Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las autoridades danesas envían cartas a los niños sirios amenazándoles con la expulsión forzosa

Dinamarca está allanando el camino para que los refugiados sirios vuelvan a ser inseguros. [Foto de THIBAULT SAVARY/AFP vía Getty Images].

Dinamarca, antaño conocida como una sociedad liberal respetuosa con los derechos humanos, ha adoptado una de las posturas más duras en materia de asilo y migración de los últimos años al convertirse en el primer país de Europa que revoca los permisos de residencia a los refugiados sirios.

Ghazal Sbinati, siria de 12 años, lleva ocho viviendo y estudiando en Dinamarca.

Recientemente recibió una carta del Servicio de Inmigración danés en la que se le comunicaba que, si no se marchaba voluntariamente, podría ser "enviada a la fuerza a Siria".

"Voy a la escuela y tengo muchos amigos, y espero que nos quedemos en Dinamarca", declaró Sbinati a la emisora local DR.

Desde entonces, el Consejo Danés para los Refugiados se ha opuesto a esta política, y uno de sus miembros la ha calificado de "escandalosa".

"Cuando se dirige una carta directamente a un niño y se le dice que puede ser deportado a la fuerza a Siria si no se va, es una forma completamente diferente de que una autoridad se dirija a un niño y le amenace con el riesgo que corre. Me parece escandaloso", declaró a la Agencia Anadolu la responsable de Asilo del Consejo, Eva Singer.

Singer afirmó que las cartas no deben enviarse a los niños bajo ninguna circunstancia, ya que "los niños no pueden actuar en consecuencia".

"En cualquier caso, las cartas también se envían a los padres, y ese es el procedimiento normal una vez que se toma una decisión", dijo, subrayando que sólo deben enviarse a los tutores adultos, y "no deben enviarse directamente a los niños".

Assem Swaif, fundador del grupo de derechos humanos Finjan, que aboga por los refugiados sirios en Dinamarca, declaró a la Agencia Anadolu que su organización había sido contactada por muchos padres que se quejaban de que sus hijos habían recibido cartas de deportación.

En un caso, se puso en contacto con él un padre cuyo hijo de nueve años y su hija de once recibieron cartas en las que se les amenazaba con la expulsión forzosa del país.

El grupo de defensa de Swaif trabaja para concienciar a la población, informando al Fondo Internacional de Emergencia de la ONU para la Infancia (UNICEF) y a otras organizaciones, como Save the Children, sobre el problema, para que "podamos proteger a esos niños".

Enviar cartas a niños y niñas es "una auténtica locura e inhumano", afirmó Swaif.

El país nórdico no tiene un acuerdo de repatriación con Siria, lo que significa que no puede obligar a salir a los refugiados cuyo estatuto de inmigración ha sido revocado.

Las autoridades, en cambio, los internan en los llamados "centros de salida", apodados "campamentos daneses", con la esperanza de intimidarlos para que se marchen voluntariamente.

Singer, Jefe de Asilo del Consejo de Refugiados, criticó la política y el lenguaje utilizados en las cartas de deportación forzosa, argumentando que el Servicio de Inmigración del país "no debería tramitar estos casos hasta saber si pueden ser deportados por la fuerza"

Se les dice a los refugiados sirios que se vayan a casa

La legislación danesa garantiza un estatuto temporal a los refugiados que huyen de la violencia indiscriminada y no de la persecución individual.

Esto significa que quienes gozan de protección temporal corren el riesgo de perder su estatus en cuanto se produzca alguna mejora en las condiciones del país del que huyeron, aunque la situación siga siendo frágil e impredecible.

A las organizaciones de derechos humanos les preocupa que estas leyes puedan animar a otros países europeos a centrarse en la disminución de los conflictos armados a la hora de elaborar sus políticas de asilo.

Swaif declaró a la Agencia Anadolu que Dinamarca necesitaba cambiar su ley de asilo.

"Las personas que solicitan asilo no son migrantes, son personas que buscan protección. Necesitan protección. Huyen de la dictadura, de la tortura. Así que tenemos que considerarlos refugiados, no migrantes", dijo.

No todos los refugiados reciben el mismo trato

Singer también señaló que había "grandes" cambios y diferencias en los términos de las diferentes categorías de refugiados que llegan a Dinamarca, y cómo son recibidos.

"Por ejemplo, si nos fijamos en la forma en que se ha recibido a los refugiados de Ucrania, hay una ley especial que les concede protección temporal, y eso se ha procesado muy, muy rápido", dijo.

Para los refugiados sirios y de otros países, las cosas son mucho más complicadas, ya que deben seguir los procedimientos estándar de asilo".

Singer cree que uno de los principales problemas de la política de asilo danesa es el énfasis en la temporalidad, ya que a los refugiados se les puede retirar el permiso de residencia aunque los cambios en su país de origen sean "muy, muy pequeños, aunque sólo sean temporales".

Esto, dijo, es un problema en términos del proceso de integración de cada individuo, pero también en términos de evaluación, lo que lleva a "decisiones que son muy, muy duras, especialmente cuando se mira a los refugiados que vienen de Siria."

Dinamarca "pone en peligro" a los refugiados sirios

Singer acusó al gobierno de poner en peligro a los refugiados sirios al retirarles el permiso de residencia, a pesar de que corren el riesgo de sufrir abusos y persecución si regresan a Siria.

A principios de año, el Servicio de Inmigración publicó un informe en el que afirmaba que los sirios retornados corrían el riesgo de ser perseguidos por las autoridades del país, sumido en un conflicto civil desde hace más de una década, informó DR.

El informe también afirmaba que las autoridades sirias seguían arrestando, deteniendo, interrogando, torturando, extorsionando y matando a los refugiados que regresaban, haciéndose eco de conclusiones similares de otro informe de la UE publicado a principios de este año.

Sin embargo, según Singer, las autoridades de inmigración no están teniendo en cuenta este informe a la hora de decidir la revocación de los permisos de residencia de los refugiados.

"Esto demuestra que las autoridades no se lo toman suficientemente en serio", afirma Singer.

Las autoridades justifican su decisión alegando que se ha producido un descenso del conflicto militar en Siria.

Singer argumentó que, a su regreso, los sirios eran vistos como enemigos, ya que a menudo han salido ilegalmente en medio del caos de la violencia.

Eso puede aumentar el riesgo de "persecución cuando las autoridades danesas los envían a casa", afirmó.

Bajo la creciente presión de Dinamarca, conocida por ser la primera en firmar la Convención de la ONU sobre los Refugiados en 1951, muchos sirios han salido en busca de refugio en otras naciones de la UE, algunos incluso arriesgándose a regresar a su propio país devastado por la guerra.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónDinamarcaEuropa y RusiaRegiónSiria
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines