Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Perspectivas energéticas de Turquía y consecución de la independencia energética

El ex secretario general de la OTAN Jaap de Hoop Scheffer en Bruselas, Bélgica, el 21 de marzo de 2014 [Dursun Aydemir/Anadolu Agency/Getty Images)

"Este siglo girará, en gran medida, en torno a la energía. La seguridad energética es un tema en el que la OTAN está definiendo su valor añadido. La protección de las infraestructuras energéticas críticas", estas fueron las palabras de Jaap de Hoop Scheffer, ex secretario general de la OTAN, pronunciadas durante un discurso en la Cumbre de Bucarest en 2008.

La invasión de Ucrania por Rusia ha provocado ondas expansivas en los mercados energéticos mundiales, provocando la volatilidad de los precios y la escasez de suministro, por lo que los países de todo el mundo se han visto obligados a centrarse en su seguridad e independencia energéticas.

Al tiempo que da prioridad a la seguridad energética tras la guerra de Ucrania, Turquía también ha redoblado sus esfuerzos para aumentar su seguridad energética reforzando la producción nacional de energía y desarrollando las industrias relacionadas. Por ejemplo, en la última semana de 2022, Turquía anunció el descubrimiento de otros 58.000 millones de metros cúbicos de gas natural en la región del Mar Negro. El país subrayó que sus reservas de gas natural en el Mar Negro ascienden a 710.000 millones de metros cúbicos, con un valor de mercado de un billón de dólares. Este es el último paso energético de 2022 para la demanda de energía de Turkiye en medio del aumento de los costes energéticos.

En relación con esto, presionando aún más al alza la inflación, que alcanzó casi el 80% en julio de 2022, Turkiye ha subido los precios de la electricidad y el gas natural alrededor de un 20% para los hogares turcos y alrededor de un 50% para las industrias, según EPDK, el regulador energético de Turquía. Esto significa que ahora gastan casi un 25% más en energía que el año pasado en términos reales.

LEER: Apocalipsis mundial de los mercados energéticos en 2022 [1/3] 

En 2022, Turquía reforzó sus lazos energéticos con Rusia. Mientras Moscú busca nuevos clientes para el petróleo, el gas y el carbón, Ankara se convirtió en uno de los principales importadores, ya que promueve planes para convertirse en un centro de comercio regional.

El mundo está experimentando un aumento del coste de la vida y de los correspondientes niveles de inflación, atribuido en su mayor parte a factores relacionados con la oferta. La subida de los precios de la energía basada en combustibles fósiles precedió y acompañó esta vuelta al aumento de la inflación en países de todo el mundo. Esta dependencia tiene un coste. El déficit comercial mensual de Turquía marcó un récord histórico en julio de 2022, alcanzando los 62.000 millones de dólares en el periodo enero-julio, debido al aumento de los costes de las importaciones energéticas. Esto lleva a países dependientes de la energía como Turquía a centrarse en sus propias fuentes de energía renovables.

En 2022, según un informe de DNV, se produjo un fuerte crecimiento en el despliegue de energías renovables, que representan cerca del 50% de la producción de electricidad de Turkiye. Turkiye empezó a construir la mayor central undimotriz terrestre del mundo, un proyecto estimado en 150 millones de dólares firmado por la empresa israelí Eco-Wave. Además, la generación de electricidad a partir de energía eólica en Turquía alcanzó un máximo histórico con 204.375 megavatios-hora de producción en 2022. Esto puede reducir a la mitad la dependencia del país de las importaciones en la generación de electricidad para 2030, ayudándole a alcanzar su objetivo de cero emisiones netas.

Reducir la dependencia del petróleo y el gas extranjeros y aumentar las fuentes de energía alternativas es el principal objetivo de todo país. Como apasionado defensor de las energías renovables desde hace muchos años, el último éxito de Turquía en 2022 en materia de energías renovables es muy positivo. Ankara puede aprender mucho del proyecto alemán de transformación energética "Energiwende" y de cómo su capacidad aportará abundante energía limpia y sostenible a millones de personas en todo el mundo.

Desde 2012, Alemania ha diseñado una profunda transformación de sus mercados energéticos mediante un proceso a largo plazo de intervenciones políticas, tecnologías de energías renovables y participación ciudadana. Sin embargo, para alcanzar la capacidad de Alemania, Turquía necesitaría 40 GW de energía solar y 30 GW de energía eólica para 2030.

LEER: Mientras los elitistas del clima nos hunden en la oscuridad, Arabia Saudí se lleva la culpa 

Dada la fuerte dependencia energética de Turquía del exterior -importa el 93% del petróleo y el 99% del gas-, debe trazar un nuevo rumbo y esforzarse por alcanzar la independencia energética en 2023. A corto plazo, el uso de recursos energéticos renovables, principalmente eólica y solar, crecerá significativamente dentro del sistema energético de Turkiye y con tecnologías eficaces. Si se gestiona con cuidado, en 2026 Turkiye generará alrededor del 20% de su electricidad total a partir de energía eólica y solar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOrganizaciones InternacionalesOriente MedioOTANRegiónTurquía
Show Comments

Elif Selin Calik es periodista e investigadora independiente. Es colaboradora habitual de publicaciones en TRT World, Daily Sabah, Rising Powers in Global Governance y Hurriyet Daily News. Fue una de las fundadoras del Departamento de Noticias a Fondo de la Agencia de Noticias Anadolu y participó en la COP23 de las Naciones Unidas en Bonn como observadora. Tiene una maestría en Estudios Culturales de la Universidad Internacional de Sarajevo y una segunda maestría en Diplomacia Global de la SOAS, Universidad de Londres.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines