace dos meses por el gobernante de Dubai y vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos, Mohammed Bin Rashid. Esto demuestra la complicidad de los Emiratos Árabes Unidos en los esfuerzos para apoyar a Israel y su ocupación, transformarla en una entidad integrada en la región y liquidar la causa palestina.

El programa está dirigido por Nuseir Yassin, un joven palestino cuya familia abandonó el país durante la Nakba de 1948. Yassin ha sido acusado por el Comité Nacional del movimiento palestino de boicot, desinversión y sanciones (BDS) de “promover una normalización suave, camuflando el verdadero contexto de la ocupación y su naturaleza, que está inmersa en una cultura de criminalidad y limpieza étnica; sirviendo así a los esfuerzos de Israel para imponer su presencia como entidad natural en la región, extendiendo puentes de normalización formal e informal a través de los medios de comunicación e influyendo en la opinión pública”.

El peligro de esta campaña de normalización reside en el deseo de sus patrocinadores de comercializar la imagen estereotipada y benigna de Israel, que en realidad está muy lejos de la realidad del Estado ocupante. Lo hace promoviendo videos que carecen de contenido y contexto político. Se ignoran los derechos legítimos de los palestinos y se considera un conflicto asimétrico y no entre un ocupante y un ocupado.

LEER: La AP da instrucciones “estrictas” a los partidarios de Dahlan en Cisjordania

Muchos creadores de contenidos palestinos y árabes (tanto formadores como aprendices) han adoptado una postura moral contra la normalización y se han retirado del programa. Han expuesto la agenda en curso a través de sus propias páginas de medios sociales, que tienen decenas de miles de seguidores.

Al hacerlo, y al exponer el peligro de la normalización cultural y de los medios de comunicación, han sido blanco de la Academia Nas, que ha difamado a todos los que se retiraron del programa como “fracasados”.

La academia patrocinada por los Emiratos Árabes Unidos trata de atraer a jóvenes creadores de contenidos de Palestina y el mundo árabe, que se formarán bajo un supervisor israelí con otros israelíes en su plantilla. El objetivo es borrar la narrativa histórica sobre Israel promoviendo su estilo de vida y el uso de tecnologías de alto nivel, al tiempo que se pasa por alto su historia de hostilidad hacia el pueblo palestino.

En sus esfuerzos por presentar la cuestión palestino-israelí como un conflicto entre partes iguales, el Nas Daily incluso responsabiliza a los palestinos de avivar el conflicto porque rechazaron el supuesto tratado de paz patrocinado por los Estados Unidos. Este mensaje está llegando a mucha gente, porque los algoritmos de los medios sociales apoyan a los creadores de contenido que publican regularmente en sus plataformas, especialmente a los jóvenes, que las empresas digitales consideran como inversiones a largo plazo.

Las habilidades obvias de Yassin significan que su contenido es escaso con efectos visuales atractivos e innovación técnica. El contenido es interesante y atractivo para los jóvenes, con un enfoque en los viajes, el encuentro con nuevas personas y el descubrimiento de otras culturas. Es honesto y serio cuando habla de la gente de todo el mundo, pero cuando se trata de su propio pueblo en la Palestina ocupada, es demasiado simplista: “Algunos palestinos se fueron, algunos fueron asesinados, otros permanecieron en sus tierras, pero siguen siendo mi pueblo”.

Es engañoso en la forma en que envenena las mentes y los corazones para alterar la conciencia sobre el conflicto. Por ejemplo, sólo se refiere a la entidad sionista como un destino moderno, turístico y democrático, mientras intenta convencer a sus espectadores de la importancia de la paz con Israel.

En lo que respecta a su producción, ninguno de los miembros del equipo del Nas Daily ha visitado nunca un campo de refugiados para mostrar al mundo cómo es la vida de millones de palestinos; o ha captado en cámara el sufrimiento de las familias palestinas desplazadas mientras ven cómo los colonos israelíes les roban su casa. Tampoco han tratado de entrevistar a las mujeres palestinas encarceladas por Israel, y nunca lo harán, porque eso destruiría la ilusión que se les paga para crear.

Intenté contactar con algunos de los creadores de contenidos árabes mencionados. Uno accedió a hablar con la condición de mantener el anonimato: “Me uní a la Academia Nas pero me retiré cuando el movimiento de BDS se acercó a mí. Le dije a BDS que los participantes tienen derecho a defender la causa palestina contra la ocupación israelí, lejos de todos los intentos de lavado de cerebro o esfuerzos por controlar el mensaje promovido por los creadores de contenidos en los medios sociales”.

Algunas fuentes de los medios palestinos me han dicho que la dirección de Nas Daily presiona a estos creadores de contenidos para que vuelvan a la academia amenazándolos y ofreciendo incentivos alternativamente.

LEER: Delegación de Fatah llega a Egipto para reconciliar y mantener conversaciones electorales con Hamas

En un momento en que los regímenes árabes y del Golfo, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Arabia Saudita en particular, se apresuran a concluir acuerdos de normalización con la ocupación israelí, Nuseir Yassin intenta infiltrarse en las mentes de las masas árabes que creen que su libertad, su progreso y su lucha por la justicia están ligados a la libertad del pueblo palestino y al retorno de los refugiados a su patria.

Nas Daily suele retratar asuntos públicos y personales, tratando de evitar asuntos políticos espinosos. Muestra las ciudades palestinas ocupadas sin ilustrar ningún aspecto político de la situación o revelar la agonía del pueblo palestino. A su manera vaga y engreída, simplemente promueve la normalización, aunque de manera inteligente.

La dirección sabe que provocar una ola de críticas probablemente aumentará el número de espectadores en Facebook. También señala que Israel está inyectando importantes cantidades de dinero en engañosas campañas de normalización, pero lo hace con la intención de retratar a Israel como un país desarrollado que podría ayudar a sus vecinos árabes. Como dije antes, esto está lejos de la realidad de sus viles crímenes contra sus vecinos palestinos que el mundo realmente debería asociar con un régimen colonial y racista.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBahrainEmiratos Árabes UnidosIsraelOriente MedioPalestinaUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines