Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los aliados de Hezbolá ganan en las elecciones en Líbano, subrayando la influencia de Irán

El líder de Hezbolá Hassan Nasrallah [Pottemagerens-Hus / Facebook]

Hezbolá y sus aliados políticos lograron avances significativos en las elecciones parlamentarias del Líbano, según mostraron los resultados oficiales, impulsando un movimiento respaldado por Irán que se opone ferozmente a Israel y subrayando la creciente influencia regional de Teherán.

Leer: Líbano y el enfrentamiento entre Irán e Israel

El líder de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrallah, calificó el resultado como “una victoria política, parlamentaria y moral muy grande para los que eligen la resistencia”.

El número de diputados de Hezbolá fue el mismo o cambió poco, pero los candidatos apoyados por el grupo o aliados al mismo ganaron en las principales ciudades. Hezbolá y sus aliados políticos ganaron poco más de la mitad de los escaños en el parlamento, según los resultados finales de todos menos uno de los 15 distritos electorales de Líbano.

Calificado como un grupo terrorista por Estados Unidos, Hezbolá, fuertemente armado, ha crecido en fuerza desde que se uniera a la guerra en Siria en apoyo del presidente Bashar al-Assad en 2012.

La fuerte demostración de partidos y políticos que apoyan la posesión de armas por parte de Hezbolá puede complicar la política occidental en el Líbano, que depende de la ayuda y los préstamos extranjeros para reactivar su economía estancada y recibir el apoyo militar de EE.UU.

Un ministro israelí dijo que el resultado ha mostrado que el estado libanés era indistinguible de Hezbolá, lo que indica el riesgo de que Israel golpee al gobierno de Líbano en una guerra futura.

El primer ministro, respaldado por paises extranjeros “occidentales”, Saad al-Hariri, perdió más de un tercio de sus escaños, según mostraron los resultados. Culpó a una nueva ley de votación, que es muy compleja, y a las lagunas de su partido en el desempeño del poder.

Pero con 21 diputados, por debajo de los 33 que obtuvo en el último parlamento, aún emergió como el líder musulmán suní con el bloque más grande en la cámara de 128 escaños, convirtiéndose en el favorito para formar el próximo gobierno.

Las fuerzas libanesas que son incondicionalmente anti-Hezbolá, básicamente un partido cristiano, se erigieron como un gran ganador, llegando casi a doblar a sus legisladores hasta alcanzar los 15, de acuerdo con las indicaciones iniciales.

El primer ministro del Líbano debe ser suní debido su sistema de cuotas religiosas para repartir el poder. Se espera que el nuevo gobierno, como el saliente, incluya a todos los partidos principales. Es probable que las conversaciones sobre los puestos del gabinete se tomen su tiempo.

“Hariri se verá aún más debilitado en el futuro en cualquier tipo de gobierno”, dijo Andrew Tabler del Instituto Washington. “Su capacidad para domesticar o contener a Hezbolá… en el Líbano va a ser muy limitada”.

 

Los resultados oficiales publicados a última hora del lunes mostraron que Hezbolá, junto con grupos e individuos aliados, obtuvieron al menos 65 escaños. Los resultados finales para el distrito de Akkar aún no se han anunciado.

Leer: Las reformas electorales no han supuesto ningún cambio real en Líbano

Los escaños en el parlamento están divididos según una estricta cuota de carácter religioso.

Los suníes respaldados por Hezbolá obtuvieron escaños en Beirut, Trípoli y Sidón, baluartes del Movimiento Futuro de Hariri, donde el ejército fue obligado a desplegarse el lunes por la noche para disolver los enfrentamientos entre Hariri y los partidarios de Hezbolá.

El periódico pro-Hezbolá al-Akhbar definió las elecciones como una “bofetada” para Hariri.

Los ganadores respaldados por Hezbolá incluyen a Jamil al-Sayyed, un general chií retirado y ex jefe de inteligencia libanés que es amigo cercano de Assad.

Sayyed fue uno de los hombres más poderosos del Líbano en los 15 años de dominación siria que siguieron a la guerra civil de 1975-90.

Al menos otras cinco figuras que ocuparon el cargo regresaron al parlamento por primera vez desde que las fuerzas sirias abandonaron Líbano después del asesinato en 2005 de Rafik al-Hariri, el padre de Saad.

Faisal Karami, hijo del fallecido primer ministro pro sirio Omar Karami, fue elegido por primera vez.

Los medios iraníes parecen regodearse con el revés de Hariri. La agencia de noticias de línea dura Tasnim publicó un informe titulado: “El resultado de la elección libanesa pone fin al monopolio de Hariri entre los suníes”.

Entre los grandes aliados de Hezbolá están el Movimiento Amal Shií, liderado por el presidente del Parlamento, Nabih Berri, y el Movimiento Patriótico Libre Cristiano del presidente Michel Aoun, un aliado de Hezbolá desde 2006 que ha dicho que su arsenal es necesario para defender al Líbano.

Si bien Hezbolá y sus aliados no siempre están de acuerdo, su apoyo para su arsenal es vital para el grupo en el Líbano, donde sus armas han sido un importante punto de fricción durante años.

Hezbolá perdió terreno en el distrito electoral de Baalbek-Hermel, uno de sus bastiones. Dos de los 10 asientos de allí fueron ganados por sus oponentes, uno por las Fuerzas Libanesas y el otro por el Futuro. Tampoco pudo conseguir un asiento chií en Biblos.

La participación fue del 49.2%, por debajo del 54% de la última vez que se celebraron elecciones legislativas hace nueve años.

Un candidato independiente que está en contra del sistema político ganó un escaño en Beirut.

Una coalición anti-Hezbolá liderada por Hariri y respaldada por Arabia Saudí obtuvo la mayoría en el Parlamento en 2009. Pero esa alianza del “14 de marzo” se desintegró y Riad ha desviado su atención para enfrentarse contra Irán en otras partes de la región, especialmente en Yemen.

Samir Geagea, líder de las Fuerzas Libanesas, dijo que los resultados mostraban que todavía había un “terreno popular” que respalda al “14 de marzo” y que “nos daría fuerza … para arreglar el camino mucho más de lo que pudimos en los últimos años”.

Geagea es el oponente cristiano libanés más prominente de Hezbolá. Dirigió la milicia de las Fuerzas Libanesas en los últimos años de la guerra civil, durante la cual fue un adversario de Aoun.

Hariri ha instado a la rápida formación de un gobierno después de las elecciones para que pueda seguir adelante con las reformas necesarias para reducir los niveles de deuda del estado, entre los más altos del mundo. Dijo que la comunidad internacional debería mirar el resultado de las elecciones “de una manera muy positiva”.

Los inversores quieren ver reformas antes de que liberen parte de los 11 mil millones de dólares de ayuda y préstamos blandos prometidos en abril.

Líbano ha sido un gran receptor de ayuda extranjera para ayudarlo a hacer frente a la acogida de un millón de refugiados de la vecina Siria.

Nasrallah pidió la formación rápida de un nuevo gobierno y dijo que debería hacerse con un espíritu de cooperación, dejando de lado las diferencias.

Líbano debería haber celebrado elecciones parlamentarias en 2013, pero los diputados votaron en su lugar para extender su propio mandato porque los líderes no pudieron acordar una nueva ley de elecciones parlamentarias.

La cuestión de las armas de Hezbolá se ha deslizado en la agenda política del Líbano en los últimos años. Hariri, quien lideró años de conflicto político con el grupo, dice que es un problema que se resolverá regionalmente a través del diálogo.

El voto en el Líbano debe ser seguido el 12 de mayo por las elección iraquíes que también deben subrayar el alcance de Irán, con uno de los tres líderes chiíes pro-Teherán listo para convertirse en primer ministro.

Irán dijo que respeta las elecciones de Líbano, mientras que Francia dijo que la votación fue un paso importante.

 

Categorías
LíbanoNoticiasOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba