Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La campaña de BDS contra Eurovisión fue un gran éxito

La gente sostiene pancartas durante una protesta contra el Concurso de Eurovisión, exigiendo la eliminación del bloqueo de Israel en Gaza, en Tel Aviv, el 14 de mayo de 2019 [Faiz Abu Rmeleh / Agencia Anadolu]

Uno de los principales objetivos del movimiento de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS), liderado por los palestinos durante el año pasado, fue el Concurso de la Canción de Eurovisión de 2019 que tuvo lugar en Tel Aviv a principios de mayo. A pesar de las protestas, el concurso siguió adelante y, para ese día, ninguno de los participantes que tenían programado aparecer en la final se retiró.

¿Por qué, entonces, estoy afirmando que la campaña BDS realmente tuvo éxito? En pocas palabras: la cobertura de los medios. A pesar de que no logró el objetivo de aislar totalmente a Eurovisión de Tel Aviv, o de convencer a los participantes de que no actuasen, la campaña de BDS logró despertar una gran cantidad de conciencia sobre la difícil situación del pueblo palestino.

Para proporcionar una respuesta más detallada, es necesario comprender los verdaderos objetivos y métodos del movimiento BDS. BDS no es un ejercicio abstracto en pureza moral; se trata de ganar victorias concretas contra la opresión israelí.

Han existido en el pasado, y puede que aún existan, “listas” en Internet de productos israelíes o vinculados a Israel para boicotearlos. Aunque tal vez sea bien intencionado, estas listas son, en mi opinión, erróneas. El punto principal de BDS, al igual que otros boicots de consumidores, no es hacernos sentir bien sólo por comprar las cosas “correctas”. El objetivo es marcar una diferencia real y tender una mano verdadera de solidaridad al pueblo de Palestina.

Leer: Eurovision turns out to be a big hit for Palestine

Es por eso que el movimiento BDS se ha centrado en campañas centradas contra dos o tres marcas diferentes a la vez en cada país en particular. La Campaña de Solidaridad con Palestina en Gran Bretaña, por ejemplo, actualmente está centrando sus esfuerzos en HSBC debido a sus inversiones en compañías que arman a Israel; Puma, debido a su patrocinio de la Asociación de Fútbol de Israel; y universidades británicas que tienen inversiones en empresas vinculadas a Israel.

La fuerza de BDS, y del movimiento de solidaridad con Palestina en general, es que es una auténtica campaña global popular en la que las personas se unen. Es casi un cliché, aunque totalmente cierto, que podemos lograr mucho más juntos que lo que podemos hacer como individuos. Los boicots personales a los productos israelíes están bien, pero se logra mucho más cuando un grupo de personas, incluso un grupo pequeño, se reúne y, por ejemplo, escribe al gerente de un supermercado local y explica por qué eligieron boicotear la fruta israelí vendida allí.

 

 

Otro aspecto importante de la forma en que opera el movimiento BDS, y una de las principales razones de sus éxitos continuos casi 14 años después de su establecimiento formal, es simple: la educación. BDS es una estrategia en la que todos ganan, porque logra educar a las personas sobre la forma violenta, racista e injustificada en que Israel trata a los palestinos. Mantiene el tema vivo, cuando Israel preferiría que las audiencias occidentales mirasen hacia otro lado.

El potencial de sensibilización de BDS es casi infinito. Tomemos, por ejemplo, la decisión de Radiohead de acabar con la línea de piquetes BDS en el verano de 2017 y dar un concierto en Tel Aviv. Una antigua y persistente campaña de BDS se dirigió a la conocida banda, pidiéndoles que no tocasen en Israel. Convencer a los miembros de la banda de retirarse habría sido un gran éxito, pero no fue así. En cambio, lo que sucedió fue que la campaña BDS mantuvo el tema candente en los titulares de los principales medios de comunicación.

Leer: Israel utiliza Eurovisión como “arma cultural” para borrar la historia palestina

A un concierto de Radiohead en Escocia asistieron activistas que ondeaban banderas palestinas en protesta por la inminente actuación en Tel Aviv. Esta simple intervención generó una cantidad sustancial de cobertura de los medios de comunicación principales. Además, la cobertura fue relativamente justa. Incluso la página de cotilleo de famosos del periódico sensacionalista Metro cubrió la protesta escocesa contra la banda. Por supuesto, tomó el enfoque “equilibrado” habitual -equivocado en mi opinión- con el que los medios de comunicación a menudo abordan el tema de Palestina. Sin embargo, significó que más personas tomaron conciencia, hablaron, debatieron y discutieron sobre el boicot cultural de Israel.

Eurovision Israel 2019 - Learn about the Song Contest

Entonces, ¿por qué creo que la campaña de BDS contra Eurovisión en Tel Aviv fue un éxito impresionante? Aprovechando la cobertura de Radiohead y otras campañas anteriores, hubo una gran cantidad de cobertura mediática de la campaña de boicot de Eurovisión. La gente hablaba de eso. Los canales de televisión británicos emitían debates al respecto. Más celebridades y músicos que nunca se jugaron el cuello respaldaron el boicot al concurso de canciones en particular y a Israel en general. Además, la cobertura no se limitó a los medios europeos; incluso los medios de comunicación habitualmente anti-palestinos cubrieron la campaña BDS.

Como escribí hace unas semanas, esta discusión crítica marcó una gran diferencia; muchas entradas para la final de Eurovisión no se vendieron y el impulso esperado al turismo israelí no se materializó.

Todos los años, la campaña para un boicot cultural de Israel, de manera lenta pero segura, cobra impulso. Este es un proyecto a largo plazo. Los palestinos han sido refugiados forzados durante más de 71 años, y esa inercia no se anulará de la noche a la mañana.

El movimiento BDS tiene el potencial de alcanzar el pleno apoyo de la mayoría que la campaña contra el apartheid sudafricano hizo en los años 80 y principios de los 90. Si eso va a suceder contra el apartheid israelí, depende de que todos y cada uno de nosotros nos involucremos y mostremos solidaridad plena y constante con el pueblo de Palestina.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBDSIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisVideos y Fotos Historias
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba