Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Sudán pide al Consejo de Seguridad que impida que Etiopía y Egipto tomen decisiones unilaterales sobre la presa

Presa del Renacimiento en Etiopía [Foto de archivo]

Sudán pidió ayer al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que presione a las partes involucradas en el asunto de la Presa del Renacimiento para que eviten tomar medidas unilaterales que puedan afectar negativamente a la paz y la seguridad regional e internacional.

Esto llegó en una carta enviada por la Ministra de Relaciones Exteriores de Sudán, Asma Mohamed Abdallah, al Presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, que incluía una explicación de la posición de Sudán sobre los acontecimientos relacionados con las negociaciones de la Presa del Renacimiento, según una declaración emitida por el ministerio.

Abdallah pidió al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, actualmente presidido por el representante permanente de Francia, Nicolas de Rivière, que “apoye los esfuerzos del Sudán por reanudar las negociaciones de buena fe a fin de alcanzar un acuerdo amplio y satisfactorio para todas las partes”.

LEER: Ghannouchi: La neutralidad sobre Libia no tiene sentido

La carta incluía una presentación detallada de la iniciativa adoptada recientemente por el Sudán, tras varios contactos realizados por el Primer Ministro Abdallah Hamdok y sus homólogos de Egipto y Etiopía que condujeron a la aprobación de la reanudación de las negociaciones a nivel de ministros de agua y riego.

En la declaración se subrayó que “la creencia de principio del Sudán en las negociaciones de buena fe se deriva de la convicción de la importancia de establecer una base sólida para la cooperación entre los tres países basada en el servicio de sus intereses y la satisfacción de sus necesidades”.

Las declaraciones también confirmaron “el compromiso del Sudán con las normas de derecho internacional estipuladas en la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho de los usos de los cursos de agua internacionales para fines distintos de la navegación”.

Según la declaración, una de las normas más importantes de la Convención “es el uso equitativo y razonable de los recursos hídricos, absteniéndose de causar daños significativos a otros estados ribereños y la solución pacífica de las controversias”.

El Cairo ha expresado repetidamente su preocupación por el posible impacto negativo de la construcción de la presa sobre el caudal de su parte anual de agua del Nilo, que asciende a 55.500 millones de metros cúbicos, mientras que el Sudán recibe 18.500 millones de metros cúbicos.

Sin embargo, Addis Abeba dice que la presa no tenía por objeto perjudicar los intereses de Egipto, sino que se ha construido para generar electricidad.

Categorías
ÁfricaEgiptoEtiopíaNoticiasSudánUN

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba