Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los desafíos del coronavirus en el Golfo

Empleados de la sala de operaciones del COVID-19 de la Media Luna Roja Saudita (SRC) son vistos mientras están de servicio en la capital saudí, Riad, el 6 de abril de 2020. [FAYEZ NURELDINE/AFP vía Getty Images]

El brote de coronavirus ha puesto a los Estados árabes del Golfo en el punto de mira y ha expuesto sus debilidades estructurales. También ha sugerido que la seguridad, que suele ser el centro de atención debido a la rivalidad geopolítica regional, especialmente con el Irán, distrae de otras amenazas igualmente importantes.

Si bien es cierto que los Estados del Golfo son relativamente ricos en comparación con otros países de la región y, por consiguiente, sus sectores sanitarios están más desarrollados, esto no ha podido ocultar los problemas a los que se enfrentan en otras zonas. Las estampidas de alimentos en más de un país del Golfo, ya sea por el temor a que se imponga un toque de queda debido a la pandemia o por la preocupación por la escasez, revelaron aspectos de las debilidades.

El brote de virus ha demostrado el alcance de la vulnerabilidad del Golfo en dos ámbitos fundamentales: la cuestión de la mano de obra en gran parte migrante y su relación con el sector de la salud; y la seguridad alimentaria. Dado que al menos algunos trabajadores migrantes optaron por regresar a sus países de origen al estallar la crisis, se teme que ello afecte a los sectores de la salud en todo el Golfo, ya que los extranjeros siguen dominando, incluidos los médicos y las enfermeras. El 85% de los médicos y enfermeras de los Emiratos Árabes Unidos son extranjeros; en la Arabia Saudita, la cifra es del 78%.

LEER: EE.UU. proporcionará a Palestina 5 millones de dólares para luchar contra el COVID-19

En cuanto a la seguridad alimentaria, aunque los países del Golfo están entre los mejores de la región en este sentido, siguen dependiendo de las importaciones de alimentos o de materias primas utilizadas en la industria alimentaria. Debido a los cierres de la pandemia, la interrupción de la cadena de suministro y la ralentización del comercio, la seguridad alimentaria se verá amenazada si la crisis persiste. Como mínimo, los alimentos estarán sujetos a importantes fluctuaciones de precios. La preocupación por el hecho de que los Estados del Golfo se vean afectados por la decisión de algunos países de poner fin a las exportaciones de alimentos y productos agrícolas ha llevado a Kuwait a pedir el establecimiento de una red conjunta en el Golfo para asegurar los suministros.

El Coronavirus y el aceite [Caricatura/Arabi21]

Además, la mayoría de los países del Golfo se enfrentarán este año a déficits financieros debido al bajo consumo de combustible como resultado de la reducción de la actividad económica en todo el mundo. Esto ha contribuido a una fuerte caída del precio del petróleo, hasta menos de 30 dólares por barril. El reciente acuerdo entre la OPEP y los países no pertenecientes a la OPEP, incluidos Rusia y los Estados Unidos, para reducir la producción en unos diez millones de barriles diarios -el mayor recorte de la historia- sólo provocó un aumento de un dólar en el precio del barril. Esto es un indicio de la crisis económica a la que se enfrenta el mundo debido al coronavirus, y muchos analistas no esperan que la actividad económica mundial vuelva a su nivel anterior a la crisis antes de finales de este año.

Además, es seguro que Rusia no recortará su propia producción de petróleo; siempre anuncia su intención de hacerlo, pero nunca lo hace. Lo justifica alegando que no es técnicamente posible, porque es difícil reiniciar la producción en Siberia si los pozos dejan de funcionar. Esto significa que es probable que los precios del petróleo se mantengan en los bajos niveles actuales hasta que la pandemia se contenga y la actividad económica mundial vuelva a su nivel anterior. Sin embargo, incluso si esto ocurre, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, los dos mayores productores del Golfo, habrán perdido parte de su cuota de mercado.

Otros sectores también se verán afectados. El turismo es el más obvio, y Arabia Saudita y los EAU serán los más afectados por ello, ya que es una importante fuente de ingresos para ambos.

Por lo tanto, el impacto de la crisis del coronavirus en los Estados del Golfo afectará a las importaciones de alimentos y a las exportaciones de energía. Por supuesto, no corren un peligro inmediato, ya que la mayoría de ellos tienen suficientes reservas financieras y fondos soberanos importantes. No obstante, se avecinan días difíciles.

Este artículo fue publicado en árabe en Al-Arabi Al-Jadeed el 15 de abril de 2020

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónBahrainCoronavirusEmiratos Árabes UnidosKuwaitOmánOriente MedioQatar
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines