Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

A Dbeibeh apenas le quedan opciones tras suspender un tribunal libio su acuerdo de hidrocarburos con Ankara

El ministro turco de Defensa Nacional, Hulusi Akar, se reúne con el primer ministro libio del Gobierno de Unidad Nacional, Abdul Hamid Dbeibeh, en Estambul, Turquía, el 25 de octubre de 2022 [Arif Akdoğan/Anadolu Agency].

Las redes sociales en Libia están que arden tras la noticia de que un tribunal de Trípoli ha suspendido la aplicación del acuerdo de exploración de hidrocarburos entre Libia y Turquía firmado el pasado octubre entre Ankara y el Gobierno de Unidad Nacional (GUN) dirigido por Abdul Hamid Dbeibeh. El Memorando de Entendimiento otorga a las petroleras turcas el derecho a explorar en busca de petróleo y gas en Libia, así como en sus aguas territoriales. La mayoría de los libios criticaron el acuerdo por considerarlo una venta a Ankara.

La demanda fue presentada por un grupo de abogados alegando "violaciones" de dos leyes libias: La ley básica del petróleo de Libia, conocida como Ley del Petróleo de 1955; y la ley número 69 de 1970 que regula el comercio de productos de hidrocarburos. Dirigidos por Thouraya Eltwebi y su marido Magid Mayet, veterano abogado y ex juez, los miembros del grupo estaban motivados por su "audacia" para buscar la verdad y su deseo colectivo de "servir a Libia", declaró Eltwebi a MEMO. Añadió que su acción no tiene nada que ver con la actual división política del país. También citó el hecho de que el Memorando de Entendimiento viola claramente la hoja de ruta política que llevó al GNU y al primer ministro Dbeibeh al poder en 2020.

El artículo seis del párrafo diez de la hoja de ruta dice que la autoridad ejecutiva (dirigida por Dbeibeh) "no considerará ningún acuerdo o decisión nuevos o anteriores" que puedan perjudicar, de algún modo, las relaciones exteriores de Libia o "imponer obligaciones a largo plazo" al Estado. El Memorando de Entendimiento, incluso antes de aplicarse, ya está perjudicando las relaciones regionales e internacionales del país.

Libia: España y el PNUD firman un acuerdo para apoyar el proceso electoral

Cuando se firmó el documento, Egipto, Chipre y Grecia rechazaron el acuerdo y dijeron que era "ilegal". El ministro griego de Asuntos Exteriores, Nikos Dendias, fue más allá y lo calificó de "amenaza para la estabilidad regional". Francia, que apoya a Grecia en la disputa con Turkiye en el Mediterráneo oriental, dijo que el Memorando de Entendimiento no es "conforme con el derecho internacional del mar". Incluso el Parlamento de Libia, con sede en el este del país, rechazó el documento, calificándolo de violación de la soberanía libia. El Parlamento Europeo se sumó a la advertencia, tanto a Trípoli como a Ankara, de no aplicar "ninguna" de las "cláusulas" del Memorando relacionadas con los hidrocarburos. Grecia y Chipre reclaman parte del territorio marítimo cubierto por el MOU, mientras que Egipto cree que el GNU no tiene derecho a suscribir tales acuerdos.

La mayoría de los comentaristas libios criticaron el MOU porque otorga a Ankara un estatus económico favorable que, según ellos, limita la competencia, negando a Libia la posibilidad de tener un mejor trato con otras empresas mejor equipadas en la materia. Cuando se trata de petróleo y gas, Turkiye no es la mejor opción que merezca un trato de favor o un estatus especial por parte de Libia. El país norteafricano ocupa el puesto 17 entre los países productores de petróleo del mundo y es el tercero de África, mientras que Turkiye ocupa el puesto 53 a nivel mundial. Además, Turquía no es miembro de la OPEP ni está reconocida como un país con gran experiencia, tecnología y conocimientos en la industria petrolera. Los comentaristas también señalaron que la Corporación Nacional de Petróleo de Libia no fue consultada sobre el acuerdo.

Ante las condenas públicas, el ministro de Economía y Comercio del Gobierno de Unidad Nacional, Mohammed Al-Huweij, ministro de Petróleo en funciones, firmó el acuerdo en octubre, y luego apareció en la televisión local para arremeter duramente contra el público. En aquel momento dijo que el acuerdo con Ankara no era vinculante para Trípoli y no perjudicaba en modo alguno los intereses de Libia. Sin embargo, Eltwebi y sus colegas creen que el ministro no vio cómo el acuerdo viola las leyes petroleras del país y la hoja de ruta política que llevó a su jefe al poder en primer lugar.

La última controversia se produjo tres años después de que se firmara el acuerdo inicial que demarcaba las fronteras marítimas entre Libia y Turkiye en noviembre de 2019, que fue aún más controvertido y provocó la indignación generalizada dentro de Libia y de sus vecinos del Mediterráneo oriental, como Egipto. En aquel momento, Trípoli estaba siendo atacada por el general Khalifa Haftar, afincado en el este, que amenazaba con tomar el poder en la capital. El entonces desesperado Gobierno de Acuerdo Nacional necesitaba ayuda urgente para combatir a Haftar. Ankara, que ya mantenía una larga disputa con Atenas y Nicosia sobre las fronteras marítimas, vio una oportunidad y la aprovechó, ofreciendo a Trípoli un acuerdo de seguridad a cambio del acuerdo marítimo que marcaba las fronteras entre ambos países, enfadando a El Cairo, Atenas y Nicosia en el proceso.

El general Khalifa Haftar se hace con el control de Libia - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Dentro de la propia Libia, el acuerdo no puede aplicarse, ya que cualquier acuerdo internacional debe ser votado y ratificado por el Parlamento antes de ser vinculante. El Parlamento de Libia, con sede en el este del país, rechazó el acuerdo inicial de 2019 y también rechazó el Memorando de Entendimiento de 2022, calificando ambos de "ilegales" y perjudiciales para la soberanía de Libia a largo plazo. El ministro de Asuntos Exteriores griego, tras reunirse con el portavoz libio Aguila Saleh el pasado noviembre, tuiteó que su país está "satisfecho" de que la legislatura libia haya rechazado los acuerdos de 2019 y 2022 del GNU con Ankara.

"El fallo del tribunal sienta definitivamente un precedente", declaró un abogado afincado en Trípoli que habló bajo condición de anonimato. Señaló que esta sentencia también podría significar que "el acuerdo de seguridad de 2019" está ahora en duda. Su colega Salem Hussien, experto en relaciones internacionales afincado en el este de Libia, afirmó que el GNU "no es conocido por su respeto a la ley", pero que, no obstante, la sentencia judicial sigue siendo un hito importante. Hussien añadió que es la primera vez en Libia que abogados independientes se movilizan "para exigir responsabilidades al gobierno corrupto" a pesar de todas "las cosas malas que ha hecho hasta ahora", añadió.

Libia: la inteligencia estadounidense exige a Haftar que permita al gobierno de Dbeibeh operar en el este

El 12 de enero, el portavoz del GNU, Mohamed Hamouda, describió el veredicto del tribunal como un paso "preliminar", pero no precisó si el gobierno tiene previsto recurrir. Al mismo tiempo, el ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu, declaró que el GNU había comunicado a Ankara que no debía tomarse en serio el fallo judicial.

A la pregunta de si ella y sus colegas preguntarán al mismo tribunal sobre el acuerdo de seguridad, Eltwebi dijo que "todo es posible". El acuerdo de seguridad da permiso a Ankara para estacionar tropas en suelo libio. Cientos de soldados turcos y miles de mercenarios sirios siguen en Libia.

Si el GNU pierde el caso en apelación se encontrará en una posición incómoda, dañando la poca credibilidad que tiene, dijo Hussien. Concluyó que el gobierno podría optar por "guardar silencio" mientras, sobre el terreno, sigue tomando medidas prácticas para aplicar el Memorando de Entendimiento, algo que Cavusoglu dijo tener asegurado. Sin embargo, la lucha legal podría tomar nuevos derroteros si Eltwebi y sus colegas deciden seguir adelante por la vía judicial.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaRegiónSmall Slides
Show Comments

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines