Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Irán, Israel y árabes ingenuos

El presidente de Irán, Hassam Rouhani, durante una conferencia de prensa [JIM WATSON/AFP/Getty Images]

La idea de que el hacer frente a Irán requiere de la normalización y de una alianza con Israel es una idea de orígenes puramente israelíes que únicamente beneficia a la agenda del Estado de ocupación, que invierte todos los acontecimientos en la región y, de hecho, en todo el mundo, con sus intereses propios. El último triunfo de Israel en este sentido es su inversión en las tensiones sectarias entre sunníes y chiitas que lleva años presente en la región árabe y en la ola de incitación árabe en contra de Irán, en la que algunos países del Golfo han gastado millones – quizá miles de millones – de dólares.

La noción de una alianza con Israel sólo engaña a los individuos ingenuos del mundo árabe, que creen que la guerra contra Irán requiere la paz con Israel y la normalización de las relaciones con el Estado de ocupación. La verdad es que la guerra con Irán no es realmente necesaria; nos la han vendido como una necesidad innecesaria en la región. Sin embargo, incluso si asumimos, por el bien del argumento, que esta guerra es necesaria, no tiene sentido que tengamos que aliarnos con Israel para enfrentarnos al gobierno en Teherán. Si Israel luchara en nombre de alguien, lo habría hecho en nombre del Líbano, pero no sólo ha abandonado a sus aliados de allí, sino que también ha abandonado a sus representantes en el “Ejército Libanés del Sur” de Antoine Lahad, y no les ha proporcionado ni protección ni atención.

Los conflictos del mundo árabe no pueden resolverse con una alianza o normalización con Israel. Israel profundiza y afecta a estos conflictos de manera negativa, o no los influencia en absoluto; es imposible que tenga un impacto positivo. Los gobernantes y políticos árabes probablemente son conscientes de esto, pero siguen arrastrándose ante Tel Aviv, desesperados por complacer al Estado sionista, ya que no son elegidos y no cuentan con una legitimidad popular en sus propios países, por lo que buscan únicamente la satisfacción israelí y el apoyo estadounidense.

LEER MÁS: El mundo corre hacia el asesino de Damasco

El último escándalo que concierne a la alianza de los árabes con Israel fue una conferencia clandestina en la ciudad ocupada de Jerusalén, a la que atendieron académicos, investigadores y políticos árabes y kurdos por invitación de un centro de investigación israelí. El tema de la conferencia era “La elección de confederaciones en Oriente Medio para hacer frente a la amenaza turca e iraní”. Según los medios israelíes, los participantes discutieron la idea de una confederación que uniera a Jordania e Israel, y otra entre Irak y Siria. Por supuesto, el objetivo declarado de esto es el combatir a Irán y Turquía. Entre los participantes se encontraba un conocido disidente sirio que siempre ha aparecido en los canales de satélite árabes proclamando discursos sobre la revolución y la necesidad de expulsar a los regímenes autoritarios y opresores.

Israel está utilizando las tensiones sectarias del mundo árabe e invirtiendo en ellas, y es quien más se beneficia de la incitación y la movilización contra Irán, que lleva en marcha varios años. El gobierno de Tel Aviv ahora promueve la idea que se ha hecho popular entre una gran cifra de árabes ingenuos – que Irán es una amenaza mayor que Israel -, como si los árabes tuvieran que elegir sólo a uno, y deben elegir a Irán, no a Israel.

LEER MÁS: AI pide a Irán que admita “la ejecución de miles de disidentes en 1988”

Durante los años de incitación y movilización contra Irán en el mundo árabe, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha visitado una de las capitales del Golfo; dos ministros israelíes visitaron otra capital del Golfo en cuestión de un mes; un equipo deportivo visitó otra capital del Golfo; y un alto cargo de un cuarto país del Golfo visitó Tel Aviv. Durante todos estos acontecimientos, siempre había una voz árabe ingenua que proclamaba en alto que “Irán es más peligroso que Israel.” En el caso de que aceptáramos la validez de esta afirmación estúpida, ¿por qué iba a significar que deberíamos establecer una normalización total de nuestras relaciones con Israel?

La conclusión es que Israel es quien más se beneficia de la frenética ola de incitación sectaria de la que el mundo árabe lleva siendo testigo durante años, y es el principal beneficiario de las guerras de poder fallidas que los árabes están librando contra Irán y sus aliados. De hecho, Israel está viendo como gente estúpida del mundo árabe corre a sus brazos bajo el pretexto de combatir a Irán. Despertad; ¿por qué iba a ser la normalización con Israel útil en la lucha contra Irán?

 

Traducido de Al Quds Al Arabi, 14 de enero de 2019.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Artículos de OpiniónIránIsraelOriente MedioRegión