Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El seminario de la vergüenza y la deshonra

El ministro de Relaciones Exteriores de Bahréin, Khalid bin Ahmed Al-Khalifa (centro), se retira después de una foto grupal durante una reunión de ministros de relaciones exteriores islámicos y árabes en Yeda el 30 de mayo de 2019, antes de la cumbre del Golfo, Árabe e Islámica que se celebrará en La Meca ALDANDANI / AFP / Getty]

Lo llaman el seminario de Manama y se titula “Paz para la Prosperidad”. Se celebrará en Bahréin el 25 y 26 de junio y contará con la presencia de representantes de los gobiernos mundiales y los ministros de finanzas. Incluirá al ministro de Finanzas israelí, Moshe Kahlon, según los medios israelíes. El seminario presentará ideas y oportunidades de inversión en la región para empresarios e inversores de países árabes, así como de países de todo el mundo, para que contribuyan a la parte económica del plan de paz estadounidense conocido como el ‘acuerdo del siglo’. El seminario también tiene como objetivo alentar a los asistentes a invertir en los territorios palestinos y movilizar el apoyo regional e internacional para aumentar las inversiones económicas que podría ofrecer el esperado plan de paz estadounidense, que se espera que se anuncie en los próximos meses.

PARÍS, FRANCIA – 30 DE ABRIL: El rey de Bahréin, Hamad bin Isa bin Salman Al Khalifa, llega al palacio presidencial del Elíseo para una reunión con presidente francés Emmanuel Macron, el 30 de abril de 2019 en París, Francia. Hamad bin Isa bin Salman Al Khalifa se encuentra de visita oficial en Francia. Foto por (Chesnot / Getty Images)

En primer lugar, me pregunto por qué se llama seminario, y no conferencia. ¿Es esto parte del plan de desinformación y engaño que han estado tramando desde que anunciaron el vergonzoso acuerdo del siglo? ¿O es porque están demasiado avergonzados de anunciar oficialmente las relaciones normalizadas entre los gobiernos árabe e israelí y la liquidación de la causa palestina? No obstante, esta vergüenza se ha desvanecido por completo en los últimos años, desde que Donald Trump asumió el cargo en los Estados Unidos, y todo ha salido a la luz en lugar de quedarse oculto, y no lo dicen directamente los líderes. Estamos en un momento de exposición y revelación de todos aquellos que maquinaron y conspiraron contra Palestina y toda la nación árabe. Se han caído todas las máscaras y se ha expuesto la cara real de todos, sin maquillaje ni embellecimiento. ¡Éste puede haber sido el único beneficio que obtuvimos de este doloroso momento en la historia de nuestra nación!

Debemos regresar y examinar la esencia del acuerdo del siglo para comprender por qué se celebrará el Seminario Manama y por qué se decidió que Bahréin lo albergaría. La respuesta a esta pregunta podría tomarse directamente de la boca del analista político del Canal 13 de Israel, Barak Ravid, quien dijo que la razón por la que se eligió a Bahréin fue debido a los estrechos vínculos entre Israel y Bahréin, que últimamente se han desarrollado considerablemente.

Leer: PA’s Abbas receives Bahrain envoy in Jordan

Este maldito acuerdo pretende poner fin al conflicto entre los árabes e Israel sin resolver el conflicto en sí mismo y alcanzar una solución justa. Para lograr esto, se debe establecer una normalización entre los árabes y el enemigo israelí mediante el uso de sobornos financieros en forma de inversiones económicas y acuerdos en los territorios palestinos ocupados que elevarían el bajo nivel económico y las condiciones de vida de los palestinos que viven en Cisjordania y Gaza. Estos ciudadanos están sufriendo por las dificultades financieras impuestas por el enemigo israelí. Por lo tanto, los israelíes han reemplazado el aspecto político de la causa palestina por el aspecto económico. Este es el objetivo principal del plan de paz estadounidense, ya que creen que este dinero, que será el dinero del Golfo, cegará a los palestinos y les hará perder la razón. También creen que tentará a los países que acogen a los refugiados palestinos para que se establezcan en su condado como una patria alternativa, anulando así el derecho de retorno. Debemos tener en cuenta que el año pasado, Trump decidió recortar todos los fondos a UNRWA y pidió a otros países que también recortasen su ayuda a la organización que se especializa en asuntos de refugiados en sus míseros campamentos, incluidos alimentos, educación, salud, etc.

Para comprender la importancia de esta organización y el papel que se le encomienda, debemos volver a su fundación. La UNRWA se estableció en 1948, es decir, después de la Nakba y la expulsión de al menos 800.000 palestinos de Palestina. La etiqueta “refugiados” se aplica a los palestinos que abandonaron Palestina en 1948, incluidos sus hijos y nietos, cuyas cifras ahora alcanzan los 5,4 millones, según las estadísticas de la UNRWA. La administración estadounidense considera que estos son los obstáculos más importantes que dificultan la supuesta paz entre los palestinos e Israel. Es por eso que Washington comenzó a acusar a la organización de corrupción, mientras que Netanyahu pidió el cierre de la UNRWA y afirmó que la agencia estaba reforzando el problema de los refugiados palestinos. También afirmó que estaba exagerando el número de refugiados.

Israeli Prime Minister Benjamin Netanyahu (C) holds a proclamation signed by US President Donald Trump recognizing Israel's sovereignty over the Golan Heights, during a weekly cabinet meeting in Jerusalem on 14 April, 2019 [RONEN ZVULUN/AFP/Getty Images]

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (centro), sostiene una proclamación firmada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que reconoce la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán, durante una reunión semanal del gabinete en Jerusalén, el 14 de abril de 2019 [RONEN ZVULUN / AFP / Getty Images]

Mientras tanto, el director de la UNRWA en Gaza, Matthias Schmale, advirtió que la decisión de recortar los fondos a la agencia conduciría al deterioro de la situación humanitaria de los refugiados palestinos. También hizo un llamado a quienes toman las decisiones para que financien la organización y separaren los asuntos políticos de los asuntos humanitarios. Schmale cree que la decisión de Trump fue un castigo para los palestinos por rechazar su decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén. Cabe destacar que los Estados Unidos contribuyen aproximadamente 350 millones dólares al año en ayuda a la agencia y es el mayor financiador de la agencia, que cuenta con un presupuesto total de 1.2oo millones de dólares. Esto puede hacer que nos preguntemos qué representa esta pequeña cantidad para los países más ricos del mundo y su valor en comparación con los 600.000 millones de dólares que Arabia Saudí inyectó en el Tesoro de los Estados Unidos durante su visita a Arabia Saudí.

Éstas fueron las primeras medidas tomadas en el contexto de este mal negocio. El propósito de la decisión de Trump fue terminar con el problema de los refugiados, que es el más complicado y complejo de la mesa de negociaciones, eliminando así el tema del “derecho de retorno” de las negociaciones. Por lo tanto, el sionista, Jared Kushner, yerno de Trump, encargado del tema palestino-israelí, busca eliminar a UNRWA y despojar a los palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza del estado de refugiado, reduciendo así los 5,4 millones de refugiados inscritos en los registros de la ONU, a menos de 500.000 refugiados. Aquí es donde surgió la idea de reasentar a los refugiados palestinos en los países árabes circundantes, que en realidad es una idea antigua que se remonta a la década de 1950, pero fue rechazada por completo por los países árabes en el pasado para preservar la identidad palestina. Por lo tanto, estos países no otorgaron la ciudadanía a los refugiados en los países en los que residían y, en cambio, los consideraron huéspedes en su país para preservar el derecho de retorno. Esta decisión fue tomada por la Liga Árabe cuando aún estaba viva.

No podemos tratar este tema por separado de la ley promulgada por Israel el año pasado, llamada Ley del Estado-nación, que mostró la realidad racista de Israel. Esta ley declaró a Palestina como estado y patria sólo para el pueblo judío y afirmó el derecho a la libre determinación como el derecho del pueblo judío. La ley convirtió el hebreo en el único idioma oficial del país e hizo de los árabes una minoría. Por lo tanto, obliga a los árabes en Palestina a elegir entre dos opciones: abandonar el país o aceptar ser menos y convertirse en una minoría que no tiene el derecho de exigir ciudadanía e igualdad de derechos. Esto refuerza la gran mentira promovida por los sionistas durante un siglo, de que Palestina es solo la tierra del pueblo judío, la tierra prometida que Dios les ha concedido y, por lo tanto, no pueden dejarla ir. También significa que la presencia palestina en el país ha sido en forma de ocupación y que la guerra en 1948 fue una guerra de liberación del ocupante palestino. También significaría que la tierra en la que están construyendo asentamientos en Jerusalén y Cisjordania no es una ocupación, sino una expansión en el estado israelí. Por lo tanto, la ley estipuló que “el estado ve el desarrollo del asentamiento judío como un valor nacional y actuará para alentar y promover su establecimiento y consolidación” y que la ciudadanía inmediata se otorga sólo a los judíos.

Leer: Israel pierde su equilibrio

Netanyahu apoyó la ley, como le dijo a la Knesset después de que la aprobara: “Este es un momento decisivo en la historia del sionismo y la historia del estado de Israel … 122 años después de que Herzl (fundador del proyecto sionista) publicara su visión de un estado judío, hemos establecido por ley el principio básico de nuestra existencia”.

Esto significaría la eliminación completa del derecho de retorno y, por consiguiente, los Estados Unidos elogiaron y apoyaron rápidamente esta ley racista atroz. Estados Unidos ya había reconocido los asentamientos israelíes construidos en Cisjordania, que alberga a unos 650.000 judíos. El acuerdo del siglo apunta a aumentar el número de colonos a 1,5 millones al establecer nuevos asentamientos. Estados Unidos incluso ha pedido a otros países que los reconozcan.

Todas las medidas tomadas tanto por los Estados Unidos como por Israel, comenzando con el reconocimiento de Jerusalén como la capital unificada de Israel a la decisión de la anexión de los Altos del Golán a Israel y la ley del Estado-nación, han sido pasos preliminares para allanar el terreno a fin de implementar el acuerdo del siglo, que pretende liquidar la causa palestina.

El seminario de Manama ha caído en el barrizal de la vergüenza y la deshonra, y nunca escapará de ahí. El mal acuerdo del siglo no se aprobará, ya que la nación todavía tiene pulso y se niega a conceder la histórica Palestina. La resistencia en Gaza ha enseñado los dientes y no va a ceder o a comprometerse en el asunto de su patria Palestina. La paz no se logrará sin que los palestinos reciban todos sus derechos y el establecimiento de un estado independiente y libre.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaBahrainEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba