Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

La extrema derecha crece en Europa ante la indiferencia social hacia los refugiados

Niños sirios en un campo de refugiados en Turquía. [Abdulghani Arian/Anadolu Agency]

La conexión entre la reticencia de Europa a la hora de acoger a los refugiados y el dramático aumento de la islamofobia desde principios de la década de los 2000 no pueden disociarse. Si estos refugiados no fueran en su mayoría musulmanes, resultaría difícil pensar que haya tal renuencia para que Europa defienda sus valores y  obligaciones legales. De hecho, el mensaje clave de los partidos de derechas en todo el continente es el mismo: la cultura supuestamente cristiana de Europa está amenazada por los refugiados musulmanes que llegan a sus costas.

Rebatir a la ‘derecha alternativa’ puede ser correcto, pero debe combinarse con una mayor responsabilidad de los bastiones de la democracia liberal con cierta sensibilidad. ¿Quiénes son Gran Bretaña o Francia para dar una lección a Hungría o Polonia si el número de refugiados que ellos mismos reciben es tan pequeño?

Aparte de Alemania, ningún país administrado por partidos distintos a los de la extrema derecha ha cumplido bien su responsabilidad de aceptar a los refugiados, incluso si algunos han cumplido al menos los compromisos asumidos por la UE.

Leer: Poner fin a las guerras para acabar con la crisis de refugiados

El acuerdo alcanzado en la cumbre europea sobre migración esta semana ha sido vago y alejado de compromisos firmes. Las conversaciones concluyeron a las 4.35 de la madrugada del viernes. Se llegó a un acuerdo político, no legal, según el cual se consideraría que los refugiados que desembarcan desde Libia en las costas de Italia han aterrizado “en Europa”. Esto sugirió que, aparte de los llamados ‘países de la frontera’, los demás también asumirían la carga. Polonia, Hungría y la República Checa tienen líderes de extrema derecha alineados con la venenosa visión de Donald Trump de los musulmanes, y los tres tienen unas tasas de inmigración notablemente bajas. Se niegan, en un principio, a tomar sus cuotas de “participación justa”, diciendo implícita y a veces explícitamente que no les gusta que los refugiados sean musulmanes.

Sin embargo, el tono amoral de estos estados centroeuropeos no debería permitir que Gran Bretaña se desentienda. Solo 8.000 refugiados fueron bienvenidos en Reino Unido, en comparación con cientos de miles de personas en Alemania. Gran Bretaña ha aceptado acoger solo a 20.000 refugiados para 2020.

Leer: En el Día Mundial de los Refugiados las escuelas son atacadas

Una fila de refugiados sirios en la frontera austriaca, en dirección a Alemania, el 6 de septiembre de 2015 [Mstyslav Chernov / Wikipédia]

Mientras tanto, cinco millones de sirios están en movimiento. La peor crisis humanitaria del mundo, en Yemen, en la que Gran Bretaña está desempeñando un papel cada vez más grave, probablemente genere aún más flujos de personas desesperadas. La amenaza general del cambio climático provocará aún más salidas masivas de poblaciones desde el sur global hacia Europa. La característica compartida abrumadora de estas poblaciones será que provienen de país de tradición musulmana; siguen una fe sobre sobre cuyo rechazo Europa ha construido toda su cosmovisión cultural.

Enfrentar a la extrema derecha es, de hecho, lo correcto, pero ahora debe combinarse con los llamamientos para que los Estados más moderados del norte de Europa construyan sociedades amigas de los refugiados. Las ventajas de la migración musulmana deben ser enfatizadas.

Los musulmanes en Gran Bretaña, por ejemplo, dan más a la caridad que cualquier otro grupo religioso, así como frente a los ateos (que dan menos). Solo el 6% de los musulmanes tienen problemas con la lengua inglesa, según el último estudio al respecto, que data de 2011. Cuando se les preguntó si se sienten “orgullosos de ser ciudadanos británicos”, más musulmanes (83%) que el británico promedio (79%) dijeron que sí, según una encuesta del grupo de expertos Demos. El informe de Deloitte “Desplazados por talentos” dijo que el 38% de los refugiados procedentes de Siria hacia el Reino Unido, los Países Bajos y Austria han completado el ciclo de educación superior; el 32% tenía sus propias empresas en el país, lo que indicaba una mentalidad empresarial que podía crear empleos, no quitarlos.

Leer: Un estudio científico demuestra que los solicitantes de asilo impulsan las economías europeas

Angela Merkel es muy consciente del potencial demográfico ofrecido por los sirios. No es solo que Alemania se sienta culpable por su papel en la generación de refugiados a mediados del siglo XX; ella tiene una población que envejece y una fuerza de trabajo menguada que los sirios, afganos y norteafricanos pueden ayudar a contrarrestar. Otros países que aún no han tenido el derecho alternativo infectar al gobierno mismo harían bien en aprender de esto. Es por una razón específica que el presidente Trump está atacando a Merkel, un aliado tradicional de los Estados Unidos, y sus compañeros líderes de derecha en toda Europa quieren que sea destronada. No quieren que su enfoque radical acepte y dé la bienvenida a los refugiados al trabajo. Quieren que falle.

La solución a la crisis de refugiados no es hacer que los refugiados se marche por donde han venido. No se van a ir. Afganistán fue el prólogo; Siria es el comienzo; Yemen es el próximo capítulo, y el cambio climático es la serie interminable de secuelas directas. Acoger a los refugiados y rechazar la islamofobia es la forma más rápida de neutralizar a la Alt-Right en Europa. Culpar a las autocracias de Europa central o a los nuevos gobiernos en Italia o Austria no es suficiente. Otros países necesitan dar un ejemplo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autora y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

 

Categorías
AlemaniaArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- Estilo de vidaEEUUEuropa y RusiaHungríaItaliaOriente MedioPoloniaRegiónSiriaYemen