Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Saleeg

Esta delicia proviene de la zona occidental de Arabia Saudí, incluyendo las ciudades de Yeddah, La Meca y Taif.

 

Tal vez porque conozco este plato desde los comienzos de mi vida, a mí no me parece raro; pero eso no significa que a otros no se lo parezca. Admito que el concepto de cocinar el arroz en la leche y comerlo como un plato salado, en contraposición a hacerlo como un postre en forma de arroz con leche, es algo extraño, pero eso no debería asustar a nadie. He convertido a muchos al amor por esta receta y espero seguir haciéndolo, y es que este es realmente un plato subestimado fuera de Arabia Saudí.

Esta delicia proviene de la zona occidental de Arabia Saudí, incluyendo las ciudades de Yeddah, La Meca y Taif. Es comúnmente servido a los invitados especiales y es un signo de generosidad y hospitalidad. Se puede hacer con pollo, ternera o cordero; todos son igualmente deliciosos en mi opinión.

La palabra “saleeg” viene de una palabra árabe que significa “hervir” y la razón es bastante obvia: casi todo se hierve en el plato. No pienses que esta receta no tiene sabor o textura por el hecho de que sus componentes sean hervidos; la ebullición infunde el sabor de las especias en la carne y la leche, además de en el caldo y la mantequilla en el arroz.

Es importante utilizar arroz “americano” o arroz blanco de grano largo para que no se convierta en una pasta y mantenga cierta textura. Además, la leche entera grasa es realmente lo mejor para este plato, ya que su cremosidad es esencial. Lo más importante de todo es que no se pase de largo o escatime con el daggus, la salsa de tomate picante. Realmente, ésta remata el plato y le da la acidez perfecta que atraviesa su cremosidad y carnosidad. Cada persona tiene su propia preferencia, por lo que la acidez, el picante y el punto de ajo pueden ser posteriormente añadidos al gusto.

Sólo imagina este plato como un risotto cremoso cubierto con carne y una salsa picante de tomate o no piensen, sólo prepáralo y cómelo; estoy seguro de que te encantará.

Ingredientes
Salsa Daggus
1 manojo medio de cilantro
1 cebolla roja o pequeña cebolla roja
2-3 dientes de ajo (al gusto)
1 chile rojo (al gusto)
6 tomates medianos
1 limón
1-2 cucharadas de vinagre blanco (al gusto)
Sal
Pimienta
2-3 cucharadas de aceite de oliva
Pollo
1 pollo entero (8 piezas)
2 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
5 vainas de cardamomo
1 rama de canela
1 hoja de laurel
3 piezas de clavo
Masilla de almáciga (3-4 piezas)
Salsa de pollo
1 cucharadita de pasta de ajo
1 ½ cucharadita de pasta de tomate
½ taza de caldo de pollo
2 cucharadas de jugo de limón
1 ½ cucharadita de especias mezcladas
4 hilos de azafrán
Sal
Pimienta
Arroz
2 tazas de arroz americano (lavado y hervido durante ½ hora)
4 tazas de caldo de pollo (o suficiente para cubrir el arroz)
5 vainas de cardamomo
2 cucharadas de mantequilla
1 litro de leche entera
Sal
Pimienta
2 cucharadas de mantequilla derretida (para rocíar en la parte superior)
Instrucciones
1. Para hacer la salsa, mezcla todos los ingredientes excepto el aceite de oliva. A mí me gusta hacerlo en lotes para asegurarme de que todo queda bien picadito. Rocíe con aceite de oliva hasta que se forme una pasta ligera. Refrigere mientras hace el resto del plato.

2. En una olla grande, caliente el aceite de oliva y una vez caliente, coloque las piezas de pollo con la piel hacia abajo. Sofríe el pollo y luego agrega el resto de los ingredientes y después suficiente agua para cubrir el pollo. Llevar a ebullición, quitar la grasa sobrante y tapar. Dejar hervir hasta que el pollo esté cocido. Colar el pollo y reservar el caldo para el arroz. Coloque el pollo en una bandeja para hornear.

3. Devuelva el caldo a una olla donde se cocinó el pollo y agregue el arroz. Asegúrese de que la salsa sólo cubre el arroz. Puede agregar agua si no hay suficiente caldo. Quiebra las vainas de cardamomo con los dedos antes de colocarlos en la olla. Una vez que el caldo llega a la ebullición, baje el calor y cubra el arroz. Cocine hasta que el líquido sea absorbido y todo  el arroz esté cocido.

4. Mientras se hace el arroz, hacer la salsa de pollo. Mezclar todos los ingredientes para hacer una salsa densa y unta con ella las piezas de pollo. Coloque en el horno hasta que la piel esté tostada y crujiente.

5. Una vez que el arroz esté cocido, agregue la leche, la mantequilla, la sal y la pimienta. Una vez que esté hirviendo, bajar el calor y tapar. Remueva de vez en cuando. Está listo cuando la leche esté completamente absorbida y densa.

6. Para emplatar, coloque el arroz en un plato grande, recubra con los pedazos del pollo y rocíe con mantequilla derretida. Servir con la salsa de daggus al lado. ¡A disfrutar!

 

 

Categorías
Sírvase Usted MismoVideos y Fotos Historias