Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué ha cambiado después de las elecciones libanesas?

Los partidarios del movimiento chií libanés Hezbolá se reúnen durante un discurso de Hassan Nasrallah, el Secretario General de Hezbolá, el 13 de agosto de 2017 [Ali Dia / Agencia Anadolu]

No muchos libaneses debieron esperar los resultados de las elecciones parlamentarias para darse cuenta del triunfo de Hezbolá. Tampoco tuvieron que esperar los resultados para saber que sus condiciones políticas y de vida no cambiarían y que las caras y fuerzas políticas tampoco cambiarían.

Por lo tanto, más de la mitad de los libaneses boicotearon las farsantes elecciones sectarias que reconfirmaron la oscuridad de la escena libanesa. Las ilusiones de superar el callejón sin salida actual, hacer un cambio hacia la ciudadanía y el establecimiento de un estado ciudadano se han desvanecido a la luz de la división y del hecho de que Hezbolá solo posee armas, haciéndose más fuerte y más dominante que el estado mismo.

Ha llegado al punto en que Hezbolá toma decisiones con respecto a la guerra y la paz en el país, tomando estas decisiones donde y cuando lo desea, o cuando se lo pida el Wilayit al-Faqih (Tutela del Jurista Islámico) en Teherán.

A pesar del hecho de que Hezbolá ha obtenido más representantes que hace nueve años y su presencia en el parlamento libanés es fuerte, su representación se ha vuelto aún más frecuente entre los representantes de otras sectas, como los cristianos y los suníes. Incluso podemos decir que los sunníes de Hezbolá y los cristianos tienen una representación parlamentaria más concreta, con alrededor de 10 representantes.

Esto tiene implicaciones e influencia sobre las consideraciones y cálculos del sistema de sectas libanés y su composición. Esto ha sido expresado por medio de sicarios armados en más de un lugar en el Líbano. La manifestación más expresiva, desafortunada y sectaria de esto es alzar la bandera del partido en la estatua del difunto primer ministro libanés Rafik Hariri, después de que se dieron a conocer los resultados preliminares de las elecciones.

Leer: Líbano y el enfrentamiento entre Irán e Israel

Esta escena era una reminiscencia de lo que hicieron los combatientes de Hezbolá cuando levantaron su bandera en el minarete de la mezquita Omar bin Khattab en la aldea siria Al-Qaseer, declarando que la ciudad estaba ocupada. Se establecieron allí después de matar y expulsar por la fuerza a sus residentes y habitantes originales que habían albergado a los niños y las esposas de los combatientes de Hezbolá, así como a otros que huyeron de los ataques de Israel durante la guerra de julio de 2006.

¿Que ha cambiado? Los resultados de las elecciones del 6 de mayo de 2018 no tendrán mucho impacto en la vida política del Líbano, ya que no contribuirán a cambiar el proceso de toma de decisiones en el Líbano. A pesar de la importancia de los resultados en el nivel formal, el nivel político no ha cambiado, incluso aunque algunas caras y figuras lo hicieran. Todo el mundo sabe lo influyente que es Hezbolá en el gobierno libanés y su impacto en la toma de decisiones libanesa. Además, los partidos políticos y las direcciones sectarias y tribales no cambiaron y, por lo tanto, no es de extrañar que más de la mitad de la población boicoteara las elecciones y se volviera indiferente, o probablemente espectadores, viendo los enfrentamientos entre los polos políticos y el establecimiento de diferencias entre ellos.

La realidad de la situación libanesa revela que la experiencia de las elecciones parlamentarias de 2005 proporcionó muchas lecciones y ejemplos a la mayoría del pueblo libanés, cuando las elecciones dieron como resultado la mayoría de los votos para la Alianza del 14 de marzo, pero Hezbolá lo ignoró y sobrepasó al gobierno libanés en su totalidad, decidiendo participar en la guerra contra Israel en julio de 2006.

Esto fue un desprecio a la voluntad del estado libanés y a la voluntad de la mayoría del pueblo libanés. Más tarde se convirtió en guardia de fronteras para Israel de acuerdo con la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU. Este partido, que desempeñó roles regionales basados en lo que dictaba la agenda del gobierno en Irán, además de controlar al estado libanés, repitió la mismo acción y sobrepasó los resultados de las elecciones parlamentarias de 2009.

Leer:

Funcionó para interrumpir varios aspectos de la vida en el Líbano hasta que obtuvo el poder de veto de un tercio, sentando un precedente. Cuando el Movimiento del Futuro y sus aliados cristianos y drusos ganaron la mayoría de los escaños en el parlamento, no pudieron formar gobierno ellos solos. El primer ministro Saad Hariri se vio obligado a ceder ante Hezbolá y el poder de veto de un tercio de sus aliados. El partido obligó a su aliado cristiano, Michel Aoun, a actuar como presidente. Esto fue seguido por una mayor concesión, es decir, acordar la demanda del presidente Aoun de hacer ministro a su yerno, Gebran Bassil, a pesar de haber perdido las elecciones.

Hezbolá logró hacer todo esto porque dependía de la fuerza de las armas que posee. Había afirmado falsamente durante muchos años que estas armas eran para la resistencia, pero luego, muchos libaneses se dieron cuenta de que estas armas estaban dirigidas contra ellos cuando Hezbolá los apuntó con ellas en 2008 durante su invasión a Beirut. Además de todo esto, Hezbolá recurrió a muestras de fuerza y de poder en todas las ocasiones políticas. Incluso fueron desplegadas las camisas negras para enfrentarse a sus oponentes libaneses. Cuando el Mullah iraní ordenó que apuntaran con sus armas a la oposición siria, Hezbolá se enfrascó en una batalla contra la mayoría de los sirios, defendió el régimen criminal de Al-Assad y aún continúa derramando la sangre de los sirios.

Es interesante que la clase política, que está tranquila por el sistema de cuotas sectarias, haya recurrido a sacar los trapos sucios. No se detuvieron allí; incluso involucraron la crisis de desplazamiento sirio en su bazar electoral, que se relacionó con el caso de reasentar a los refugiados palestinos. Explotaron las emociones y los temores que esto producía para reforzar el fanatismo. Ni se molestó en buscar las razones detrás de la crisis y cómo encontrar soluciones.

Esta clase también era indiferente al declive y las crisis que afligían al Líbano y su infraestructura política, social y económica, hasta el punto de que la situación llegó a ser una gran barrera para las perspectivas de progreso y salvación de la situación actual. Esta clase, en cambio, elige convertir el país en un escenario de conflictos regionales e internacionales.

Por lo tanto, los resultados electorales no tienen ningún efecto sobre el país y la situación de su pueblo, especialmente dado que las elecciones se celebraron bajo una ley electoral bastarda que combinó la relatividad y los votos preferenciales y reunió una colección dispersa de ideas teleológicas que sirven a los intereses de las coaliciones sectarias que no se preocupan por la ciudadanía libanesa. Era importante para aquellos a quienes se les ocurrió la ley que ciertas figuras llegaran al parlamento, independientemente de sus agendas, experiencia, habilidades y disposición para servir a la gente y al país.

 

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 22 de mayo de 2018.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIránLíbanoOriente MedioReportajes y AnálisisSiria

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba