Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Halaweet Al-Smeed

Este postre ocupa un lugar especial en mi corazón, ya que mi bisabuelo solía hacerlo en Jerusalén para todos los vecinos en ocasiones especiales, y mi abuelo hacía la receta que le transmitió su padre para nosotros.

Este postre ocupa un lugar especial en mi corazón, ya que mi bisabuelo solía hacerlo en Jerusalén para todos los vecinos en ocasiones especiales, y mi abuelo hacía la receta que le transmitió su padre para nosotros. Ahora, yo soy la que lo hace para mi familia, y espero que la tradición continúe durante generaciones.
Halawet el Smeed  se traduce literalmente como “postre de sémola” y eso es básicamente lo que es. Es muy popular en el Levante árabe y por lo general se come en invierno, ya que es un postre caliente. Hacer este plato es realmente  rápido, pero requiere una cierta planificación, porque el queso de Nablús necesita ser puesto a remojo durante toda noche con el fin de eliminar la sal. Una vez hecho esto, este postre se puede hacer en 15-20 minutos.
A la mayoría de la gente le gusta hacerlo usando sirope de azúcar en lugar de agregar el azúcar y el agua por separado, pero yo prefiero echarlos por separado para controlar la dulzura del plato. Pero si tenéis a mano algo de sirope, ésta es la manera perfecta de rematarlo; siempre se puede añadir más agua o azúcar para ajustar el nivel de dulzura.
Por desgracia, en su día, nadie había establecido una receta definida para este postre. Era más bien añadir un poco de esto, con un poco de lo otro, y eureka!, un plato delicioso estaba listo! Transmitir las recetas de esta manera hoy en día es difícil, así que he hecho todo lo posible para cuantificar todos los ingredientes, pero no dudéis en ajustar los componentes a vuestro gusto. Os recomiendo encarecidamente sazonar este postre con frutos secos, así tendrá una textura más crujiente.

 

Ingredientes
-3 cucharadas de mantequilla
-2 tazas de sémola fina
-350 g de queso de Nablús (puesto a remojo durante 24 horas, cambiando el agua regularmente)
-1 o ½ taza de azúcar (al gusto)
-400-500 ml. de agua
-Piñones tostados o almendras (cobertura)
Instrucciones
En una cacerola grande, derrite la mantequilla y agrega la sémola. Tosta la sémola hasta que esté dorada. Asegúrate de ir moviendo la sémola en  la sartén para evitar que se pegue y se queme.
Añade el azúcar y el agua gradualmente. Comienza agregando menos cantidad de lo que crees y ve probando; siempre puedes añadir más luego. Echa suficiente azúcar para alcanzar el dulzor que quieras  y suficiente agua para alcanzar la consistencia deseada.
Hay dos maneras de servir este postre; sólo depende de la que prefieras. Puedes desmenuzar el queso en el tazón en el que vas a servir el postre y verter la mezcla de sémola caliente hirviendo sobre él, permitiendo que el calor suavice el queso, o puedes desmenuzarlo directamente sobre la mezcla de sémola y mezclarlo en la encimera. Si quieres que el sabor del queso sobresalga, sírvelo de la primera manera. El sabor del queso prácticamente se funde con la sémola si lo preparas de la segunda manera que he explicado.
Cúbrelo todo con las nueces tostadas y a disfrutar!

Categorías
Sírvase Usted MismoVideos y Fotos Historias