Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Netanyahu no se plantea adelantar las elecciones

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu en Bruselas, Bélgica, 11 de diciembre de 2017 [Agencia Dursun Aydemir / Anadolu]

Una fuente cercana al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha negado la intención de este último de adelantar la fecha de las próximas elecciones israelíes, pues “es necesaria una solución a largo plazo”.
El diario hebreo Israel Hayom ha publicado el miércoles que, si bien en este momento se observa un recrudecimiento de las amenazas y acusaciones vertidas por Kahlun y los extremistas religiosos contra Netanyahu, éste ha enviado desde Washington una carta a los líderes de la coalición en la que explica que él no está interesado en celebrar elecciones ahora, y en la que exige una solución a largo plazo.
Según el diario hebreo, Netanyahu quiere poner fin a la crisis de gobierno antes de regresar a Israel. Por ello ha hablado por teléfono con el ministro Yariv Levin, que dirige las negociaciones con los líderes de la coalición de gobierno, y con el jefe de equipo en su oficina, Yoav Horovic, para darles directrices para poner fin a la crisis.
Netanyahu habría dicho a Levin Horovic: “Parece que todo el mundo se ha subido a un árbol alto del que no se puede bajar. Quiero una solución pero no vamos a encontrar en un plazo de un mes. Nos encontramos, una vez más, en una crisis de la coalición de gobierno, y necesitamos una solución a largo plazo. El gobierno no se siente incómodo como para adelantar la fecha oficial de las elecciones, fijada para el 2019” .

Leer: Miles de israelíes protestan contra la corrupción de Netanyahu

Un miembro de alto rango del equipo de Netanyahu ha añadido: “Realmente no queremos las elecciones: a pesar de las encuestas de opinión, el primer ministro recuerda que se sabe cómo llegar a unas elecciones, pero no sabe cómo salir de ellas”.
La misma fuente ha señalado que Netanyahu ve en la situación del viceministro Jacob Litzman parte del problema, y ha dicho en reuniones a puerta cerrada que “el calendario propuesto por Litzman para poner fin a la crisis es ilógico y no permite una solución de la misma”.
El primer ministro del gobierno israelí ha expresado también su esperanza de que el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, cumpla con el acuerdo. Según la misma fuente, Aryeh Deri y Moshe Ghaffni están a cargo de la mediación y Litzman es la clave.
Por otra parte, el actual líder de la coalición, David Amoslem (Likud), ha propuesto la votación de la ley fundamental para el estudio de la Torá. Esta medida, exigida por los haredim (ultraortodoxos), supone una variación con respecto a los puntos acordados previamente. Mientras tanto, Lieberman y Kahlun rechazan la votación de esta propuesta.
Ayer fue el jefe del partido de derecha secular Israel Beitenu (“Israel nuestra casa”), el abogado Robert Alitov, el que lanzó una amenaza al decir que la ley de servicio militar es para él una cuestión de principios, afirmando “lo decimos claramente: si la ley se ve refrendada en la segunda y tercera votación, nos retiraremos del gobierno”.
Se piensa que solo tras el retorno de Netanyahu al estado hebreo comenzarán los contactos reales que pongan fin a la crisis o, en otro caso, se decida convocar elecciones anticipadas.

Por su parte, el ministro de Finanzas, Moshe Kahlun, y los miembros ultra-ortodoxos de la Knesset (los haredim), siguen amenazando con romper el gobierno de coalición a finales de mes si no se encuentra una solución a la crisis que rodea el proyecto de ley de reclutamiento.

Leer: Los haredim contra el reclutamiento israelí

También existen distintos puntos de vista dentro del partido “Judaísmo de la Torá” sobre la solución acordada para solventar la crisis sobre el proyecto de ley sobre presupuestos del Estado.

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioRegión