Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Un estudio científico demuestra que los solicitantes de asilo impulsan las economías europeas

Migrantes en el EuroTunnel - Cartoon [Latuff / Monitor de Oriente]

Los solicitantes de asilo que se trasladan a Europa han elevado la producción económica de sus naciones adoptivas, han reducido el desempleo y no han supuesto una carga sobre las finanzas públicas, según se desprende del informe emitido por el think-tank económico Science Advances, del que se ha hecho eco la Fundación Thomson Reuters.

Un análisis de los datos económicos y migratorios de las últimas tres décadas encuentra que los solicitantes de asilo aumentaron los productos internos brutos y los ingresos tributarios netos hasta en un 1%, según el estudio publicado en Science Advances por economistas franceses.

Los hallazgos se producen en medio de un aumento del sentimiento xenófobo en toda Europa, donde la inmigración alcanzó su punto máximo en 2015 con la llegada de más de un millón de refugiados y migrantes de Oriente Medio y África.

Un informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados publicado el pasado martes muestra que el número global de refugiados creció hasta un número récord de 2.9 millones en 2017 hasta alcanzar los 25,4 millones.

La investigación examinó a solicitantes de asilo desde 1985 a 2015: migrantes que demuestran temor a ser perseguidos en su país de origen para ser reasentados en un nuevo país.

Leer: Refugiadxs, nuevo reto para Occidente

“El cliché de que la migración internacional está asociada con una ‘carga’ económica puede ser disipado”, escribieron los científicos del Centro Nacional Francés de Investigación Científica, la Universidad de Clermont-Auvergne y la Universidad Paris-Nanterre.

La investigación analizó datos de Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Islandia, Irlanda, Noruega, los Países Bajos, Portugal, España, Suecia y el Reino Unido.

El documento sostiene que los solicitantes de asilo contribuyeron más al producto interno bruto de un país después de tres a siete años, según los datos de la investigación. Marginalmente, se redujeron bastante las tasas de desempleo y tuvieron un impacto casi nulo de las finanzas públicas.

Grecia, por donde la mayoría de los inmigrantes que huyen de la guerra civil de Siria ingresaron a Europa, no está incluida porque los datos fiscales anteriores a 1990 no estaban disponibles.

Chad Sparber, profesor asociado de economía en la Universidad de Colgate, con sede en Estados Unidos, dijo que el estudio era un recordatorio de que no existen argumentos económicos convincentes en contra de la acogida de inmigración por razones humanitarias.

Pero advirtió en contra de lo qu epuede suponer no tener en cuenta las opiniones de los ciudadanos europeos que podrían sentir personalmente las consecuencias negativas de la inmigración.

“Hay personas que pierden o sufren con la llegada de inmigrantes”, explica la Fundación Thomson Reuters.

“Una inmigración equilibrada es buena”, dijo. “Pero hay que reconocer que esto no es igual de verdad para todas las personas”.

Leer: Poner fin a las guerras para acabar con la crisis de refugiados

 

 

 

Categorías
ÁfricaEuropa y RusiaNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioRegión