Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La Guarida de los Leones no es un fenómeno pasajero: se avecina un levantamiento armado

El grupo armado Lions' Den en la ciudad vieja de Naplusa [Lions' Den/Telegram].

Justo cuando Israel, e incluso algunos palestinos, han empezado a hablar del fenómeno de la Guarida de los Leones en pasado, un gran número de combatientes pertenecientes al recién formado grupo palestino marcharon por Nablus, en la Cisjordania ocupada, la semana pasada. A diferencia de la primera aparición del grupo, el 2 de septiembre, la manifestación del 9 de diciembre en la Ciudad Vieja fue significativamente mayor y estuvo mejor equipada, con combatientes que vestían uniforme de fatiga militar y pusieron en marcha medidas de seguridad más estrictas.

"El Den pertenece a toda Palestina y cree en la unidad de la sangre, la lucha y los fusiles", declararon. Era una referencia al tipo de resistencia colectiva que supera los intereses de las facciones.

Huelga decir que el acto fue significativo. Hace sólo dos meses, el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, trató de debilitar al grupo en términos de número e influencia. Calculó que sólo tenía "30 miembros", y prometió "echarles el guante... y eliminarlos".

La Autoridad Palestina también participó activamente en la represión del grupo, aunque con un enfoque diferente. Los medios de comunicación palestinos y árabes hablaron de generosas ofertas de la AP de puestos de trabajo y dinero para los combatientes de la Guarida de los Leones si accedían a deponer las armas.

Tanto los dirigentes israelíes como los palestinos han malinterpretado la situación. Han asumido erróneamente que el movimiento nacido en Nablus es un fenómeno regional y provisional que, como otros en el pasado, puede ser aplastado o comprado con facilidad.

La Guarida de los Leones, sin embargo, parece haber aumentado en número y ya se ha ramificado a Yenín, Al-Jalil (Hebrón), Balata y otros lugares. Para Israel, e incluso para algunos palestinos, la Guarida de los Leones es un problema sin precedentes, cuyas consecuencias amenazan con cambiar por completo la dinámica política en la Cisjordania ocupada.

LEER: No hay división interna palestina, sólo facciones a favor y en contra de la ocupación 

Como la insignia de Lions' Den aparece ahora en todos los barrios palestinos de los Territorios Ocupados, el grupo ha conseguido salir de un barrio concreto de Naplusa -Al Qasaba- para convertirse en una experiencia colectiva palestina.

Una encuesta reciente realizada por el Centro Palestino de Investigación de Políticas y Encuestas (PCPSR) demostró la afirmación anterior de manera inequívoca. La encuesta del PCPSR sugería que el 72% de todos los palestinos apoyan la creación de más grupos armados de este tipo en Cisjordania. Casi el 60% teme que una rebelión armada suponga un riesgo de enfrentamiento directo con la AP. El 79% rechaza que se pida a los combatientes que se entreguen a las fuerzas de la AP, y la friolera del 87% rechaza la idea misma de que la AP tenga derecho a llevar a cabo tales detenciones.

Estas estadísticas dan fe de la realidad en la calle. Apuntan a la falta casi total de confianza en la AP, junto con una creencia significativa de que sólo la resistencia armada, similar a la de la Franja de Gaza, es capaz de desafiar a la ocupación israelí.

Estas ideas se basan en pruebas empíricas: por ejemplo, el fracaso de la AP, corrupta financiera y políticamente, a la hora de hacer avanzar las aspiraciones palestinas; el total desinterés de Israel por cualquier forma de negociación de paz; y la creciente tendencia fascista de extrema derecha en la sociedad israelí, que está directamente relacionada con la violencia diaria ejercida contra los palestinos en el Jerusalén Este ocupado y Cisjordania.

El enviado de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland, informó recientemente de que 2022 "va camino de ser el año más mortífero para los palestinos de Cisjordania desde... 2005". El Ministerio de Sanidad palestino ha registrado que sólo este año han muerto 167 palestinos en Cisjordania.

LEER: La Guarida de los Leones "frustró" una misión israelí en Nablús 

Es probable que estas cifras aumenten con el nuevo primer ministro israelí de derechas, Benjamin Netanyahu, y su coalición de extrema derecha, aún más extrema. El nuevo gobierno sólo podrá mantenerse en el poder con el apoyo de Bezalel Smotrich, del Partido del Sionismo Religioso, e Itamar Ben-Gvir, del Partido Otzma Yehudit. Ben-Gvir es un conocido extremista que, irónica pero no sorprendentemente, está llamado a convertirse en el nuevo ministro de Seguridad de Israel.

Sin embargo, el inminente levantamiento armado en Cisjordania es mucho más que violencia israelí. Casi tres décadas después de la firma de los Acuerdos de Oslo, los palestinos no han conseguido ninguno de sus derechos políticos o legales básicos. Al contrario, los envalentonados políticos de derechas israelíes hablan ahora de una "anexión blanda" unilateral de amplias zonas de Cisjordania. Ninguna de las cuestiones que se consideraban importantes cuando se firmaron los acuerdos en 1993 -el estatuto de la Jerusalén ocupada, los refugiados, las fronteras, el agua, etc.- figura hoy siquiera en el orden del día.

Desde entonces, Israel ha invertido más en leyes raciales y políticas racistas, convirtiéndose en la encarnación de un régimen de apartheid. Los principales grupos internacionales de derechos humanos han aceptado y denunciado la nueva identidad plenamente racista y de apartheid del Estado de ocupación.

Con el total respaldo de Estados Unidos y sin ninguna presión internacional sobre Israel digna de mención, la sociedad palestina se está movilizando más allá de los canales tradicionales de las últimas tres décadas. A pesar del admirable trabajo de algunas ONG palestinas, la "ONG-ización" de la sociedad palestina, que opera con fondos obtenidos en gran parte de los propios patrocinadores occidentales de Israel, ha acentuado aún más las divisiones de clase entre los palestinos. Con Ramala y algunos otros centros urbanos como sedes de la AP y de una larga lista de ONG, las ciudades de Yenín y Nablús, y sus campos de refugiados adyacentes, subsisten bajo la marginación económica, la violencia israelí y el abandono político.

Desencantados por el fracasado modelo político de la AP y cada vez más impresionados por la resistencia armada en Gaza, una rebelión armada en Cisjordania es simplemente cuestión de tiempo.

Lo que diferencia los primeros indicios de otra intifada en Cisjordania de la "Intifada de Jerusalén" de 2015 -también conocida como la "Intifada de los cuchillos"- es que esta última fue una serie de actos individuales llevados a cabo por jóvenes oprimidos de Cisjordania, mientras que la primera es un fenómeno de base bien organizado con un discurso político único que atrae a la mayoría de la sociedad palestina. Además, a diferencia de la Segunda Intifada Palestina armada (2000-2005), el levantamiento armado que se avecina tiene sus raíces en una base popular, no en las fuerzas de seguridad de la AP.

LEER: Delegación de la UE ,"consternada" por la demolición por parte de Israel de una escuela primaria en la Palestina ocupada 

La referencia histórica más cercana a este fenómeno es la Revuelta Palestina de 1936-39, protagonizada por miles de fellahin -campesinos- palestinos en el campo de Palestina. El último año de esa rebelión fue testigo de una gran división entre los líderes fellahin y los partidos políticos basados en la ciudad. La historia se repite. Y, como en la revuelta de 1936, el futuro de Palestina y de la Resistencia palestina -de hecho, el propio tejido social de la sociedad palestina- está en juego.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines