Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El fracaso de Eurovisión en Israel

Uno de los participantes que representará a Alemania en el concurso de Eurovisión en Tel Aviv, Israel, Mayo de 2019  [Gina Wetzler/Getty Images]

El concurso de canciones de Eurovisión está programado para celebrarse en Israel a finales de este mes.

El gobierno israelí está considerando el evento como una gran oportunidad de propaganda, con el apoyo total del estado, respaldado por más de 30 millones de dólares en financiación gubernamental.

Incluso se decreta el esfuerzo de un “proyecto nacional”.

Pero los informes israelíes recientes sugieren que, a pesar de todos estos esfuerzos, el evento podría terminar como un fracaso total, con consecuencias negativas en el futuro para las perspectivas de los esfuerzos de Israel por influir en la opinión pública mundial a su favor.

Desde que Israel ganó el concurso el año pasado (en circunstancias dudosas), Eurovisión en Tel Aviv ha sido blanco de una gran campaña de movimientos de BDS. La iniciativa de base mundial liderada por los palestinos ha causado un revuelo masivo.

Cientos de eminentes figuras culturales de todo el mundo han pedido que se boicotee el evento, incluidos 140 músicos internacionales, cineastas y otros artistas de renombre internacional.

Leer: 170 Sweden artists boycott Eurovision Song Contest

En enero, la banda de rock indie Wolf Alice, el actor Maxine Peake y el legendario músico Peter Gabriel respaldaron públicamente la campaña de boicot.

“Eurovisión puede ser un entretenimiento ligero, pero no está exento de consideraciones de derechos humanos”, escribieron en una carta a The Guardian, diciendo que cualquier “afirmación de celebrar la diversidad y la inclusión debe sonar a falso” en estas circunstancias.

Más recientemente, los activistas palestinos han pedido específicamente a Hatari (el participante islandés del concurso) que se retire del evento en Tel Aviv.

Global artists call for a boycott on Eurovision in solidarity with Palestinians - Cartoon [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Artistas mundiales piden el boicot a Eurovisión en solidaridad con los palestinos – Viñeta [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Hay constancia de que la banda apoyó los derechos humanos de los palestinos, y en cierto momento se informó de que el gobierno israelí estaba considerando prohibir que la banda ingresara al país.

Se rumorea que la banda puede hacer algún tipo de declaración en el escenario, aunque ahora parece poco probable, dadas las amenazas del gobierno israelí.

Pero PACBI, el grupo palestino que abogó por el boicot cultural y académico de Israel, declaró que “los artistas que insistan en cruzar el piquete de boicot palestino, actuando en Tel Aviv para desafiar nuestras peticiones, no pueden compensar el daño que hacen a nuestra lucha por los derechos humanos “equilibrando” su acción cómplice con algún proyecto con los palestinos”.

A pesar de todos los esfuerzos de propaganda de Israel, está empezando a parecer que el evento podría ser un fracaso vergonzoso.

Un artículo reciente en Globes (básicamente una copia del Financial Times por parte de Israel) informó que un boom turístico esperado impulsado por Eurovisión no se había materializado por completo.

Además de que los precios de los hoteles volvieron a la normalidad para la época del año, “aún no se han vendido muchas entradas para las actuaciones”, informó el periódico.

Estas actuaciones, con muchas entradas aun sin vender, incluyen: “las finales, dos semifinales y los ensayos para cada una de estas presentaciones”.

“La situación en Israel no es normal”, dijo al diario The Jerusalem Post William Lee Adams, un bloguero y fanático de Eurovisión.

“Nunca he visto una situación en la que haya tantos asientos sin vender con la fecha tan próxima al espectáculo. Las entradas para los espectáculos en directo suelen agotarse inmediatamente tras lanzarse cada oleada de entradas”, dijo.

¿Podría todo esto ser una señal de que la publicidad en torno al boicot de Eurovisión 2019 en Tel Aviv está teniendo un efecto económico concreto? ¿El BDS está empezando a hacer daño?

Tal vez sea demasiado pronto para decirlo con seguridad. De acuerdo con el artículo del Globes, un factor que causa que las ventas de las entradas sean más lentas de lo habitual es que tienen un coste más alto de lo normal en comparación con los eventos anteriores de Eurovisión en otros países.

Pero parece probable de que la campaña de BDS de Eurovisión en Tel Aviv, de amplia difusión y llamativa, sea al menos un factor que cause problemas a los vendedores de entradas.

Leer: In Tel Aviv, Eurovision songfest braces for pro-Palestinian boycott protests

Incluso la carta de The Guardian de esta semana, por parte de celebridades pro-israelíes contra el boicot (que de hecho fue organizado por un grupo del frente para una organización de presión pro-israelí), creó, paradójicamente, publicidad para la campaña de boicot para personas que pueden no haber sido conscientes de su existencia.

Como PACBI escribió en un reciente tuit, “Nadie quiere ir de fiesta con el apartheid”.

Dijo que “Eurovisión en el apartheid de Tel Aviv será un fracaso para el sector del turismo cómplice de Israel”.

Israel necesita recibir el mensaje: su problema no son las malas relaciones públicas. El público mundial en general entiende bastante bien que el verdadero problema de Israel es la forma en que maltrata a los nativos de la tierra, los palestinos.

Más distracciones, encubrimientos y “proyectos nacionales” no solucionarán esto. Solo el fin de la ocupación y el apartheid y el regreso de los refugiados lo harán.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBDSIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004