Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Netanyahu encuentra un aliado en el argentino Mauricio Macri

El jefe de gobierno de Argentina, Mauricio Macri (R) y el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu (L) [Twitter]

El ministro de Exteriores de Argentina ha demostrado recientemente su competencia a la hora de difundir la propaganda sionista, así como de demostrar que la “solución de los dos Estados” continúa sirviendo a los intereses israelíes. En una serie de tweets desde su cuenta oficial, expresó una “profunda preocupación” por la “intensificación de la violencia causada por el lanzamiento de cohetes desde Gaza.” Este fue el preludio para manifestar su compromiso con los dos Estados, para que “Israel pueda vivir en paz con sus vecinos dentro de fronteras seguras y reconocidas internacionalmente.”

El Times of Israel describió estas declaraciones como “una señal del cambio de actitud de Buenos Aires respecto a Israel.” En junio, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, hizo un llamamiento al presidente argentino, Mauricio Macri, para que interviniera al respecto de un partido de fútbol internacional que se iba a jugar en Jerusalén antes de ser cancelado, pero fue en vano.

Sin embargo, está claro que la falta de intervención en cuanto a la cancelación del partido no  refleja el apoyo actual del Gobierno argentino a Palestina. Por el contrario, su importancia efímera se limitaba al momento en el que el Mundial de Fútbol de la FIFA era el centro de atención, después se descartó rápidamente una vez que el escrutinio público desvió su atención de los dos principales acontecimientos: la Gran Marcha del Retorno y el Mundial. Dado que el último ahora es poco más que un recuerdo, y que, generalmente, la Gran Marcha del Retorno se describe igual que otras protestas palestinas que han perdido su identidad distintiva, el Ministerio de Exteriores argentino no ha tenido reparos al exponer su postura pro israelí.

Leer: Netanyahu visita Colombia y la comunidad internacional perfecciona su silencio

El comunicado argentino omite cualquier mención a la actual ocupación militar y a la decisión de Israel de colocar francotiradores en la frontera para asesinar deliberadamente a palestinos desarmados, lo cual lleva ocurriendo desde el primer día de protestas, a finales de marzo. Aún así, el comunicado fue más allá de las invenciones típicas del gobierno de Netanyahu. También trató de enmarcar el compromiso de los dos Estados en este contexto y presentarlo como una solución para que Israel “viva en paz”. Además, las palabras de Argentina también pretenden alejar a los palestinos de sus derechos. Aunque la Gran Marcha del Retorno se utiliza como una premisa para instar a la imposición de los dos Estados, debemos recordar que ninguno de los manifestantes ha sido asesinado por buscar un compromiso. Por lo tanto, el gobierno de Macri se ha alineado con con los asesinatos israelíes de palestinos desarmados que simplemente protestaban para exigir sus derechos legítimos.

Si esta versión de “paz” es la que defiende el paradigma de los dos Estados, ¿por qué la Autoridad Palestina sigue pidiendo que se implemente? Los hechos en el terreno demuestran que, mientras Argentina ha dejado a la luz el juego diplomático de conjurar soluciones para beneficiar a Israel, existe más peligro para los palestinos al no oponerse al compromiso de los dos Estados.

En todas sus demandas, la AP se ha ceñido a la fábula adoptada por la comunidad internacional, que cuenta que los palestinos son una prioridad. La retórica redundante habla parcialmente de “un Estado palestino independiente y viable que conviva junto a Israel.” La versión de Argentina, más cercana a lo que la comunidad internacional prevé hipotéticamente, ve a Israel viviendo en paz con sus vecinos. Este cambio de prioridades no es un buen augurio para el pueblo palestino. Una falta de oposición a las demandas de la comunidad internacional deja expuesto el hecho de que ya no existe una verdadera razón para disfrazar la intención original, que es que Israel colonice toda Palestina bajo la fachada de la hipótesis de los dos Estados. En este aspecto, está claro que Netanyahu ha encontrado un aliado en el líder argentino.

Partido de fútbol Argentina- Israel Caricatura [Sabaaneh / MiddleEastMonitor]

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArgentinaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaBlogsBlogs- PolíticaIsraelOriente MedioPalestinaRegión

MEMO Staff Writer