Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel pierde su equilibrio

Primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pronuncia un discurso durante una sesión de la Knesset [Primer Ministro de Israel / Flickr]

La decisión de disolver el Parlamento israelí, la Knesset, en menos de un mes y medio después de las elecciones generales, y celebrar otras elecciones el 17 de septiembre, sugiere claramente que el país ha perdido su equilibrio. Puede haber otras razones para esto, pero sospecho que se trata del predominio de motivos egoístas entre los responsables israelíes, especialmente en el caso de Avigdor Lieberman. Pasará a la historia llevando a Israel a elecciones anticipadas dos veces en el mismo mes. En la primera ocasión, afirmó que el gobierno se había rendido a Hamás, y en la segunda, afirmaba que se había rendido a los Haredim (judíos ultraortodoxos).

#IsraElex19: Israeli Elections 2019

Everything you need to know >>

Las declaraciones de Benjamin Netanyahu inmediatamente después del anuncio de la disolución de la Knesset fueron significativas, ya que indicaban la verdad sobre lo que había ocurrido y las consecuencias. El primer ministro se sorprendió y no estaba convencido de que Lieberman hiciese lo que hizo. Admitió que no entendía lo que estaba sucediendo al principio. Al hacerlo, básicamente admitió que no entendió a su compañero natural, y lo calificó como parte del ala izquierda, lo que no solo es una sugerencia ridícula, sino también lo peor que se puede decir de alguien en Israel en estos días. Esto demuestra que Netanyahu también ha perdido su sentido del equilibrio, ya que Lieberman está lejos de pertenecer a la izquierda.

Leer: Los principales participantes en las próximas elecciones de Israel; las segundas de este año

Lo más importante de los comentarios de Netanyahu es que no mencionó el alcance del daño causado por la disolución de la Knesset y la realización de otra campaña electoral durante lo que es un período político muy volátil en la región. El “acuerdo del siglo” de Trump se revelará pronto, y la disolución de la Knesset podría verlo retrasado una vez más, o incluso incapacitado, privando así a Israel del verdadero propósito del acuerdo, que es culpar a los palestinos por rechazar una “oportunidad para la paz”. En cambio, veremos que en realidad es Israel el que rechaza tales oportunidades. El acuerdo de Trump legitimaría las acciones de Israel, ya que sin el respaldo de los palestinos aún podría afirmar que no tiene un socio en el proceso de paz.

En sus esfuerzos por condenar la medida “descabellada” de Lieberman, Netanyahu no mencionó que socavar la estabilidad política de Israel también tendrá un impacto negativo al tratar de enfrentar a Irán, especialmente dada la actual escalada de violencia en el Golfo.

¿Por qué Netanyahu no abordó tales asuntos? Tal vez perdió su propio equilibrio por la conmoción de disolver la Knesset y no pudo reunir los poderes intelectuales, políticos y retóricos para ayudarlo. O podría ser porque las excusas de Irán y el próximo “acuerdo del siglo” se están utilizando para disfrazar las verdaderas políticas internas y externas del estado racista.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en el Centro de Información Palestino el 30 de mayo de 2019.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba