Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La relación cliente-estado de Arabia Saudita con los EE.UU. debería preocupar al mundo entero

El presidente de EE.UU. Donald Trump (D) se reúne con Mohammed Bin Salman, Príncipe Heredero del Reino de Arabia Saudita el 14 de marzo de 2017 en Washington, DC [Mark Wilson/Getty Images]

Cuando Arabia Saudita se acercó recientemente a los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus afiliados para recortar la producción de petróleo en un intento de amortiguar el impacto de la caída de los precios del petróleo como resultado del Covid-19, Rusia rechazó la propuesta. En la posterior disputa entre Moscú y Riad, los sauditas y los Emiratos Árabes Unidos aumentaron la producción de petróleo en un intento de castigar a Rusia. Este aumento ha llevado a precios bajos récord en la industria, con el precio por barril cayendo a un mínimo histórico de 18 años a menos de 28 dólares.

A pesar de la posible pérdida de ingresos como resultado del aumento de la producción de petróleo, Rusia – un importante productor de petróleo por derecho propio – se mantuvo firme, para gran disgusto del gobernante de facto de Arabia Saudita, el Príncipe Heredero Mohammad Bin Salman, que amenazó con aumentar aún más la producción de petróleo del Reino si Rusia no cedía. ¿Por qué Rusia rechazó la propuesta saudí que pretendía beneficiar a todos los productores de petróleo, no sólo a Arabia Saudita?

Si bien la reducción del volumen ciertamente habría ayudado a los países de la OPEP a recuperar los beneficios perdidos, en particular los pequeños productores de petróleo, la preocupación de Rusia era que los recortes podrían significar una posible pérdida de cuota de mercado, con los productores de EE.UU. llenando el vacío. Además, el plan de Arabia Saudita fue visto por Rusia como un intento de ayudar a Donald Trump a enfrentar sus desafíos económicos y políticos en los Estados Unidos. Trump y sus aliados en el Capitolio son plenamente conscientes del problema: la fortuna de muchos de los ricos partidarios del presidente en la industria está en juego, así como los puestos de trabajo de los trabajadores concentrados en gran medida en los estados rojos como Texas, Dakota del Norte y Louisiana.

Como los Estados Unidos no son miembros de la OPEP, no estarían obligados por los términos del acuerdo saudí propuesto, pero se habrían beneficiado del déficit en el suministro mundial de petróleo y el precio acordado. El cambio de rumbo daría a las empresas estadounidenses margen para reducir gradualmente la producción en sus propios términos, sin mandatos gubernamentales ni reglamentarios, ya que invierten mucho menos en exploración y producción.

LEER: El ejército iraní adquiere aviones no tripulados de combate con un alcance de 930 millas

El aumento de la oferta de petróleo y la consiguiente caída de su precio han sido beneficiosos para los países que lo importan, dándoles la oportunidad de acumular sus reservas, lo que muy probablemente repercutirá en la demanda de petróleo en un futuro previsible. Sin embargo, para los países productores de petróleo, especialmente los más pequeños, la situación ha sido un desastre. Muchos no han logrado diversificar sus economías a lo largo de los años y siguen dependiendo de las exportaciones de petróleo. Por ello, la continua inestabilidad en la producción de petróleo ha obligado a muchos a recortar el gasto nacional. Arabia Saudita, el más influyente de los 12 Estados miembros de la OPEP, necesita en realidad que el petróleo esté a 106 dólares por barril para poder alcanzar el punto de equilibrio después de que se tengan en cuenta los costos de sus generosos programas de bienestar y los subsidios energéticos. El Reino se verá obligado a saquear sus reservas financieras para financiar su hinchado presupuesto si el precio del petróleo se desploma aún más.

Finalmente se llegó a un acuerdo que permitió a Rusia y Arabia Saudita volver a la mesa de negociaciones. En consecuencia, los miembros del cártel de la OPEP y sus aliados han acordado retener casi 10 millones de barriles diarios a partir del próximo mes, entre otras cosas porque la pandemia de coronavirus ha devastado la demanda de combustibles fósiles.

La lección que hay que aprender de esta experiencia es que la relación cliente-estado entre Arabia Saudita y los Estados Unidos bajo el Presidente Donald Trump es peligrosa para la estabilidad mundial. La reelección de Trump en noviembre significará casi con toda seguridad la continuación del statu quo, lo que debería ser una gran preocupación.

Arabia Saudita todavía no ha dado cuenta del brutal asesinato de Jamal Khashoggi en 2018 y, en el mejor de los casos, ha tratado con desdén a quienes exigen justicia para Khashoggi y su familia. Además, hace un par de días, el activista saudita Abdul Rahim Al-Hwaiti fue asesinado en una lluvia de balas en su casa de Al-Khraybah, en el noroeste del Reino. Era miembro de la poderosa tribu Al-Huwaitat que se extendía por Arabia Saudita, Jordania y la península del Sinaí.

La presencia de la tribu en la región durante más de 800 años precede al Reino Saudita por muchos siglos. Al-Huwaitat ha estado protestando contra lo que él consideraba su traslado forzoso de su tierra ancestral para permitir a las autoridades sauditas desarrollar una mega ciudad conocida como NEOM en la provincia de Tabuk. Se espera que la ciudad sea un centro de nuevas viviendas, negocios, investigación científica y otras industrias. Se trata de un proyecto favorito de Bin Salman que ha sido descrito como “loco”.

La brutal matanza de Al-Hwaiti y el desacuerdo innecesario entre Arabia Saudita y Rusia son sólo dos ejemplos de lo que Bin Salman puede conseguir bajo la protección de Trump. Su aumento de los niveles de producción de petróleo a expensas de los miembros de la OPEP no tiene precedentes. El Príncipe Heredero estaba básicamente dispuesto a jugar con los presupuestos nacionales de otros países para perseguir una venganza contra Rusia. Al igual que en el caso del asesinato de Khashoggi, se ha permitido de nuevo a Bin Salman actuar con impunidad, lo que demuestra la toxicidad de la relación entre el Reino de Arabia Saudita y los Estados Unidos de América. Esto debería ser una gran preocupación para todos en Oriente Medio y, de hecho, para el resto del mundo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente

LEER: Los desafíos del coronavirus en el Golfo

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines