Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El fiscal general israelí advierte que la reunificación familiar para los inmigrantes etíopes hace más difícil negársela a los palestinos

Judíos etíopes en Israel [Imagen de archivo]

El fiscal general de Israel, Avichai Mendelblit, ha advertido al Gobierno que su plan para aprobar la inmigración de 1000 etíopes no judíos a Israel “debilita la lógica legal” para rechazar la reunificación familiar palestina, según informa el diario Haaretz. Las autoridades israelíes pretenden permitir la inmigración a familiares no judíos de los Falashmura –descendientes de judíos etíopes que se convirtieron al cristianismo-, de forma que puedan reunirse con sus hijos en Israel. Al no ser judíos, no cuentan con un derecho automático a asentarse en el país.

En una carta al gabinete de ministros, informa Haaretz, “Mendelblit advirtió que el plan podría resultar en la discriminación de los descendientes no judíos de judíos de otros países, que según la ley israelí tampoco tienen derecho a asentarse en Israel en virtud de la reunificación familiar”.

“Cuantas más decisiones se toman sobre la cuestión de las comunidades etíopes (…) más destacan las diferencias entre el tratamiento que reciben y el que se destina a otros grupos similares, y más difíciles se vuelven las justificaciones legales,” escribió Mendelblit. A continuación, el fiscal general explica que con “grupos similares” se refiere a “descendientes no judíos de judíos y no israelíes que vienen al país a reunirse con sus familias”.

Leer más: Israel acogerá a 1.000 judíos etíopes

Haaretz añade que “el fiscal general sugirió que el gabinete considerase la cuestión un desafío legal, no un obstáculo legal”.

El Derecho de Retorno le da a cualquier judío del mundo y a sus familiares no judíos el derecho de inmigrar a Israel. Los derechos de los cónyuges, hijos y nietos no judíos quedan recogidos en una enmienda de 1970.

“La legislación también se aplica a los cónyuges no judíos de los hijos y de los nietos, excepto si se trata de judíos que se han convertido de forma voluntaria a otra religión,” explica Haaretz.

La Ley de Ciudadanía y Entrada, sin embargo, “limita la concesión de la ciudadanía israelí o de permisos de residencia a los familiares palestinos de ciudadanos israelíes”. Esto también afecta “a ciudadanos iraníes, libaneses, sirios o iraquíes que tratan de obtener un permiso de residencia en Israel en base a la reunificación familiar con ciudadanos israelíes”.

Leer más (Opinión): Un primer ministro israelí llamado Muhammad

Categorías
ÁfricaEtiopíaIsraelNoticiasOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines